Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Universidad retoma la total presencialidad excepto en materias de tres centros y un máster

Estudiantes en la facultad de empresariales de la UVigo Alva Villar

La UVigo recupera la presencialidad en casi todos sus centros a partir de septiembre. Los alumnos volverán a las aulas el día 6 con mascarilla obligatoria y guardando una separación de 1,2 metros. Esta “normalidad adaptada” se impondrá en la mayoría de casos y solo tendrán que recurrir a la docencia mixta o virtual algunos grupos de ocho grados impartidos en las facultades de Química, Educación y Trabajo Social de Ourense y Ciencias de la Educación y del Deporte de Pontevedra. También el máster de Profesorado, cuyas clases se reparten en varias sedes de los tres campus, optará por una modalidad semipresencial.

Los equipos directivos preparan el comienzo del curso con el protocolo publicado por la Xunta en julio como referencia, de momento

“El curso pasado ya fue presencial hasta dónde se pudo. Y ahora, con las nuevas medidas, podremos aumentar. Lo ideal es que todos los alumnos vayan a clase y la mayoría de los profesores y un enorme porcentaje de los estudiantes están vacunados. Si ya antes éramos un lugar seguro, ahora lo seremos más. Deberíamos ir acercándonos hacia la normalidad. En 2021/22 habrá centros prácticamente 100% presenciales. Y cuando el número de alumnos sea superior al límite se podrá recurrir al Campus Integra, que permite seguir las clases de forma simultánea desde el aula y desde casa”, explica José Luis Míguez, vicerrector de Planificación y Sostenibilidad.

“La mayoría está vacunada. Si ya antes éramos un lugar seguro, ahora más”

decoration

La relajación de la distancia de seguridad de 1,5 a 1,2 metros ha supuesto una ventaja para la organización del próximo curso. “En las aulas con mesas individuales nos ha permitido ganar casi una fila completa, entre 5 y 8 personas. Y el doble criterio para las de bancada, un aforo del 50% y ocupar un sitio sí y otro no, también se va a notar mucho. Antes nos quedaban clases de 120 puestos en solo 35-37 y ahora podremos ir a 60”, detalla.

En todo caso, se mantendrán las normas de ventilación del curso anterior y continuará vigente la figura del delegado COVID en cada uno de los centros. “Y nos seguiremos reuniendo todas las semanas con ellos para conocer la evolución”, añade el vicerrector de Planificación.

También se tendrá muy en cuenta la limpieza de las instalaciones: “Hay que seguir manteniendo las medidas higiénicas de lavado de manos con agua y jabón o con gel. Pero también debemos tener en cuenta que no se ha formalizado ningún caso por contacto. La Xunta va a permitir a los escolares que compartan material. Esto es importante en nuestro caso, sobre todo, en las clases prácticas, porque hay que limpiar todos los equipos después de cada uso”.

  • Las universidades gallegas mantendrán aforos a la mitad y 1,2 metros de distancia

    Se habilitarán aulas espejo para evitar que se concentren muchos alumnos en una sola clase

Las nuevas medidas, la vacunación de gran parte de la comunidad universitaria y el buen balance del curso pasado refuerza el optimismo del equipo de gobierno: “Nunca tuvimos que cerrar ningún centro por contagios, solo muy pocas aulas. Y contamos con la colaboración de alumnos y profesores. La organización fue compleja porque había que garantizar todas las medidas de protección, facilitar mascarillas y gel hidroalcohólico, instalar avisos en todos las escuelas y facultades... Pero todo esto ya está listo para el próximo curso y estamos más tranquilos en ese sentido”.

Los aforos en las cafeterías y comedores tendrán que ajustarse a las restricciones dictaminadas en cada momento por la Xunta en función de la situación epidemiológica. Y Míguez confía en que no tengan que volver a cerrar, como ocurrió en algún momento del curso pasado, con el consiguiente prejuicio para profesores y alumnos que no podían desplazarse a casa a comer, sobre todo, en el caso del campus de As Lagoas-Marcosende.

El alivio de las restricciones ya permitió durante el curso pasado la recuperación de las graduaciones con muchas medidas de seguridad y optando por alternativas al aire libre y con muchos menos invitados. Pero a las fiestas estudiantiles de cada centro todavía les queda más tiempo de espera. “Poco a poco, por ahora, en casa”, responde Míguez.

La UVigo no descarta mantener activos los cribados PCR por saliva el próximo curso.

