Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Gobierno abre la puerta a ampliar el acceso de la AP-9 y blindará la señalización para evitar atascos

Acceso de la AP-9 en Vigo, con los carteles indicativos del puerto y la salida de Buenos Aires.

Acceso de la AP-9 en Vigo, con los carteles indicativos del puerto y la salida de Buenos Aires. Alba Villar

En cuestión de meses, antes de octubre, el acceso de la AP-9 a Vigo encadenará dos fechas que influirán de forma considerable en su flujo de tráfico. La primera, hoy mismo, la marcará la puesta en marcha de las nuevas bonificaciones de peajes aprobadas por el Gobierno, uno de los compromisos recogidos en el pacto de investidura de Pedro Sánchez con el BNG.

Avanza que bonificaciones y Vialia aumentarán la “congestión” | Firmará un protocolo con Audasa y adelanta medidas como fijar apartaderos entre Vigo y Redondela | La ampliación requeriría un nuevo estudio y decreto

La segunda llegará en septiembre con la apertura de Vialia, cuando previsiblemente aumente el uso de la autopista. Si se amplía el calendario varios meses más, el ramal de la Autopista del Atlántico verá su tránsito incrementado también con el estreno de la terminal de buses, ahora en obras, y los accesos del complejo intermodal, ambos enlazados con la AP-9. Conscientes de ese escenario y de cómo puede llegar a tensar el tránsito del vial, el Ejecutivo central ha decidido poner sobre la mesa una serie de fórmulas para atajar posibles “colapsos”. Entre ellas cita una hipotética ampliación del acceso de la autopista en Vigo, medida que estaría sujeta en cualquier caso a un nuevo estudio de alternativas de Audasa.

En el Real Decreto publicado ayer en el BOE con el paquete de bonificaciones de la AP-9 que entrarán en vigor hoy mismo, el Ministerio de Transportes avanza su previsión de que el “cóctel” de Vialia, intermodal y rebajas “incrementará la intensidad de tráfico en el acceso a Vigo desde la AP-9V” y AP-9. “Actualmente ya se produce durante algunas horas al año congestión en dicho tramo”, detalla el Ejecutivo, que vaticina que con el nuevo escenario se “incrementará el número de horas” con colapsos.

Para atajarlos, el Gobierno avanza su intención de cerrar con Audasa un “protocolo de actuaciones” en el que se detallen las medidas que se aplicarán ante los “problemas de congestión”. El texto –que deberá estar listo en un máximo de tres meses– contemplará entre otras cuestiones cómo informar a los conductores, para lo que Transportes apunta ya a pórticos y “paneles de señalización variable”. “Se reforzará la señalización existente, incluso de forma previa a la entrada en la autopista, para mejorar la información de los usuarios”, abunda el decreto. La meta: que los usuarios “puedan decidir el itinerario más conveniente” para sus viajes.

  • Estas son las condiciones que deberás cumplir para no pagar el peaje Vigo-Redondela

No son las únicas soluciones que se deslizan en el decreto, en el que se adelantan “una serie de actuaciones necesarias para el control de la aplicación de las bonificaciones de peaje”.En concreto cita la instalación de los “pórticos de información variable”, la “instalación de medidas de control de tráfico en el tramo Redondela-Vigo” y la construcción, en ese mismo trecho, de “apartaderos para incidencias de tráfico”. Las medidas –abunda el texto– “se asumirán con cargo a las partidas presupuestarias previstas”, que en el ejercicio 2021 ascienden a 1,77 millones. Al entrar en vigor la norma con el año ya avanzado, se usará solo, sin embargo “la proporción” que corresponde.

  • Las dos caras de la AP-9: hacia Rande, saturada; hacia Tui, vacía.
    En el tramo comprendido entre As Gándaras y el nudo de Tui, la A-55 registraba 43.800 vehículos diarios hace dos años frente a 5.000 en la autopista

La medida de mayor calibre que se apunta en el decreto es sin embargo la ampliación de la propia infraestructura, una posibilidad a la que el Gobierno abre la puerta si el volumen de tráfico así lo requiere. “En caso de que surja la necesidad de aumentar la capacidad de la autopista a los efectos de minorar los tiempos o tramos de congestión y recuperar niveles de servicio de esta, o de ejecutar cualesquiera actuaciones en los tramos de acceso a la vía o en el tronco de la misma, se elaborará por parte de Audasa un estudio de alternativas que permita evaluar su ejecución”, recoge el BOE de ayer, que aclara que “las inversiones que se precisen, previa autorización de la Administración titular de la infraestructura, serán objeto de un nuevo decreto”.

La decisión quedaría supeditada así a que se aprecie primero un flujo de tránsito que la justifique, a que la concesionaria elabore un estudio y a que la financiación se despeje en el Ejecutivo. El acuerdo publicado ayer en el BOE avanza además que el nuevo decreto puede modificarse si se constata “un incremento de tráfico en alguno de los tramos de la AP-9 que comprometa significativamente el nivel de servicio en dicho tramo”.

  • ¿Cuántos viajes hay que hacer en la AP-9 para que compense adquirir el telepeaje?
    El OBE será indispensable para que salgan gratis, pero su compra tiene un coste anual

No es la primera vez que se pone sobre la mesa la posibilidad de dotar de más capacidad el acceso de la AP-9 en Vigo. En septiembre de 2019 la concesionaria ya apuntaba que la eliminación del peaje de Redondela debía ir acompañada del estudio de una hipotética ampliación del tramo de 4,5 kilómetros situado entre Chapela y la entrada de Vigo. Su razonamiento era similar al que ahora aduce Transportes: el incremento de vehículos podría generar un “cuello de botella”. Al poco de tomar las riendas de Moncloa, en 2018, el equipo de Pedro Sánchez apuntaba ya su intención de elaborar un estudio sobre el impacto del fin del peaje de Rande en el tráfico para determinar su alcance.

La preocupación por posibles “congestiones” en la AP-9 está también directamente relacionado con los colapsos que ya se produjeron durante años, en especial en el verano, en los accesos de Rande. Precisamente para atajar esa falta de capacidad el Ejecutivo central acordó la ampliación del viaducto, que se estrenó a finales de 2017, si bien la estructura siguió en obras durante meses. El ramal de entrada de la AP-9 vuelve a estar en el foco político por otra razón: la petición de su “urbanización” y la apertura de más entradas y salidas.

Por lo pronto, la nueva política tarifaria aplicada desde hoy permitirá que los conductores con telepeaje que realicen el trayecto de ida y vuelta en un máximo de 24 horas puedan disfrutar de una bonificación del 100% en el peaje entre Vigo y Redondela. La medida favorece también a los camiones, que verán despejada la llegada al puerto. El ministerio espera de hecho que se logre captar tráfico de la carretera nacional.

Aunque la medida supondrá un ahorro considerable exige a los conductores cumplir una serie de requisitos, como disponer de OBE y que sus trayectos de ida y vuelta se cubran en menos de 24 horas. Con el objetivo de exigir la “supresión real” del peaje los vecinos de Teis y Chapela organizan hoy a las 20.00 h una concentración en la rotonda de Cabanas. Desde el PP de Redondela también se censura que la medida de Transportes es “solo una rebaja”. Afectados por la AP-9 y vecinos urgen además la ampliación del puente de Trasmañó.

Compartir el artículo

stats