Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mira Vigo

Que vuelvan, que vuelvan “os maios”

Fernando Franco

Fernando Franco

Que vuelvan, que vuelvan “os maios” Fernando Franco

Un año más, por culpa de la COVID, nos hemos quedado sin la tradicional Festa dos Maios en Vigo y no solo la añoran muchos vigueses sino maños residentes en Vigo como quien hizo esta foto hace varios, José Antonio Arve (jaas1957 @outlook.es). Pronto volveremos a ver a madres como estas que cantan sus coplas y a niños como el que veis, que ya habrá crecido y que también quería poner su granito de arena… o de voz.

Úbeda, “El ayer que se nos fue”

Muy interesante la vida de Pedro Úbeda, al que a lo mejor algún día tentaré para hacer una de las Memorias (180 al menos) que nutren el archivo de FARO. Y es que, si hoy lo traemos aquí por su último libro, El ayer que se nos fue, en el que Vigo es portada y materia sustancial de sus recuerdos de infancia y juventud, su biografía es rica en experiencias de muy diversa índole. Nace en Madrid de padre ferroviario (a su vez en esa capital por su abuelo, andaluz destinado allí como funcionario de prisiones), en Vigo después casi 20 años (maristas, Peritos...) y Ribadavia siempre como “terra nai” y de veraneo. Por eso su anterior novela, El manuscrito de Ribadavia, trata sobre esta tierra ribeirana. Ahora, este ingeniero que también hizo Humanidades y trabajó o visitó muchos lugares del planeta, desde Pakistán a Arabia Saudí pasando por la selva guatemalteca, acaba de publicar El ayer que se nos fue, con prólogo del alcalde Abel Caballero y una memoria de su desarrollo vital en Vigo en esos tiempos de la dictadura a cuya sociedad describe con el brío suficiente para que se sientan concernidos los muy canosos que la vivieron e interesados los que no pudieron conocerla. O sea un relato de Vigo en primera persona que, desde esa perspectiva, podríamos llamar un vibrante relato autobiográfico.

“Baiona, os ollos do tempo”

¡Pardiez, Caíno Vasconcellos, pintor de Baiona! No sabía que, además de tu destreza como pintor y pericia como dibujante, movieras la pluma con esa soltura poética en el idioma “nai da terra”. Tengo en la pared uno de tus cuadros, en mi biblioteca tu anterior libro, As portas ausentes, y en mis manos el último que has escrito, Baiona, os ollos no tempo, nutrido de fotos que rescataste de la Baiona que fue, acompañadas de textos respectivos que la añoran. Aquellos tiempos tuyos de niñez y mocedad en que pasabas por la casa “da xurela”, el campo “da Palma”, la Villa Lola, el peirao de Mojines, la casa “do Ferreiro”, la huerta “das parralas”... Volviste de Londres en 1973 cargado de una cámara, te dio por retratar con denuedo... y mira “que xoias da memoria”.

Xerardo, el Vigo que vivió

Me entero por su blog en “Galicia Unica” que este fin de semana Xerardo Rodríguez dejó por unas horas su casi monástico retiro semirrural para visitar Vigo, ciudad desde 1970 de su bulliciosa memoria radiofónica, de su experiencia discográfica como editor del sello gallego Xeira, como productor de conciertos, como directivo publicitario o radiofónico,… hasta que mediados los 80 se fue a Santiago a dirigir la Radio Galega, la Televisión de Galicia, los espectáculos del Xacobeo o el programa triunfal “Desde Galicia para el mundo”… y retirado luego por una” traición” a su refugio familiar, no sé si en Carreira o Bertamiráns, pero concello de Ames. Gran tipo Xerardo, ygran pluma.

Compartir el artículo

stats