Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sudáfrica coloca a Vigo entre los puertos españoles preferidos para exportar sus naranjas

Portavoces de los productores australes elogian "los medios y agilidad" de Guixar aunque en la temporada que acaba ahora Algeciras continuó de primera opción

Un operario coloca un palé con naranjas sudafricanas dentro de la nave de DART Vigo en Guixar.

Un operario coloca un palé con naranjas sudafricanas dentro de la nave de DART Vigo en Guixar. // Pablo González

Las naranjas de Sudáfrica se colaron por primera vez en 2019 entre el amplio abanico de importaciones del Puerto de Vigo, continuaron este año y también lo harán el próximo. Por más que desde el Mediterráneo se alzase la voz contra la introducción de esta mercancía por Vigo poniendo en entredicho hasta la labor de su por el Puesto de Inspección Fronteriza (PIF), la apuesta de los productores del país austral por esta terminal es inamovible. De momento todavía los volúmenes de los cargamentos distan mucho de lo deseado por los intermediarios locales pero hay signos que invitan al optimismo, así están convencidos de que la siguiente temporada, la prevista en 2021, consolidará a Vigo en este estratégico tráfico.

Si no se ha conseguido ya este objetivo es "por el transfondo político", como así lo define Titus Van Lieshout. Sin abundar en detalles, lo que insinúa el máximo responsable de Comarsa, la agencia consignataria de los buques de la armadora MACS que traen los contenedores cargados de cítricos desde Sudáfrica hasta Vigo, apunta a la clave que explica toda la controversia que rodea a este flujo importador. Porque aun respetando escrupulosamente los cauces reglamentarios, la entrada del cítrico sudafricano en España supone un auténtico quebradero de cabeza para el gobierno central por las presiones que recibe desde el Levante -donde el PSOE preside la región- para impedirlo o como poco poniendo toda clase de cortapisas para desanimar a los productores australes.

Así ocurrió cuando las asociaciones empresariales del sur español supieron de la entrada por Vigo de los primeros cargamentos de las naranjas extranjeras. No tardaron en sembrar la sospecha sobre las condiciones fitosanitarias del producto, alarmando incluso sobre la posibilidad de que pudiera extender plagas mortales para la cosecha española. Denuncias que a la vista del resultado de los análisis efectuados en Guixar carecían de mucho fundamento. Ninguna de las incisivas inspecciones efectuadas por los funcionarios de Sanidad Exterior detectaron nada preocupante, más bien al contrario, destacaron la buena calidad del cítrico.

De manera que los empresarios de Sudáfrica aun teniendo toda la intención de exportar por Vigo se estarían frenando. Es lo que da a entender Titus Van Lieshout al asegurar que la valoración de los responsables de la mercancía sudafricana sobre el Puerto de Vigo "es inmejorable". Se sienten admirados de las "buenas instalaciones y la agilidad, algo de lo que pocas terminales pueden presumir en España". En la última visita conocieron la nueva nave refrigerada en Guixar, explotada por la filial del grupo Davila, DART. Por capacidad, una de las más grandes de España, en esta instalación se conserva el cítrico austral nada más abandonar el barco y desde aquí parte en camión hacia el resto del territorio nacional. "Quedaron encantados de los medios ", apunta Lieshout.

Y sin embargo, este año los cargamentos de naranjas desembarcados en Vigo están muy por debajo de los 9.000 contenedores que se barajaban cuando llegaron los primeros, en agosto del año pasado. Por España entran bastante más por Algeciras, aunque la mayoría lo hacen vía Rotterdam y Sines (Portugal).

De la irrelevancia de lo desembarcado este año da una idea el comentario que hace Titus: "Sobre unos 100 contenedores en total". Esto es lo que aproximadamente llegó en toda la temporada de esta fruta, desde mayo y hasta el 15 de octubre, porque es a partir de esta fecha cuando la importación disminuye considerablemente por la aplicación de aranceles europeos. "Estamos en buena posición pero hay que esperar un año más", insiste el consignatario.

Desde el Grupo Davila coinciden en que el volumen de mercancía sudafricana es solo alentador. Pero tienen la confianza de que esta producción contribuya pronto a fortalecer el liderazgo de Vigo como uno de los puertos fruteros de España, posición recientemente conquistada por el contrato con el holding estadounidense Del Monte con la naviera CMA-CGM para el transporte hasta Vigo de la fruta sudamericana, en su mayoría piña.

Compartir el artículo

stats