Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gestilar prevé iniciar el Barrio do Cura a finales de año, con el 70% comercializado

La promotora ya cuenta con el permiso de la Consellería para realizar la segunda fase del estudio arqueológico, necesario para comenzar las obras | Tendrá más de 260 viviendas

23

Recreación de las viviendas y la zona comercial del Barrio do Cura. FDV

A finales de año. Es la previsión que avanzan los responsables del nuevo Barrio do Cura para el comienzo de los trabajos en solar sobre el que descansa el Paseo de Alfonso. El proyecto, bajo el abrigo del fondo Autonomy Global Opportunities y Gestilar, aspira a recuperar una zona abandonada en pleno centro de la ciudad para alumbrar espacios públicos, negocios y más de 260 viviendas, de las cuales “el 70%, aproximadamente, están ya comercializadas”, según concreta la promotora. El último peldaño que ha logrado subir es el permiso para empezar el segundo estudio arqueológico: la Consellería de Cultura, Educación, FP e Universidades dio recientemente su ok a este proceso, requisito necesario para conseguir las autorizaciones que den paso al inicio de los trabajos.

Gestilar tenía en mente emprender las obras en el primer semestre de este año, como así había indicado en febrero, pero, semanas después, surgió un contratiempo: la Consellería indicó un defecto de forma en la presentación del segundo proyecto arqueológico. Resultado: más tiempo de espera para ver máquinas actuando en la parcela tras la negativa de la Dirección Xeral de Patrimonio. En la primera fase de la inspección arqueológica, completada hace casi un año, los especialistas no hallaron restos destacables. La promotora espera los resultados de la segunda actuación –empezará en breve– para lograr el permiso autonómico que dé luz verde a un proyecto por el que espera la ciudad desde hace años.

Viaje por los secretos del Barrio do Cura de Vigo

Viaje por los secretos del Barrio do Cura de Vigo R. V.

La complejidad orográfica del terreno obligó a los arqueólogos a tomar la decisión de dividir la actuación en dos partes. Se suman circunstancias de su pasado, como los rellenos de tierra realizados para aliviar la pronunciada pendiente de una zona que, en su momento, caía de forma abrupta hasta besar el mar. La necesidad de realizar estudios viene determinada por el ámbito en el que se integra el terreno en el que Gestilar y Autonomy Global Opportunities dibujan el nuevo Barrio do Cura: es parte del Casco Vello, bien de interés cultural desde el verano de 2006 con la categoría de conjunto histórico-artístico.

El proyecto, que lleva la firma del afamado arquitecto Alfonso Penela, esconde en su ADN la idea de convertir el Barrio do Cura en un “punto de encuentro para los ciudadanos que abarcará comercio, zona residencial y una variedad de espacios cívicos”. Tendrá más de 260 nuevas unidades residenciales, de las cuales más de un 45% serán viviendas de tres y cuatro dormitorios “pensando en una convivencia familiar”. Estrela, Lúa y Ardora serán los nombres de los tres edificios que componen la promoción inmobiliaria. Habrá, además, un hub comercial con aproximadamente 15.000 metros cuadrados que estará dotado “de todo tipo de servicios pensados para el día a día, la vida, el ocio y el trabajo”, apunta Gestilar.

En un vídeo publicado hace meses, se ve el aspecto que tendrá el vial entre Torrecedeira –que ya no terminará en un muro, como sucede ahora– y el Paseo de Alfonso a través de la calle Poboadores, así como el nuevo aspecto humanizado que lucirán Santa Marta y Llorente, que casi duplicarán su ancho actual para conceder más espacio a los peatones y comodidad a los conductores. También se recrea la forma en la que quedará integrada la fachada de la iglesia del asilo, así como los espacios públicos y los locales comerciales.

Fachada integrada de la iglesia del asilo.

Fachada integrada de la iglesia del asilo. FDV

La plaza pública permitirá ampliar el Paseo de Alfonso, que se duplicará. Dispondrá de zonas ajardinadas, una lámina de agua en todo su perímetro hacia el mar y un área de soportales que generará una zona de encuentro y convivencia. Otra de las joyas que traerá bajo el brazo es un parque urbano arbolado entre la cota de O Berbés y la del Paseo de Alfonso, un espacio que “servirá de pulmón” en el centro de la ciudad “mejorando el ecosistema local y facilitando la movilidad de los peatones” de un lado a otro en esta parte de la urbe.

Zonas verdes y de ocio

Con la recuperación de este ámbito de unos 23.000 metros cuadrados, en el que se conservarán las pequeñas casas del Barrio do Cura, la ciudad olívica ganará casi 4.000 metros cuadrados de zonas verdes y áreas de ocio de uso público. Se plantarán 170 árboles, habrá casi 3.000 metros cuadrados de equipamiento público, una escuela infantil y un espacio público de 5.500 metros cuadrados. El porcentaje de vivienda protegida alcanzará el 30%, una cifra superior a la estipulada por la ley.

Compartir el artículo

stats