Tiene esta foto talante, talento y mucha memoria. Cómo no si es de la artista visual viguesa Mar Caldas, una intervención que hizo estos días en la Privada Moderna, donde vivió la familia materna de la mujer entre los años 50 y 70. Dentro del programa del Centro de Estudios Fotográficos que lleva por nombre Cabodano. II Andaina se realizó esta intervención que rememoraba el fusilamiento por los militares rebeldes el 12 de mayo de 1937 de su abuelo, sindicalista, maestro de taller en la Escuela Elemental del Trabajo y concejal en las corporaciones de 1931 y 1936. Miembros de la familia Caldas se fotografiaron delante del retrato de la familia de José Caldas y Marina Vázquez, realizado por Pacheco en los años 30, sumándose a este gesto también los vecinos. Ya de noche se proyectó un audiovisual sobre la historia familiar.

Barral, un encuentro cordial con gallegos en Salamanca

¡Qué entrañable encuentro tuvimos el otro día en el Centro Gallego de Salamanca con nuestra gente en la diáspora! Fue en la presentación del libro del vigués José Barral, Cruzados polo camiño, ante un público que abarrotaba el auditorio. Junto a Chiño Barral, en la mesa estaba con nosotros el catedrático de Historia Honorio Cardoso, activista en el mundo de la enseñanza viguesa entre los años 70 y 80 y en el sindicalismo de CC OO como el mismo Barral, cuya hija viguesa, Adriana Cardoso, documentalista comprometida que con su cámara al hombro ha realizado reportajes de alta factura por lugares de conflicto, acaba de ganar un bronce en el festival de New York. Entre el público estaban la farmacéutica viguesa de 93 años Marina Rodríguez Pereira, nacida en el Paseo de Alfonso, o el catedrático de Biología y profesor allí pero vigués Jorge Fernández Tarrago, que corrió de niño por el barrio de Casablanca y su campo “das caralladas” seguro que con el arquitecto Xaime Garrido, de su misma edad y barrio.

¿Más nombres? Pues más

Allí no podía faltar Carmen Álvarez Baquero, de Tui, educadora y activa secretaria del Centro Gallego, cuyo presidente, José Ignacio Paz, nacido en Cabana-Ferrol, fue decano de Medicina muchos años en Salamanca. O Alberto Revuelta, de Viveiro, ahijado de la poeta Luz Pozo. O Manuel Álvarez, con farmacia en Lubián 20 años. O Florinda Gómez, de Verín y con casa en A Guarda. Imposible no citar al cordial Ricardo Gurriarán, sobrino del Florencio Delgado al que se dedicaron las Letras Galegas el pasado año, historiador entre cuyos más de 20 libros está la historia de Enrique Peinador o la asesoría histórica de la película Os fillos del Sol, sobre la compañía Zeltia en sus inicios en Porriño. El coro del Centro Gallego cerró este encuentro con Galicia en Salamanca. ¿Qué sentirían allí tantos gallegos al oír los cantos de su infancia?

De la pizza del Grosso al arte de un cuarteto en el Espacio Beny

No puedo ir pero hoy tendría que estar, con otros muchos vigueses, en la preinauguración de la última invasión de Galicia. Sí, sí, son los de Grosso Napoletano que abren su primer restaurante en la zona y es en la calle Inés Pérez de Zeta, 2, en Vigo. Hay preinauguración a la 1 para unos cuantos y fiestón a las 20 horas. Dejaremos para otra ocasión ver cómo trabajan sus pizzaioli y probar su pizza napolitana porque tenemos cita previa con Beny Fernández, empeñado en que visitemos su sala Espacio Beny (Dr. Cadaval, 27) para que nos regocijemos con la última exposición que abrió hace unos días. Pintura y escultura de los artistas Antonio Abad, Diego Lago, Jacinto Lara y Pedro Formariz. Tres pintores y un escultor que representan muy diversas maneras de entender la combinación de espacio, color y forma.