Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guixar pierde 4.000 contenedores de naranjas al año a causa del veto de Sudáfrica a España

La UE obliga al país austral, donde está declarada la falsa polilla, a rebajar hasta 7 grados la temperatura de la fruta en tránsito, cambio que dispara los costes | El sector valenciano reclamó la modificación de la normativa

Operarios con las primeras naranjas llegadas desde Sudáfrica en agosto de 2019. José Lores

Unos 4.000. Es la cifra aproximada de contenedores de naranjas que perderá Guixar al año como consecuencia del veto de Sudáfrica a España, que ya introduce este cítrico en Europa por Leixões (Portugal) y Róterdam (Países Bajos) a modo de venganza tras el cambio en la normativa europea que reclamaba Intercitrus (Interprofesional Citrícola Española, con sede en Valencia) para cumplir la legislación comunitaria vigente, que exige ausencia de plagas. La Comisión Europea ya obliga a los países donde esté declarada la falsa polilla un preenfriamiento (precooling) a 5 grados en origen (en el mismo puerto de salida) y un tratamiento en tránsito (durante la travesía en el buque) a entre -1 y 2 grados durante 25 días –hasta la modificación, se movía en 5 o 6 grados, lo que significa menos coste–.

Este cambio de escenario supone un varapalo considerable para la actividad portuaria y la ciudad, puesto que el tráfico de naranjas era de valor y contribuía a reforzar el papel de Guixar como terminal frutera, posición que se estaba consolidando con la suma de la fruta procedente de Sudamérica. Las naranjas que llegaban de Ciudad del Cabo jugaban un rol clave en el objetivo del Puerto de afianzar la condición de principal terminal frutera del norte peninsular y una de las primeras de España en este tráfico. Desde el primer envío procedente de Sudáfrica, en agosto de 2019, la satisfacción con la recepción, manipulación y conservación de su mercancía era máxima. De todos modos, no decae la esperanza: el presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo, Jesús Vázquez Almuíña, aseguró en la entrevista publicada por FARO el domingo que llegarán nuevos tráficos de fruta “en breve”.

La conexión con el país austral para mover naranja no gustó en la Comunidad Valenciana desde el inicio. En el primer mes en funcionamiento, sumándose a la extensión de la sospecha sobre la calidad de los críticos de esta procedencia que difundieron los productores de la región levantina, su consejera de Agricultura, Mireia Mollá, exigió a la Comisión Europea el veto a su entrada en España, petición que justifica basándose en datos de la propia institución comunitaria que constatarían la detección de cinco partidas con plagas, por tanto, cargamentos que no podrían haber entrado en el mercado español por el puerto vigués, sino por donde venían haciéndolo desde hace años y hasta la fecha, por carretera previa descarga en terminales de Países Bajos y Portugal, principalmente. El que era presidente del Puerto vigués en ese momento, Enrique López Veiga, salió en defensa de este tráfico: “Nuestros profesionales son tan buenos o mejores que los de los de Valencia”.

El control sanitario a la naranja de Sudáfrica es una realidad desde hace días. El Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE) recogió el 21 de junio de este año la modificación del Reglamento de Ejecución (UE) 2022/929 de la Comisión de 16 de junio en virtud del cual se introducen nuevos requisitos de entrada a esta fruta procedentes de países donde esté declarada la Thaumatotibia leucotreta (falsa polilla). El Comité Permanente de Plantas, Animales, Alimentos y Piensos (SCoPAFF) dio el OK al cambio, que cuenta con el apoyo del Gobierno central. El mayor obstáculo a la medida fue la presión ejercida por los lobbies importadores de Países Bajos, Alemania y Bélgica, en contra de poner en marcha una restricción que incrementa los costes, pero que se elige como la mejor solución contra la presencia de falsa polilla en las frutas. Lo cierto es que el llamado cold treatment es un tratamiento estandarizado internacionalmente que, de hecho, la propia Sudáfrica ya está obligada a aplicar con un rango de temperaturas más exigentes en sus envíos a China, Japón, Australia, EE.UU. o Corea.

