Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de 36.300 personas vivirán solas en el área de Vigo en la próxima década

Un mayor solo en su casa FdV

La configuración de los hogares se ha ido modificando en las últimas décadas en función de múltiples motivos: económicos, sociales, sanitarios... A principios del siglo pasado se consideraba extraño que una persona viviera en su casa sola en cualquier etapa de su vida. La visión tradicional de una familia numerosa provocaba que vivir solo, si era por propia elección, estuviese mal visto. Pero eso precisamente ha ido cambiando de forma radical con el paso del tiempo.

Las previsiones estadísticas prevén un crecimiento constante de hogares unipersonales en los próximos años | Actualmente unos 33.610 residentes no tienen ningún tipo de compañía

Prueba de ello son las previsiones recogidas por el Instituto Galego de Estatística (IGE) los próximos catorce años. Según este organismo, en 2021 hay 33.610 hogares en el área de Vigo formados por una única persona. Pero si esa cifra ya parece elevada de por sí, lo cierto es que la tendencia irá en un imparable ascenso en los próximos años. Así, según la previsión del IGE, en 2035 habrá 36.397 personas en la ciudad y su entorno que vivan en soledad. Es decir, un aumento del 10% en catorce años.

Uno de los factores clave que ayudan a explicar esta situación es el preocupante envejecimiento poblacional que asola Galicia en los últimos tiempos. Esta circunstancia provoca no solo que la demanda de plazas en residencias sea cada vez mayor, sino que precisamente la falta de vacantes en geriátricos provoque que cada vez sean más los ancianos que tienen que vivir sin nadie que lo acompañe porque su familia no puede hacerse cargo, porque prefiere no hacerlo o simplemente porque se ha quedado solo en el mundo y no tiene otra alternativa. Es más, según informó FARO hace unos meses, el perfil más habitual de los mayores que viven solos en Vigo es el de una mujer mayor de ochenta años.

  • Vigo perdió en solo un año más de 200 familias numerosas por la baja natalidad

Pero uno de los datos quizás más desoladores es que casi la mitad de las personas con cien o más años, un total de 121, viven solas a tenor de los datos del último padrón. Y en esas edades, lo cierto es que muchos no se pueden valer por sí mismos pero no solo eso, sino que la soledad puede ser muy dolorosa. Precisamente erradicar la soledad no deseada es el principal objetivo de los programas de servicios sociales que ha puesto en marcha el Concello y también algunas ONG, como Cáritas y Grandes Amigos. Y es que Vigo está a la cola en cuanto al número de plazas en residencias de la tercera edad y, en caso de necesidad, deben ser trasladados a otras ciudades, lejos de su familia.

  • Galicia, presa del envejecimiento: está será la edad media en 2050

La ONG Grandes Amigos trabaja en el acompañamiento de mayores y cuenta con colaboración municipal para el programa Stop Soledad. Los voluntarios visitan y llaman periódicamente a la persona mayor que se les asigna y organizan encuentros por distritos con otros mayores para que se conozcan entre ellos y socialicen. La ONG hace un llamamiento público porque necesita más voluntarios para acompañar a los mayores de Vigo, ahora que las restricciones son menores y llega el buen tiempo, ya que prepararan actividades y excursiones al aire libre. Y el propio Concello, por su parte, ofrece a los mayores servicios propios de asistencia en el hogar con auxiliares de ayuda a domicilio. También existe un servicio municipal de teleasistencia, que además de recordar la toma de medicación diaria, las citas médicas, facilitar conversación y consejos si los ancianos no tienen con quien hablar, cuenta con 983 usuarios que viven solos o con otra persona mayor que también tiene dificultades. Basta con pulsar el botoncito si se encuentran mal y, aunque no lo pulsen, se les llama dos veces a la semana para comprobar cómo se encuentran. Si no pulsan el botón, o no cogen el teléfono, salta la alarma.

Pero obviamente no todos son casos de soledad no deseada, especialmente en edades más jóvenes. Y es que cada vez son más las personas que, si económicamente se lo pueden permitir, apuestan por vivir solos por voluntad propia. Y también hay que señalar el número importante de jóvenes que residen en los llamados minipisos, un formato de vivienda que ha vivido una auténtica eclosión en los últimos años den la ciudad.

Compartir el artículo

stats