Tras el pequeño repunte del sábado, el área sanitaria de Pontevedra-O Salnés vuelve hoy a la dinámica de contención de la pandemia del COVID en la que ya está inmersa desde hace algo más de una semana. Baja ligeramente la presión hospitalaria, con tres pacientes menos ingresados; son un total de 14 en planta de hospitalización del Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra y cinco en la unidad de Cuidados Críticos del Hospital Montecelo. Asimismo, permanencen 324 personas evolucionando en sus respectivos domicilios bajo supervisión médica.

Los casos activos en el área sanitaria bajan en 28 con respecto ayer, con un total de 343. En la última jornada superaron la enfermedad 41 personas, lo que hace un total de curadas de 13.624 desde el inicio del plan de contingencia del COVID, y se registraron solo 13 contagios nuevos. El número total de fallecidos se mantiene en 177 personas.

Preocupa el aumento progresivo de casos en la capital pontevedresa, que en los tres últimos días ha subido en 13, alcanzando un total de 92. En Marín continúan bajando, con 32 casos activos (dos menos), al igual que en Poio, donde hay cinco positivos (uno menos).

En cuanto a realización de pruebas PCR, en las últimas 24 horas se han hecho 640, que se añaden a las 232.791 ya efectuadas desde el inicio de la pandemia en el área sanitaria de Pontevedra-O Salnés.