El Concello inició ayer los sondeos arqueológicos y los primeros trabajos de excavación en el Paseo de Alfonso en el marco del proyecto del túnel que atravesará la Porta do Sol y Elduayen, una actuación que tendrá una duración aproximada de 35 días y con la que se pretende conocer el estado de los restos arqueológicos de la zona para poder prolongar el vial subterráneo hasta la futura urbanización del Barrio do Cura.

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, explicó que los trabajos se centrarán en la zona de confluencia de Elduayen y el Paseo de Alfonso longitudinalmente y de forma transversal hasta la fuente del Paseo, y también debajo de la misma, puesto que “ahí se encuentra el baluarte de A Falperra, perteneciente a la muralla de la ciudad y que data de los siglos XVII al XIX. Queremos saber muy bien en qué estado están estos restos y, una vez realizada la intervención, se presentará un plan de contención para garantizar la conservación preventiva”, apuntó el regidor.

Caballero afirmó que la prolongación del túnel será efectiva y que su diseño se hará “con respeto escrupuloso a los restos arqueológicos”, a lo que añadió que, en función del estado de los mismos, se deberán “buscar soluciones técnicas, para eso hacemos las excavaciones, pero los técnicos dicen que es resoluble”. Por otra parte, el regidor apuntó que “si tras estas excavaciones es necesario ampliar el área de prospección arqueológica, lo haremos”.

Tras el estudio, el Concello llevará a cabo el proyecto de túnel de acuerdo con los criterios establecidos por Patrimonio para la preservación de los restos arqueológicos.