Ya para 2023, Europa permitirá elegir entre dos opciones: un tratamiento en frío de entre -1 y 0 grados durante 16 días u otro a entre -1 y 2 grados durante 20 días. En ambos casos, siguiendo los modos de hacer habituales en este terreno, se reclamaría a los operadores un precooling a 0 y 2 grados, respectivamente. Entre otros muchos requisitos técnicos, esta propuesta –como se reitera también en el DOUE– impone el control mediante sensores de los registros de temperatura citados, que deberán estar disponibles, y que un porcentaje de las partidas sean muestreadas e inspeccionadas.

Sudáfrica no se rinde ante la reciente decisión de Bruselas. Sostiene que la implementación de las “estrictas nuevas regulaciones de entrada para las naranjas será imposible de cumplir y podría tener un gran efecto negativo en su industria de cítricos”. Los exportadores de naranjas sudafricanos, en plena campaña en el hemisferio sur, intentan saltarse la nueva normativa de la UE para evitar plagas al enviar buques a Europa sin el tratamiento de frío impuesto. Entre las naranjas que están de camino, y que ahora se ven amenazadas por la destrucción, según los exportadores sudafricanos, se encuentran envíos que se envasaron y despacharon antes de la publicación del nuevo requisito de tratamiento de frío en el Diario Oficial de la Unión Europea del pasado 21 de junio. Así, en torno a 2.000 contenedores –3,2 millones de cajas de 15 kilos– de naranjas “Navel” y “Valencia”, con cuatro semanas de envío, “están en riesgo”, en palabras de la Citrus Growers Association, la patronal que agrupa a los citricultores sudafricanos.

Los detalles

  • 1. Las presiones del “lobby” valenciano

    El cambio en la norma fue reclamado por Intercitrus (Interprofesional Citrícola Española) y apoyado por la Generalitat Valenciana.

  • 2. Reducción de las temperaturas

    Europa establece un preenfriamiento a 5 grados en origen y un tratamiento en tránsito a entre -1 y 2 grados durante 25 días.

  • 3. La terminal viguesa pierde “músculo”

    Eliminar el tráfico con Sudáfrica se traduce en 4.000 contenedores menos al año. La esperanza: el Puerto anuncia nuevos tráficos de fruta.

  • 4. El sector africano desoye a Europa

    Intenta saltarse la nueva normativa para evitar perder envíos que se despacharon antes de la publicación del nuevo requisito.

El Puerto licita la mejora de la eficiencia energética del mercado por 1,1 millones

Reforma la envolvente exterior de la nave y moderniza las instalaciones

Paso adelante del Puerto en su objetivo de descarbonización. Acaba de licitar la mejora de la eficiencia energética del mercado, actuación que cuenta con un presupuesto de más de 1,16 millones de euros y está asociada al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia: el objetivo es financiarla con fondos Next Generation de la Unión Europea. El plazo de obtención de pliegos finaliza el 18 de agosto a las 14 horas.

El mercado es el edificio anexo a la lonja en el que se realizan las operaciones de comercialización de producto de la pesca en segunda venta, ya sea procedente de la lonja de Vigo o de otras. La entidad presidida por Jesús Vázquez Almuíña persigue la mejora de la envolvente exterior de la nave y la modernización de las instalaciones y equipos de refrigeración para impulsar la eficiencia energética y lograr que sea sostenible. Se estima que estas obras comiencen antes de finalizar el año.

El proyecto que llevará a cabo la Autoridad Portuaria en el mercado se suma a la reforma de la lonja, que trae bajo el brazo la mejora de las condiciones de aislamiento de la envolvente de la sala de subastas, la modernización de las instalaciones, la adquisición de equipos de refrigeración y la instalación de paneles solares para autoconsumo en la cubierta del aparcamiento.

Hace algo más de un mes, la entidad de la Praza da Estrela finalizó la instalación de 375 paneles fotovoltaicos en la lonja. Se estima que, con este sistema, se reduzca el consumo anual en 215.000 kW. En total, el Puerto invertirá 12 millones en proyectos para mejorar la eficiencia energética y la seguridad de sus propiedades.

Compartir el artículo

stats