Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Ley de Cambio Climático mantiene en jaque a Ence

Trabajadores de Ence ayer a la mañana ante la Subdelegación del Gobierno en Pontevedra. |   // RAFA VÁZQUEZ

Trabajadores de Ence ayer a la mañana ante la Subdelegación del Gobierno en Pontevedra. | // RAFA VÁZQUEZ Rafa Vázquez

Las movilizaciones de los trabajadores, las negociaciones de la empresa Ence y las advertencias de “inconstitucionalidad” de la Xunta no han dado resultado, al menos de momento. La comisión de Transición Ecológica del Congreso aprobó este jueves por mayoría, tras cinco horas de debate, el proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética que, según la pastera, limita su presencia en la ría de Pontevedra a un horizonte de 12 años. La norma cuyos objetivos generales incluyen acabar con la venta de coches contaminantes en 2040, recortar emisiones y alcanzar la neutralidad del país en 2050, ya solo debe pasar su último tramite en el Senado.

La ley sigue adelante sin modificarse el polémico artículo 18.4, al que alude Ence para advertir de que puede suponer su cierre en 2033, dentro de doce años, ya que esa cláusula establece un periodo máximo de 75 años, incluidas las posibles prórrogas, para las concesiones de Costas. La empresa pastera recibió en 2016, con el PP en el Gobierno, aunque en funciones, una ampliación de esa autorización hasta 2073, que está recurrida en los tribunales. La oposición trató de cambiar ese artículo, que refrenda la retroactividad de esa medida y que afecta no solo a Ence, sino a numerosas empresas como cocederos, conserveras y otras del sector del mar ubicadas en el litoral. El diputado del BNG Néstor Rego propuso que el polémico artículo se limitara a las “empresas contaminantes” pero no a las del sector mar industria, mientras que Diego Gago, del PP, planteó su retirada completa.

El texto legislativo finamente recibe luz verde con los 22 votos favorables de PSOE, UP, CS, EH-Bildu, PNV, ERC y Teruel Existe; 5 votos en contra de VOX y 10 abstenciones, las de los diputados de PP y Más País Verdes Equo.

Recurso al Constitucional

Si durante semanas fueron la empresa y sus trabajadores los que encabezaron la protesta contra la ley, los últimos intentos de modificarla los realizó la Xunta, que llegó a tachar de “inconstitucional” el artículo 18, mediante un dictamen del Consello Consultivo de Galicia. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, dijo ayer que el Ejecutivo autonómico trató sin éxito reiteradamente de negociar con el Gobierno para “convencerle” de que retire de la Ley de Cambio Climático el artículo 18, al entender que pone en riesgo a la industria gallega, y reafirmó la voluntad de recurrir el texto ante el Tribunal Constitucional (TC) si finalmente ve la luz sin cambios en los tramites pendientes.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ya respondió el miércoles a la Xunta por carta, donde dice que no considera que la Ley de Cambio Climático “vulnere la seguridad jurídica” ni que sea “inconstitucional”. Asegura que “nada obsta que, concluido ese plazo máximo de 75 años, pueda solicitarse una nueva concesión”. Igualmente, deja claro que “ese artículo no será objeto de aplicación retroactiva”, al contrario de lo que afirma la Xunta, con base en sendos informes de su asesoría jurídica y el Consello Consultivo de Galicia.

Hace unos días el secretario de Estado del Ministerio de Transición Ecológica, Hugo Morán, aseguraba que el polémico artículo 18.4 de la Ley “no afecta en absoluto a Ence”. No obstante, aún así, el secretario de Estado fija el mismo horizonte de permanencia en la ría que tanto teme la pastera: el año 2033. Pero el final de Ence en la ría no vendría definido por esta nueva normativa que se tramita actualmente en el Congreso, sino por la legislación ya en vigor, concretamente la Ley de Patrimonio y por lo que decidan los tribunales en relación a la prórroga de 2016.

Sector mar-industria

Pero la norma aprobada ayer no solo pone en jaque a Ence, sino a numerosas empresas del sector mar industria. La Confederación Sectorial Mar-Industria, creada precisamente para intentar frenar esta parte de la ley, ha avisado a FARO que la unión creada en estos meses “no se perderá” y que plantará batalla: “Esto va para muy largo; pelearemos”.

Al respecto, Néstor Rego presentó ayer una enmienda transaccional al artículo 18 de la ley para exceptuar a las actividades vinculadas al sector pesquero y marisquero en el cómputo del plazo para concesiones. Sin embargo, no tuvo apoyos suficientes.

