Los profesores demandan mayor formación en las TIC para su uso “adecuado” en la enseñanza

Alumnos en un aula de E-Dixgal durante el pasado curso.

Alumnos en un aula de E-Dixgal durante el pasado curso. / Iñaki Osorio

Carmen Villar

Carmen Villar

La Conferencia Sectorial de Educación de hoy dirimirá las pautas que marcarán el nuevo curso. La sombra del COVID es alargada e incidirá en las medidas de seguridad, pero también provoca que comunidades como Galicia sigan planteando estar preparados para una hipotética enseñanza a distancia si es preciso. Esa alternativa fue básica en plena pandemia. Y eso a pesar de que, cuando docentes y alumnos se despertaron en pleno confinamiento, les ocurrió como con el cuento de Monterroso: la brecha digital seguía allí. De la situación los profesores extrajeron una moraleja que encuestas como la publicada en la revista “Digital Education Review” sintetizan en la necesidad de mayor formación, reconocida de forma generalizada en el artículo “TIC/TAC y COVID 19: uso y necesidades del profesorado de secundaria en Galicia”.

Un estudio entre 200 docentes de ESO ve en la brecha digital un poblema para alumnos y educadores y no solo por faltar equipos

Tras analizar dos centenares de encuestas, la autora del trabajo, Milagros Torrado, de la UNIR, destaca unos resultados que muestran “cómo la brecha digital es un problema tanto para alumnos como para profesores, evidenciándose no solo la falta de equipamiento, sino también la falta de preparación”. La solución podría venir de dos frentes, sostiene: una formación continua “de calidad” y ayudas institucionales para reducir el impacto socioeconómico.

En todo caso, en su parte final, el artículo advierte de que “cambiar” el uso de las TIC/TAC (tecnologías de la información y de la comunicación y tecnologías del aprendizaje y conocimiento, por sus siglas) “tanto dentro como fuera del aula no es una decisión que una pandemia o un gobierno pueda imponer” y añade que “es necesaria más inversión en educación, pero no solo en recursos materiales, sino también en recursos humanos”.

El análisis permite constatar cómo el confinamiento “obligó a los docentes a usar la tecnología cuando no estaban listos o se sentían abrumados”, como manifiesta algún encuestado. Un 18% asegura que no usaba las TIC antes más allá de la clase presencial por falta de conocimientos, pero la razón principal alegada era la falta de recursos de los alumnos (casi un 60%).

En ciertos casos, prosigue el trabajo, eso implicó una formación “acelerada y forzada” que “no era satisfactoria” ni para estudiantes ni para docentes. Ese aspecto se reveló “decisivo”. No solo casi todos los consultados consideran que “una mayor formación” es necesaria (98%), sino que un 95% de la muestra buscó solventar sus carencias, y la forma “más típica” que encontraron fue “autodidacta” Un 44% cree que debería incluirse ya en el grado o en el posgrado y un 45% incluso habla de establecer cursos obligatorios.

  • Los nativos digitales no existen.... en 6º de primaria

    Un estudio entre escolares de 6º de primaria confirma que los niños gallegos están “lejos” de ser nativos digitales. Su conocimiento es “moderado”

El artículo recoge cómo las TIC “se están moviendo más rápido que las infraestructuras creadas para ella”, pese a una inversión de los gobiernos “eficiente”, y eso provoca “problemas en cuanto a la calidad del servicio que ralentiza las innovaciones y desmotiva a los usuarios”, a lo que se sumaría, según profesores entrevistados, “la falta de disponibilidad de recursos” entre sus alumnos como “un obstáculo para la instrucción en línea a diario”, lo que “se ha acentuado durante el confinamiento”. Asimismo, citan la falta de tiempo, debido a las ratios, para “considerar las diferentes necesidades de los alumnos”.

Suscríbete para seguir leyendo

TEMAS

Comenta esta noticia