Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empezar de cero para ser legalmente mujer

Mitchielle Katherine Arrieta, en el banco LGTBI ubicado en la alameda de Vigo.

Mitchielle Katherine Arrieta, en el banco LGTBI ubicado en la alameda de Vigo. Marta G. Brea

“Renuncio a la nacionalidad venezolana para poder ser mujer”

Mitchielle Katherine - Vecina trans de vigo

decoration

En buena parte de los países latinoamericanos problemas como la homofobia o la transfobia están a la orden del día. Es más, los propios gobiernos ni siquiera reconocen la posibilidad del cambio de sexo o de nombre. Eso pasa por ejemplo en Venezuela y de ello puede dar fe Mitchielle Katherine Arrieta Márquez, que hace tres años llegó a Vigo huyendo de la discriminación que sufría en su país natal. “Recuerdo una vez que unos chavales me agredieron tirándome piedras. Un policía estaba al lado y no me dijo nada. Cuando me acerqué a pedirle ayuda recuerdo que me dijo: ‘Eso te pasa por maricón’. Nunca lo olvidaré”, rememora esta joven de 27 años. La incomprensión familiar y de su entorno también la empujaron a tomar la decisión de emigrar e instalarse en Vigo hace tres años. Y hace dos empezó a hormonarse para poder cambiarse tanto el sexo como el nombre.

El Gobierno aprueba la Ley Trans que permitirá cam biar de sexo a partir de los 14 años Vídeo: Agencia ATLAS | Foto: EP

Pero para lograrlo no le basta solo con eso y con los informes médicos correspondientes. Necesita conseguir la nacionalidad española. Por eso se va a presentar el próximo mes al examen del Instituto Cervantes que, si lo aprueba, le permitiría ser ciudadana española a todas luces. El problema es que para llevar a cabo el cambio legalmente, no podrá tener doble nacionalidad y renunciará por tanto a la ciudadanía venezolana, porque sería irregular tener un nombre y un sexo en España y otro diferente en Venezuela. “Aunque sea la misma persona es un delito, por lo tanto tengo que tomar una decisión”, afirma. Y ya lo ha hecho. “Si quiero ser mujer, tengo que dejar de ser venezolana. Es triste, pero no me queda otra opción”, asegura.

Y no es un paso fácil. Porque más allá de renunciar formalmente a sus orígenes, tendrá que empezar completamente de cero. Porque al no tener la nacionalidad venezolana dejan de tener validez en España todos los estudios que ha cursado en el país latinoamericano. Y es que Mitchielle se licenció en Administración y Dirección de Empresas, un título que no le reconocerán ahora en Vigo, por lo que le será mucho más difícil trabajar de lo que se ha formado. “Hasta ahora hacía tareas administrativas para varias empresas desde casa. También trabajé como camarera”, explica. A sus 27 años, tiene claro que quiere que en su DNI deje de figurar el nombre que le pusieron sus padres (Humberto Alfonso), que le pongan Mitchielle, como es conocida desde los quince años, y que sea reconocida oficialmente como mujer y no como hombre.

Cuando complete todo el proceso, como sabe, tendrá que empezar de cero. Pero está dispuesta a ello. Es más, su objetivo es volver a estudiar la misma carrera con la que ya se licenció en Venezuela. Para ello tiene previsto realizar el examen de acceso a la Universidad para mayores de 25 años, graduarse en Dirección y Administración de Empresas y trabajar en lo que más le gusta.

“En Vigo estoy tranquila, me han acogido bien y me comprenden”

Mitchielle Katherine - Vecina trans de vigo

decoration

Mitchielle está encantada de la vida que lleva en Vigo. Forma parte del colectivo LGTBIQ+ Pvlse y se siente “muy acogida”. Tiene amigos y no sufre problemas de discriminación. “Vine a vivir aquí porque temía amanecer muerta en Venezuela en cualquier momento debido a mi condición”, recuerda. En la ciudad olívica está muy integrada y vive “tranquila”. Reside en un piso compartido y está muy integrada en la comunidad LGTBIQ+ de Vigo, muy activa a nivel social y con continuos proyectos. “Aquí me siento muy comprendida. Tenía que emigrar, no me quedaba otra”, asegura. Su objetivo es claro y no mira hacia atrás: “Yo nací mujer, y quiero serlo con todas las de la ley. No voy a renunciar nunca a ello”. Todos sus esfuerzos ahora se centran en superar el próximo mes el examen del Instituto Cervantes para lograr la nacionalidad española.

“Tenía miedo de amanecer muerta cualquier día en Venezuela”

Mitchielle Katherine - Vecina trans de vigo

decoration

Mitchielle Katherine Arrieta, en el banco LGTBI ubicado en la alameda de Vigo. Marta G. Brea

El Registro Civil cita a mujeres trans para que vayan al forense

La Asociación Nós Mesmas presentó esta semana ante la Valedora do Pobo una denuncia contra la forma de proceder “tránsfóbica de los registros civiles” de Vigo y Ponteareas ante la solicitud de cambio de mención al sexo en el carnet de identidad. En un contexto en el que el colectivo trans lucha por una ley que despatologice y respalde sus derechos, este colectivo feminista de defensa de los derechos de las mujeres LBT alerta de que las personas trans siguen enfrentándose a diario a situaciones que vulneran “los escasos derechos que están recogidos en la legislación” y que siguen sometidas a la voluntad de quien las atienden.

“En los últimos meses hemos recibido varias solicitudes de apoyo de mujeres trans que reciben citaciones para ser reconocidas por el médico forense para el cambio de mención al sexo en su DNI cuando ya cumplen los requisitos establecidos en la ley para realizar el cambio. Esta solicitud es totalmente arbitraria, dependiendo únicamente de la voluntad de la persona responsable del registro”, asegura Elisabeth Pérez, representante y educadora social en Nós Mesmas.

En este sentido, Pérez recuerda que la actual ley establece que para el cambio de sexo en el DNI, la persona solicitante tiene que aportar un informe psicológico de disforia de género, estable y persistente en el tiempo y un informe médico que certifica que lleva en tratamiento al menos dos años para adecuar sus características físicas, por lo que pedir pruebas adicionales a las que exigidas por la ley, es una “vulneración y discriminación transfóbica”.

Nós Mesmas recuerda que tanto para esta asociación como para todas las entidades y colectivos LGTBI y trans, estos requisitos son patologizadores e ignoran la autodeterminación del género poniendo el grave riesgo la salud de las personas trans e imposibilitan su inserción social y laboral, de ahí la urgencia de aprobar la Ley Integral Trans estatal que elimine estos “requisitos arcaicos”.

Compartir el artículo

stats