Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Matías Vallés.

Al Azar

Matías Vallés

Sánchez importa vacunados

España no estaba preparada para el optimismo que irradia Pedro Sánchez, el presidente que recuenta supervivientes en vez de víctimas. El flautista de Hamelín es un aprendiz frente a la seductora inventiva del presidente del Gobierno. Su última hazaña es la ocultación del fracaso de cinco meses de campaña de vacunación, durante los cuales no se ha logrado inmunizar ni al veinte por ciento de la población. Dado que los avispados laboratorios ya proponen una dosis de refuerzo a finales del verano, habrá ciudadanos que irán por la cuarta vuelta mucho antes de coronarse la primera. Este retraso se halla en la raíz de que el Reino Unido no colocara el semáforo en verde a las costas españolas, un dato escamoteado por la publicidad oficial.

Había que disimular un ritmo languideciente, que no administra los fármacos redentores ni a un cuatro por ciento mensual de la población, y Sánchez ha vuelto a hacerlo. Si no puede ir a vacunar, que los vacunados vayan a él.

De ahí que el presidente anuncie profético que abre las puertas a todos los turistas inmunizados, aunque se hayan inyectado vacunas chinas no reconocidas en Europa. Torero, torero, así se infla artificialmente el porcentaje de vacunados. Como un seguidor del Atleti que antepone la sacrosanta celebración de la Liga a la mascarilla, también el Gobierno disimula la evidencia de que los vacunados pueden contagiarse y contagiar. Algún asesor de La Moncloa ha divisado las facturas al final del túnel.

Sánchez transforma una amenaza en una concesión. Los europeos vacunados deberían mostrarse reticentes a desembarcar en una geografía más desprotegida que su país de procedencia, pero el presidente les abre los brazos como si fueran inmigrantes necesitados. Un mes atrás, eran irresponsables y dignos de prisión quienes relativizasen las nuevas variantes, ahora hay que encarcelar a quienes enfaticen los riesgos de importar masivamente a turistas británicos en contacto con la mutación india.

Compartir el artículo

stats