Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La "superabuela" gallega que ganó al COVID sin despeinarse

A sus 107 años y residente en el centro DomusVi Salesa de Teis, Asunción García es la persona de mayor edad en Galicia en superar el virus | Consiguió pasar la enfermedad sin ningún síntoma

La super abuela gallega del COVID, en Teis

La ponteareana Asunción García, que superó el COVID a sus 107 años, ayer en una sala de DomusVi Salesas, en Teis. Alba Villar

Para ver este vídeo suscríbete a Faro de Vigo o inicia sesión si ya eres suscriptor.

La ponteareana Asunción García, que superó el COVID a sus 107 años, ayer en una sala de DomusVi Salesas, en Teis. Carlos Ponce

El COVID ha dejado historias auténticamente trágicas, ha llenado de desesperanza a muchas familias, pero, aún a cuenta gotas, nos ha traído momentos de lo más emotivos. Uno de ellos lo ha protagonizado Asunción García, natural de la parroquia de Cumiar, en Ponteareas. A sus nada menos que 107 años, ha superado el coronavirus como, quien dice, sin despeinarse. Se sospecha que fue contagiada por su compañero de habitación en el centro en el que está ingresada, la residencia para mayores DomusVi Salesas, ubicada en Teis, el pasado diciembre y, el día 30 de ese mismo mes, ya dio negativo. Se mantuvo no obstante hasta el pasado martes aislada en la zona para personas con COVID por precaución. En la segunda ola del virus este centro para mayores llegó a tener unos catorce usuarios infectados. Cuando Asunción García dio positivo, saltaron todas las alarmas. “Nos dio un bajón importante, porque es la persona más mayor de la residencia y obviamente es una de las más queridas, lleva ya más de siete años con nosotros. Cuando supimos que era positivo nos temimos lo peor”, reconoce Carolina Soto, una de las enfermeras del geriátrico y que tiene un trato muy cercano con Asunción.

Paradójicamente, esta veterana fue “la que mejor” pasó la enfermedad de todo el centro. Sin apenas síntomas, sin fiebre, y con alguna secreción aunque muy escasa, no tuvo ningún episodio grave causado por el coronavirus. Lo bien que pasó el proceso llamó la atención, no solo por su avanzada edad, sino porque tiene un grado de dependencia total e importantes complicaciones de salud: no puede hablar y apenas tiene ya movilidad. Un deterioro además que se ha visto agravado de forma significativa durante el último año. La debilidad lógica que presenta a sus 107 años fue lo que hizo temerse lo peor tanto al personal de la residencia como a su sobrino, Fernando Lorenzo. “Cuando recibimos la noticia fue terrible, vivimos esos días con un gran miedo e inquietud ya que no sabíamos lo que iba a pasar. Pero al enterarnos de que ya estaba curada saltamos de alegría, porque teníamos un gran temor a que muriese”, asegura.

“De los catorce contagiados que tuvimos, fue la que más leve estuvo”

Carolina Soto - Enfermera

decoration
La enfermera Carolina Soto, Asunción García y la directora del centro, Marisol López.

La enfermera Carolina Soto, Asunción García y la directora del centro, Marisol López. Alba Villar

Asunción García se ha convertido de esta forma en la persona con más edad de Galicia en superar el coronavirus. En el propio centro de DomusVi Salesas también se curaron otros residentes con cien y 99 años, no se registró ningún fallecimiento y en la actualidad ya no tienen a ningún mayor contagiado. Hoy además se espera que el Sergas vacune tanto a todo el personal como a los propios mayores.

En esta residencia también se han curado dos personas de 100 y 99 años

Pese a ser natural de Ponteareas, Asunción García pasó prácticamente toda su vida fuera de Galicia. Fue funcionaria del Estado, primero en Santander y posteriormente en Madrid, donde trabajó en el antiguamente conocido como Ministerio de Obras Públicas, pese a ser maestra de profesión (trabajo que nunca ejerció). Aún así, venía a veranear a Galicia todos los años. Al poco tiempo de quedarse viuda, y muchos años después de jubilarse, Asunción se mudó a casa de su sobrino Fernando y su mujer, en Vigo, hasta que en julio de 2013 decidieron ingresarla en este centro DomusVi, donde además la acuden a visitar de forma habitual pues están muy unidos a ella. “El apoyo de la familia, sobre todo en situaciones como esta, es esencial”, asegura la directora del centro, Marisol López, que llegó al puesto en agosto y tuvo que gestionar seguramente la situación más complicada que ha vivido en su historia este geriátrico, pues todos los contagios que tuvieron fueron durante la segunda ola, a partir de noviembre.

“Cuando nos dijeron que estaba curada saltamos de alegría, porque temíamos por su vida”

Fernando Lorenzo - Sobrino de asunción

decoration

La ponteareana Asunción_García, que superó el_COVID a sus 107 años, ayer en una sala de DomusVi Salesas, en Teis Alba Villar

Cuando saltó el primer caso de COVID, dedicaron específicamente un equipo de trabajadores que se encargarían exclusivamente de la zona de coronavirus y evitar de esta forma contagios entre los mayores sanos. Había una enfermera constantemente que se encargaba de los cuidados de los catorce casos que acabaron teniendo el mes pasado y habían aprendido de la experiencia de lo que habían pasado otros geriátricos durante la primera ola del virus. La directora, además, quiere agradecer al equipo de Medicina Preventiva del Sergas en Vigo y a su jefe de servicio, Víctor del Campo, por su apoyo durante esos complicados momentos.

El día a día de Asunción García en la residencia es como el de una más: cuando la levantan, la duchan, desayuna y, después de comer, acude a echarse una siesta. Las profesionales que la cuidan aseguran que incluso durante el tiempo que estuvo aislada por el COVID “comió de maravilla”. Aunque ella ya no puede hablar, sigue teniendo consciencia. Por ejemplo, afirman las trabajadoras, “es muy coqueta, siempre quiere que la vistamos bien, con sus collares y sus complementos”. Ayer, como era un día especial, quiso arreglarse a conciencia para salir elegante en las fotografías que le hizo este periódico. “A veces además entiende lo que le decimos, y no le gusta que le hablen de sus años”, asegura una de las enfermeras.

Tras nacer en el año 1913, Asunción García, una mujer muy creyente vio pasar delante de ella guerras, la dictadura y ahora la pandemia. Y ha conseguido sobrevivir a todo ello.

La enfermera Carolina Soto, Asunción García y la directora del centro, Marisol López Alba Villar

Compartir el artículo

stats