Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sulfato aplicado puede no servir de nada

Parece que algunos lo usaron con excesivo viento, lo cual está prohibido y resulta inútil

Aplicación de tratamientos fitosanitarios en viñedos de O Salnés, la semana pasada | . // IÑAKI ABELLA

Enólogos y técnicos de campo de diferentes bodegas y pertenecientes a la Diputación advierten de que el viñedo entra de lleno en época de riesgo de plagas, por lo que puede verse afectado por enfermedades como el mildiu, si no se extreman las precauciones. De ahí que en algunas zonas empiecen a adoptarse medidas, y que en otras se vigile el viñedo para decidir cuándo hacerlo.

Pero hay que hacerlo bien, ya que si se aplican tratamientos de forma incorrecta pueden resultar del todo ineficaces.

Es una práctica prohibida

Desde la Estación Fitopatológica de Areeiro (EFA), por ejemplo, confirman lo avanzado por FARO, en el sentido de que, en días pasados, muchos viticultores aprovecharon los días soleados para aplicar tratamientos fitopatológicos con carácter preventivo, tratando de hacer frente al mildiu.

Lo que sucede, apuntan en la EFA, es que algunos parecen haber realizado esas intervenciones en jornadas con un viento excesivo, lo cual “está totalmente prohibido” y reduce la protección, ya que el viento impide que ese tratamiento se quede en la viña.

Por eso advierten desde la EFA de que “deben evitarse este tipo de tratamientos con vientos superiores a 10,8 kilómetros por hora”.

Preocupación por la abundante vegetación de algunas viñas

Y no es éste el único motivo de preocupación de los técnicos, sino que también alertan de la existencia de plantaciones que necesitan una rápida intervención para acabar con la vegetación que crece entre las cepas, en algunos casos incluso afectando a las plantas más jóvenes.

Aplicación de tratamiento fitosanitario en Ribadumia. INAKI ABELLA DIEGUEZ

Ante esta situación, los técnicos recuerdan que acciones consideradas “culturales”, como retirar esa vegetación excesiva, la poda en verde o la eliminación de hojas para favorecer la aireación de los racimos, cuando llega el momento, resultan “fundamentales” para garantizar una buena cosecha.

En épocas del año como la actual, cuando el desarrollo vegetativo empieza a apreciarse ya de manera notable en algunas parcelas, el hecho de reducir la vegetación se antoja esencial para disminuir el riesgo de daños provocados por el mildiu u otros patógenos.

El regreso de las lluvias permite retomar la quema de restos

En otro orden de cosas, procede indicar que los viticultores, agricultores y todos aquellos ciudadanos que desarrollan actividades relacionadas con la agricultura en el campo, el monte o sus huertos ya pueden solicitar de nuevo los permisos de quema correspondientes para eliminar los restos agrícolas y/o forestales que permanecen amontonados en sus propiedades.

Quema de rastrojos en una zona forestal. M.M.

El cambio registrado en las condiciones meteorológicas, sobre todo con el regreso de las precipitaciones, ha reducido notablemente el riesgo de incendio forestal.

De ahí que la Consellería de Medio Rural vuelva a permitir la quema de rastrojos.

El nuevo periodo de solicitud se abría anteayer, lo cual significa que desde hoy mismo empezarán a realizarse las primeras quemas controladas que hayan sido autorizadas.

Compartir el artículo

stats