La “falta de consenso, diálogo y de ambición climática de la futura ley”, referida por una gran mayoría de los partidos, planeó durante todo el debate, ante una norma que podría entrar en vigor este mismo mes de abril, dada su tramitación urgente, y que ha contado con una gran cantidad de enmiendas, más de 750. Como dato anecdótico, y antes de proceder a las votaciones, el presidente de la Comisión, Juantxto López de Uralde, informó de que el diputado de Esquerra Republicana de Cataluña Joan Capdevila, quien había intervenido en la sala al inicio de la sesión, se encontraba aislado en su despacho del Congreso y que votaría desde allí, al haberse detectado un caso de COVID en un miembro de su grupo parlamentario, del que no se ha facilitado el nombre.

Debate en el Congreso

Durante debate, el grupo popular fue muy crítico con una norma a la que tilda de “mala, perjudicial para muchos y sobre todo de desprecio a la España rural”, según el diputado Diego Requena, quien ha incidido en que es una ley “sectaria, sin apenas consenso y cuyo trámite debería haber sido como pacto de Estado”.

Para Germán Renau, del PSOE, hoy (por ayer) es una jornada “histórica” por la aprobación de un texto climático que ha gozado de un “diálogo constante”, reflejado en la cantidad de enmiendas presentadas para enriquecerlo y que demuestran la “fuerte voluntad” para sacar una norma vital para el futuro. Desde las filas de Vox, Pedro Requejo lamentó el rechazo de su enmienda a la totalidad y pidió anular las medidas que encarecen la energía o las que “transforman el paisaje de la España despoblada en grandes extensiones de placas solares y entierran tierras fértiles bajo miles de panales o de molinos de viento”.

Carmen Martínez (Ciudadanos) mostró su decepción ante una ley “muy esperada pero deficiente”, que tenía que haber contentado a todos pero, que, a su juicio, no ha sido así y que debería destacar por ser un importante pilar para la transición ecológica. Durante la votación de las enmiendas transaccionales fueron aprobadas las consensuadas por los grupos del Gobierno y una más, presentada por Más País Verdes Equo relativa a los mecanismos de participación ciudadana. Sin embargo, el resto de enmiendas de los grupos han sido rechazadas. A la sesión de ayer llegaron vivas el 90% de las 757 planteadas al proyecto de ley, según destacó el diputado del PP, Diego Gago, lo que en su opinión, es una muestra de la falta de diálogo demostrada por los partidos que apoyan al Gobierno en la fase de negociación.

Movilización del personal

“Hay que empezar a movilizarse, porque ya han pasado tres semanas desde la reunión que mantuvimos con la ministra. Empezaremos a llamar a la plantilla”. Con estas palabras Antonio Lafuente, presidente del comité de empresa de fábrica de Ence, anunciaba este jueves la organización de nuevas protestas por parte de los trabajadores.

El comité de empresa de Ence pide a la vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, que convoque de urgencia la mesa de trabajo para abordar el futuro de la pastera.

Durante una concentración celebrada ante la Subdelegación del Gobierno en Pontevedra, los trabajadores aseguraron que no existe “ninguna comunicación oficial” sobre la convocatoria de esta mesa, compromiso anunciado por Ribera tras reunirse con el comité el pasado mes de marzo.

Antonio Lafuente reconoce que la permanencia de la fábrica depende de la decisión de la Audiencia Nacional, pero reclama que se cite a las partes implicadas para “buscar soluciones”.

Una vez finalizada la parada anual para el mantenimiento de la factoría, Lafuente indica que los trabajadores iniciarán nuevas movilizaciones para exigir la apertura de este proceso de negociación ante el “temor” que tienen por sus puestos de trabajo.

Ribera contacta a Colmenares  

Desde la empresa, según el representante sindical, no se les ha transmitido avance alguno, a pesar de que les consta que la ministra Teresa Ribera mantuvo una conversación reciente con el presidente de Ence, Ignacio de Colmenares. 

“Solo sabemos que la ministra llamó al presidente, pero no sabemos que se trató en ese contacto. Oficialmente no tenemos nada”, reconoció Lafuente.

La protesta de este jueves ante la Subdelegación, en la que los trabajadores exhibieron una pancarta con la frase “Pola garantía e futuro dos nosos postos de traballo”, tuvo también un carácter simbólico, ya que se produjo en la misma jornada en la que la Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica recibía luz verde en el Congreso y también tomaba posesión de su cargo el nuevo delegado del Gobierno en Galicia, José Manuel Miñones.

Compartir el artículo

stats