Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bueu aprobará la primera RPT de su historia pese a que Intervención avisa que es inasumible

La última reunión, a principios de mes, entre el alcalde y la junta de personal por la RPT de Bueu. |   // FDV

La última reunión, a principios de mes, entre el alcalde y la junta de personal por la RPT de Bueu. | // FDV

El Concello de Bueu aprobará, previsiblemente, en un pleno extraordinario que se celebrará el próximo viernes la primera relación de puestos de trabajo (RPT) de su historia. Un documento sobre el que el gobierno local y los representantes sindicales llevan años trabajando, con continuos tiras y afloja. El acuerdo entre las dos partes es total, tal como se constató en la reunión celebrada a primera hora del viernes. Pero eso no significa que la RPT tenga el visto bueno de los técnicos municipales de Secretaría e Intervención. Todo lo contrario. Sus informes son contrarios e incluso advierten de que su aprobación, con el consiguiente aumento en la masa salarial de la plantilla municipal, resulta “inasumible”. Al menos si no viene acompañada de una subida en los ingresos municipales.

Pese a ello desde el ejecutivo local integrado por BNG y ACB apuestan por la aprobación de un documento que recoge una actualización “justa y necesaria” de las retribuciones de la plantilla. El documento se presentará mañana en una sesión de la Comisión Informativa de Asuntos Xerais y el viernes se someterá a aprobación inicial en un pleno extraordinario. El alcalde, Félix Juncal, recuerda que, tal como recogen los propios informes técnicos, los dictámenes de Secretaría e Intervención “son preceptivos, pero no vinculantes”.

La RPT prevé un incremento de la masa salarial de casi 270.000 euros, a lo que hay que unir los costes derivados de la Seguridad Social, que debe asumir la parte empresarial. En este caso el propio Concello, lo que eleva la cifra a unos 350.000 euros. Desde Intervención señalan que para asumir ese alza debería preverse un aumento similar en la recaudación municipal, que además debería tener un carácter “estructural y estable”. En opinión de los técnicos la única alternativa es afectar “forzosamente” a alguno de los impuestos municipales y ponen el foco sobre el Impuesto sobre Bienes Inmuebles, el IBI urbano. De otra manera se pondría en riesgo el cumplimiento de la estabilidad presupuestaria y de la regla de gasto.

Reparos

Los reparos por parte de Secretaría e Intervención achacan que hay una “ausencia de justificación concreta y detallada” por puesto de los incrementos y disminuciones salariales, así como que “no queda acreditado que las retribuciones que perciben los trabajadores municipales estuviesen infravaloradas ni sobrevaloradas”. También llaman la atención sobre las modificaciones a la baja en los complementos específicos que perciben los funcionarios con habilitación de carácter nacional, habitualmente puestos reservados a Secretaría, Intervención y Tesorería. Desde Secretaría e Intervención argumentan que esa reducción significaría reconocer que esos puestos vieron modificada su “especial dificultad técnica, dedicación, incompatibilidad, responsabilidad, peligrosidad o penosidad”, algo que no se ajusta a la realidad. Subrayan que con el Real Decreto 128/2018 estos técnicos “vieron aumentada su responsabilidad”.

Una reunión de la mesa de negociación de la RPT de Bueu. Gonzalo Núñez

La lista de reparos por parte de los servicios jurídicos y económicos del Concello incluyen “nuevamente” la advertencia de los aumentos recogidos en la RPT “vulneran los límites” fijados por la normativa en vigor sobre las retribuciones a empleados públicos. Añaden que el documento adolece de “ausencia u omisión de la identificación concreta de los puestos de nueva creación que resultan de sentencias judiciales que reconocen situaciones laborales de carácter indefinido”, así como de la correspondiente justificación y motivación de las “concretas circunstancias de hecho que justifican su creación y la no amortización” de esos puestos.

En el apartado de las conclusiones, los técnicos reiteran que las modificaciones en la escala retributiva, tanto en sus incrementos como reducciones, carecen de la motivación suficiente. Algo que es un “requisito esencial” y que puede conllevar a la “nulidad o anulabilidad” de la aprobación o de los actos que deriven de la aplicación de la RPT. Añaden que este instrumento podría incluso incurrir en “fraude de ley” porque su implantación “podía conducir a la utilización de un sistema de promoción interna” contrario a la normativa vigente.

Una asamblea de la plantilla del Concello de Bueu para tratar la RPT. Gonzalo Núñez

Justificación

Para sostener su postura, el gobierno local se escuda en el informe jurídico elaborado por la empresa Galivalia, que fue la encargada de redactar la RPT. En ese dictamen argumentan que su aprobación se ajusta a las excepciones marcadas en los Presupuestos Generales del Estado en cuanto a los límites salariales. Recuerda que quedan excluidas “las adecuaciones retributivas que, con carácter singular y excepcional, resulten imprescindibles por el contenido de los puestos de trabajo, por la variación del número de efectivos asignados a cada programa o por el grado de consecución de los objetivos fijados al mismo”. La RPT, por su carácter único y singular, respondería a esos criterios “excepcionales” e “imprescindibles”, defienden desde el gobierno local.

Una aplicación “necesaria” y escalonada

Desde la Alcaldía explican que la aprobación de la RPT no significará la aplicación automática de ese aumento de la masa salarial de cerca de 350.000 euros, sino que será de manera progresiva y escalonada a medida que se vayan cubriendo los nuevos puestos recogidos en el documento, como los vinculados al servicio de limpieza viaria. Félix Juncal agradeció el trabajo del anterior concejal de Facenda e Persoal, José García Cuervo, con el que se empezó a trabajar en un instrumento que por fin llegará a pleno. “Este es el inicio de una nueva fase, con la aprobación inicial, el correspondiente periodo de exposición pública de 20 días hábiles y aprobación definitiva”, apunta el regidor. a continuación será el momento de proceder a la adscripción de los puestos de trabajo a cada persona concreta, para lo que habrá un plazo de un mes. El regidor defendió que la aprobación de la RPT municipal es “necesaria” y asegura que la revisión salarial de la plantilla es igualmente “justa y necesaria”.

Compartir el artículo

stats