Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El complicado calendario de la nueva estación de buses de Vigo

Infografía del centro Vialia, con la nueva terminal de autobuses en primer término

Infografía del centro Vialia, con la nueva terminal de autobuses en primer término FdV

Con su inauguración, a finales de 1989, la estación de Avenida de Madrid libró a Vigo de un sambenito poco compatible con su condición de principal núcleo urbano de Galicia: ser la única ciudad de la comunidad sin una terminal que aglutinase la llegada y salida de autobuses. Para disfrutar al cien por cien de sus servicios, sin embargo, los vigueses tuvieron que esperar a algo más que el corte de la cinta inaugural.

La terminal arrancó únicamente con conexiones de medio y largo recorrido. Tiempo después, a punto de despedir enero de 1991, de hecho, todavía funcionaba “bajo mínimos”.

Las obras de la nueva terminal de Urzáiz avanzan a buen ritmo, pero en su puesta en marcha, al menos a corto plazo, se enfrentará también a un hándicap que –reconocen desde la Xunta, organismo que está costeando la obra con más de 15 millones– puede en cierto modo condicionar el despegue inmediato de la estación. ¿Cuál? Un desajuste de calendarios.

Como ha recalcado la Consellería de Infraestruturas a lo largo de los últimos meses, los operarios trabajan sobre el terreno con el obejtivo de que la estación de autocares esté rematada antes de que acabe el año. Una vez lista se sumará a Vialia, situada justo al lado y que prevé abrir sus puertas en septiembre. También a la estación ferroviaria, operativa ya desde 2015, pero que estrena ahora un nuevo espacio para viajeros en el complejo diseñado por Mayne.

Los accesos que facilitarán la movilidad en ese nuevo nudo intermodal tardarán sin embargo algo más. Durante una visita a Vigo a finales de marzo, la presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera, apuntaba que los enlaces “definitivos” podrían no estar contemplados hasta la primavera de 2022. “Con la viabilidad contemplada respecto a la configuración con la AP-9, no debería retrasarse más de unos meses: el año que viene, marzo o abril, ese es el objetivo”, señalaba.

Desde el entorno de la Xunta reconocen que el despegue de la terminal estará en cierto modo condicionado por la existencia de accesos que permitan toda su operativa._Entre los enlaces se prevé un túnel conectado con la AP-9.

El futuro de la antigua estación

El Plan Xeral que se cocina en los fogones administrativos con miras a su aprobación definitiva en 2023 contempla un cambio de calado en el entorno de Avenida de Madrid, uno de los grandes corredores de entrada y salida a Vigo.

La actividad de la actual estructura será asumida por la nueva dotación de Urzáiz | La Xunta planteó en 2020 reconvertir el edificio en un centro intergeneracional | Caballero: “Será una gran área recreativa y de expansión”

La nueva hoja de ruta del urbanismo local prevé abrir una amplia zona verde en los terrenos que ahora ocupa la estación de buses, una infraestructura inaugurada a finales de 1989 y que quedará desfasada con la puesta en servicio de la nueva terminal que toma forma en el entorno de Urzáiz, al lado del complejo Vialia. Además de dar forma a un amplio espacio verde de alrededor de 34.000 m2, en el plan se traza además un nuevo dibujo de las conexiones de la avenida, una remodelación del nudo situado a la altura de la estación que incluirá nuevas rotondas y una mejora de los enlaces. El objetivo –amplía el Concello– es mejorar la continuidad del primer cinturón y agilizar la conexión Arquitecto Palacíos-Martínez Garrido-Gregorio Espino.

“La zona de la estación de autobuses cuenta con un mamotreto horrible que queremos convertir en un gran espacio verde, de expansión de un ámbito urbano densamente habitado"

Abel Caballero - Alcalde de Vigo

decoration
Abel Caballero

Abel Caballero FdV

Los planes del Concello pasan por instalar parques, jardines y pistas para jugar, por ejemplo, al fútbol, baloncesto o ping pong. Según el calendario que ha ido desgranando durante los últimos meses Praza do Rei, el PXOM se aprobará de forma inicial ya este verano con el objetivo de que logre visto bueno final en 2023.

Plano de cómo sería el nuevo espacio de la estación de Urzáiz por el nuevo PXOM

La estación estará disponible bastante antes, sin embargo. A lo largo de los últimos meses la Xunta ha recalcado que la nueva terminal de Urzáiz –la que tomará el relevo a la de Avenida de Madrid–, quedará completada en cuestión de meses, antes de 2022. La actividad comercial se ha reducido al mínimo, sin apenas locales abiertos ni taquillas en un espacio que, a causa de sus deficiencias, tuvo que someterse a arreglos en los últimos años.

Los planes del Concello chocan con los de San Caetano, que hace algo más de un año llegó a anunciar su deseo de reconvertir la estación en un centro intergeneracional, un espacio en el que se integrase a la vez una guardería y un centro de día. Desde la Consellería de Política Social se llegó incluso a desgranar algunas de las cifras más relevantes: funcionaría con energías limpias, su centro de día dispondría de 80 plazas y sumaría seis aulas con capacidad para 82 jóvenes, incorporaría un jardín interior y 230 plazas de aparcamiento.

  • Superficie total de zona verde: 34.000 metros cuadrados Objetivos:

    1. Mejorar la continuidad del primer cinturón

    2. Agilizar la conexión Arquitecto Palacios-Gregorio Espino

    3. Facilitar la incorporación al Calvario y su entorno al Corredor Lineal del Lagares

El alcalde ya advertían entonces sin embargo de que la parcela en la que se alza la infraestructura la cedió el Concello en 1988 –en el pleno del 7 de septiembre– con una finalidad clara: que se destinase a estación de autobuses. “Por tanto, una vez el suelo deje de estar afectado, retornará directamente al Concello”, apuntaba:

La Xunta no decide lo que va a haber en esos terrenos. Lo decide la ciudad”

decoration

A finales de febrero de 2020 desde el Ejecutivo gallego se esgrimía un razonamiento distinto y se acusaba al regidor de “inventarse la propiedad municipal del suelo”. En junio de 2019 la Xunta habría anotado a su nombre la finca urbana que acoge tanto el edificio de la estación, equivalente a una superficie construida de casi 17.000 m2, como la parcela, de cerca de 8.600.

A mediados de noviembre de 2020 y tras comprobar el cambio recogido en el borrador del PXOM, la Dirección Xeral de Patrimonio envió un escrito a Praza do Rei en el que apunta precisamente al aprovechamiento de la parcela. En el escrito, el organismo autonómico recuerda que los terrenos “están clasificados como suelo urbano consolidado y edificado por un equipamiento general que da servicio a toda la ciudad” y plantea una solución distinta a la recogida en el borrador: “Se considera que en el nuevo PXOM se debe mantener la cualificación de equipamiento general en lugar de la zona verde pretendida y así no disminuir la superficie asignada por el Plan al equipamiento público para el servicio de toda la población de Vigo respetando el nuevo desarrollo viario que le da al acceso a la avenida de Madrid”. “Se tiene que convertir en zona verde y la Xunta sólo piensa en cemento”, reivindica el alcalde.

Compartir el artículo

stats