Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Concello de Bueu deberá restaurar y asumir la conservación del cañón para poder trasladarlo a Udra

El cañón permanece desde hace seis años en una parcela del parque empresarial. | // SANTOS ÁLVAREZ César Collarte

La asamblea de comuneros de Beluso dio ayer su visto bueno para que el Concello de Bueu traslade y coloque en el entorno del aula de la naturaleza de Cabo Udra un antiguo cañón idéntico al que había en la zona cuando era una batería militar. El permiso no es un cheque en blanco, sino que viene con varias condiciones. La más importante es que el ayuntamiento debe asumir previamente la restauración de esta pieza y a continuación hacerse cargo de su conservación y mantenimiento. También se reclama que se haga cargo de cualquier responsabilidad civil en caso de accidente.

Este asunto formó parte del orden del día de la asamblea celebrada ayer en la Casa do Pobo de la parroquia. El cañón permanece en estado de abandono desde marzo de 2015 en una parcela en el polígono de Castiñeiras, al lado del astillero de Nodosa. Esta pieza de artillería formaba parte del cinturón defensivo de las Rías Baixas durante la Guerra Civil, que contaba con baterías militares en Cabo Udra, Monteferro, Cabo Silleiro y O Grove. Este cañón no estaba en Udra, sino en Monteferro, pero es idéntico a los que había en su día en la parroquia de Beluso. Se trata de unas de las 68 unidades de Munaiz-Argüelles, de fabricación íntegramente española. La intención del Concello de Bueu es colocarlo en el emplazamiento original de la artillería que había en Cabo Udra.

Un momento de la asamblea de comuneros celebrada ayer en la Casa do Pobo de Beluso. Gonzalo Núñez

El aula de la naturaleza se construyó aprovechando los antiguos barracones que había en la zona y los trabajos de limpieza desarrollados el año pasado por los comuneros permitieron sacar a la luz parte de las antiguas instalaciones militares, que estaban literalmente sepultadas por la maleza. Los comuneros solicitarán además al Concello que coloque un vallado alrededor del cañón y la instalación de paneles informativos para contextualizarlo y explicar el pasado militar de esta zona de la parroquia de Beluso.

El cañón fue trasladado desde Cotobade a Bueu en 2015 por la Brilat de Pontevedra. GONZALO NUNEZ

La directiva, presidida por Xosé Ramón Millán, también dio cuenta de la actualización de los estatutos de la comunidad de montes, una circunstancia obligada por ley, así como un balance de gestión y económico. Los comuneros cuentan actualmente con más de 108.000 euros en cuenta después de que el año 2021 se cerrase con un superávit de más de 21.000 euros. La previsión inicial era concluir el ejercicio déficit de 7.000 euros, pero finalmente la comunidad ingresó cerca de 76.000 euros por la venta de madera de varios montes de la parroquia y dio la vuelta a esas previsiones. “Se esperaba vender por unos 44.000 euros, pero al final en la subasta conseguimos un precio mucho mejor y que es casi el doble de lo que se esperaba”, manifestó ayer Millán.

Compartir el artículo

stats