“Tenemos un acuerdo con la Fundación Biomédica y lo iremos viendo. Y si la Xunta nos ordena hacer alguno colaboraremos con ella y volveremos a utilizar el pabellón. La contestación de los alumnos fue buena, están concienciados”

decoration

La situación de “normalidad adaptada” con la que se ha planificado el próximo curso fue aprobada en Consello de Goberno a finales del mes de junio. Y entonces el equipo rectoral ya preveía que serían pocos los centros que solicitarían mantener la docencia mixta o totalmente virtual por falta de espacio para cumplir las medidas de seguridad.

En el caso de los grados, la facultad viguesa de Química mantendrá la docencia mixta en los grupos teóricos de 2º y 4º. También optará por esta modalidad para sus clases teóricas Ciencias de la Educación y del Deporte, de Pontevedra. Y en Educación y Trabajo Social de Ourense, los grupos grandes de materias obligatorias y básicas recibirán clases on line.

Por su parte, los alumnos matriculados en el Máster de Profesorado tendrán docencia semipresencial en los tres campus.

Los colegios e institutos ya tienen la lección aprendida

Los equipos directivos preparan el comienzo del curso con el protocolo publicado por la Xunta en julio como referencia, de momento

Después de lo vivido en 2020, los miembros de los equipos afrontan el regreso a las aulas este curso con la lección aprendida. Grupos burbuja, distancias de seguridad, gel higienizante, el uso de la mascarilla o incluso cómo proceder si se detecta un posible positivo en el centro son aspectos protocolizados que se aplican ya casi con naturalidad, tanto por los profesores como los alumnos de distintas edades.

  • Así será el nuevo curso: clases presenciales, distancias y mascarillas

    Según el Gobierno, España cuenta con lo que considera una "herramienta fundamental": la estrategia de vacunación

A falta de que se actualicen las instrucciones en los próximos días, el protocolo publicado por la Xunta el 6 de julio es la norma para los centros no universitarios de Galicia para el curso 2021-2022 que prevé la enseñanza presencial para todos los niveles, “priorizándose para los de menor edad”, según consta en el propio documento.

“Nosotros encaramos el curso con el protocolo que sacó la Xunta en julio, pero no sabemos si seguirá o cambiará”

Conchi Rodríguez - Directora del Centro de Educación Especial Saladino Cortizo.

decoration

Conchi Rodríguez, directora del CEE Saladino Cortizo Ricardo Grobas

Grupos estables de convivencia, distancia de 1,20 metros o la entrada escalonada son algunas de las medidas que en el Saladino Cortizo prevén seguir aplicando, así como la toma de temperatura a la entrada, por precaución.

“Soy positiva porque ya hemos aprendido mucho pero no podemos bajar la guardia. Hay que seguir tomando las medidas”

decoration

En la mayor parte de los centros educativos los equipos directivos llevan ya días trabajando en la organización de la vuelta a las clases, que este año se prevé menos caótica que la pasada.

  • Los profesores demandan mayor formación en las TIC para su uso “adecuado” en la enseñanza

    Un estudio entre 200 docentes de ESO ve en la brecha digital un poblema para alumnos y educadores y no solo por faltar equipos

Desde la escuela infantil Monte da Guía también están pendientes de que salgan las instrucciones, pero confían en que no habrá muchas novedades. “O verán do 2020 foi terrible para os equipos directivos, sen poder desconectar porque tiñamos que estar todos os días pendentes. E comezamos o curso con moitísimo medo”, recuerda Marta Carracedo, directora del centro.

Carracedo explica que ahora las cosas están un poco mejor, pero sigue la incertidumbre porque sus alumnos forman parte de la población que queda sin vacunar.

En una situación similar están en el CEIP García Barbón, donde trabajan tanto en el Plan de adaptación a la situación COVID como en el plan de contingencia obligatorio. El alumnado nos dio un ejemplo a todos. Respetaron espacios y aprendieron a jugar de otras maneras. Buscaron soluciones. No reclamaron más”, indica su director, Benito Gil.

  • Así queda el calendario escolar en Galicia 2021-2022

    Un estudio entre 200 docentes de ESO ve en la brecha digital un poblema para alumnos y educadores y no solo por faltar equipos

En Secundaria, con gran parte del alumnado vacunado, ahora la clave es no confiarse. “Vamos a ter o traballo de pelexar contra o relax”, alerta Euloxio Leites, director del IES Politécnico de Vigo.

Compartir el artículo

stats