Malvinas baraja la quinta subida del coste de licencias de la flota gallega desde 2017

El Gobierno isleño quiere “una revisión detallada” y plantea seis escenarios para los buques del calamar: de dejarlo igual hasta subir precios un 103%, 14 millones más

Barcos que faenan en Malvidas durante su estancia en Vigo en verano.

Barcos que faenan en Malvidas durante su estancia en Vigo en verano. / Alba Villar

Adrián Amoedo

Adrián Amoedo

La flota gallega que faena en aguas de las Falklands (Malvinas) capturando calamar Loligo tuvo que volverse antes de tiempo para Vigo y Marín a finales de agosto. Las bajas capturas que se estaban registrando cada jornada propiciaron que el Gobierno local acordase la suspensión de la que era la segunda campaña del año tras haber gozado de una buena en primavera, por lo que los 16 buques que participan en la pesquería regresaron a Galicia con un total de 68.000 toneladas, una pesca que supone un 60% menos que el año anterior y justo en el año en el que se estrenaban las nuevas licencias, las llamadas ITQB (siglas en inglés para cuota transferible individual). Está por ver qué pasará en la primera marea del próximo año, que puede venir acompañada de una mala noticia para la flota. Las autoridades locales barajan un cambio en el precio de las licencias y se plantean seis escenarios, entre los que hay subidas de hasta un 103% respecto al coste actual. De confirmarse, sería el quinto aumento desde 2017, y de decantarse el peor de los escenarios, la flota tendría que pagar en conjunto 14 millones de euros más.

Según hizo público a finales de noviembre la Asamblea Legislativa, órgano que dirige el archipiélago, la cartera de Pesca en las islas, que dirige Teslyn Barkman, presentó un análisis sobre las próximas tarifas por licencia. Un documento, elaborado por el departamento de Recursos Naturales, recoge los planteamientos del Gobierno malvinos sobre las licencias y sus costes para las armadoras, joint ventures formadas entre las firmas gallegas y socias locales.

Según el texto, el incremento que se acordó para las licencias de 2023, que fue del 12%, se lanzó para “cubrir el incremento del programa de observadores”, además de la inflación. Ahora, plantean un total de seis escenarios a discutir, siendo el primero de ellos el de mantenerlo tal y como está y que los 16 buques paguen, en total, 11,8 millones de libras esterlinas (13,8 millones de euros al cambio actual).

A partir de ahí, Malvinas plantea principalmente alza y solo un descenso. La opción 2 se basaría en un aumento por la inflación, un 8,3% más basado en el IPC del Gobierno isleño a 30 de septiembre de 2023. Esto daría como resultado un pago de 12,8 millones de libras (14,9 millones de euros).

La mejor

La tercera alternativa sería la más favorable para el sector, pues propone aplicar la tasa media del periodo 2019-2023, que fue del 4,37%. Multiplicando este porcentaje por el valor de capturas estimado para 2023 se obtendría una cuota de 10,5, millones de libras (12,2 millones de euros) es decir, una reducción del 11,1%.

La número 4 se basa en la posibilidad de que las capturas vuelvan a aumentar. De hecho, recuerdan que entre 2019 y 2023 las capturas medias de Loligo fueron de 81.328 toneladas. Utilizando el precio de 2023 se obtiene un valor total de unos 286 millones de libras, 333,9 millones de euros. Si se utiliza el resultado medio del precio de licencia durante el mismo periodo, del 4,37%, el resultado sería un incremento del 6%, 12,5 millones de libras (14,6 millones de euros).

Barcos de Malvinas y Gran Sol descansando en Beiramar.

Barcos de Malvinas y Gran Sol descansando en Beiramar. / Marta G. Brea

La peor

Las dos opciones restantes serían las más perjudiciales. La quinta plantea un alza del 103,2%, hasta los 24 millones de libras (28 millones de euros al cambio), si se fijase el valor de la licencia en el 10% del valor estimado de las capturas de 2023. Por último, la sexta alternativa plantea la posibilidad de que el Gobierno aspire a lograr un determinado porcentaje de reparto de los beneficios antes de tarifas e impuestos. “Si la elección fuera 40% para el Gobierno y 60% para las empresas, entonces, sobre la base de los datos de 2023 para la pesquería, la cuota de tarifa se fijaría en 17.400.000 libras esterlinas”, explican. Es decir, un alza del 47%, hasta esos 20,3 millones de euros al cambio.

Para la Asamblea Legislativa, “la mejora de las capturas y el aumento de los precios” de especies como el calamar Loligo “justifican aún más una revisión detallada de las tasas de acceso”. Sin embargo, también señalan que será necesario mucho análisis para “establecer un planteamiento justo y razonable para los próximos años”. En las próximas semanas se conocerá la decisión.