El asaltante albanés de 32 años detenido en el operativo policial con disparos incluidos desarrollado el miércoles contra una banda itinerante que acababa de entrar en un chalé de San Andrés de Comesaña ya está en A Lama. La titular del Juzgado de Instrucción 3 de Vigo, en funciones de guardia, decretó ayer su ingreso en prisión provisional. Y sobre él no solo pesa el robo cometido en esta urbanización viguesa. Hay bastante más. Un juzgado de Santiago de Compostela ya lo buscaba por 28 asaltos perpetrados hace dos años, en estas mismas fechas, en distintos puntos de Galicia. Y ahora la Policía Nacional lo vincula a él y a su grupo con casi otra treintena de allanamientos registrados en las últimas semanas en viviendas de Vigo y de otras localidades próximas como Nigrán, Baiona, Gondomar, Mos, Porriño, Mondariz o Salvaterra. Una sospecha que se basa en el modus operandi utilizado y que ahora se tratará de afianzar con unas investigaciones que continúan abiertas y en las que se sigue buscando a los tres ladrones que se fugaron, a los que se les presuponen más robos en el resto de España.

Poco antes de las ocho de la tarde del miércoles saltaba la alerta que motivó el operativo conjunto de Policía Local y Nacional. Los ladridos de su perro alertaron a una vecina de la calle Viveiro, en una urbanización de San Andrés de Comesaña. Salió a la ventana y vio a cuatro hombres vestidos de negro entrar en el jardín de sus vecinos, que estaban fuera de la ciudad. Y de inmediato dio el aviso. Cuando llegaron los agentes los intrusos se dieron a la fuga hacia un monte próximo. Por el camino, para distraer a los policías, fueron tirando el botín: los agentes recuperarían después una caja fuerte, joyas, dinero y un walkie talkie de comunicación. Agentes municipales lograron detener, pese a que intentó camuflarse entre silvas y helechos y a que opuso resistencia, al albanés que ayer ingresó en prisión y al que identificaron como E.L. Además de haber arrojado poco antes una bolsa con objetos sustraídos en la casa, llevaba consigo más efectos del botín. 

Los ladridos del husky Willy y de Ali alertaron de la presencia de los ladrones ALBA VILLAR

Vino a Galicia a "buscar trabajo"

El albanés detenido pasó ayer a disposición judicial tras pasar tres noches en los calabozos de la comisaría de Vigo. En relación a los robos de noviembre de 2018 que le atribuye un juzgado de Santiago este delincuente, que aún llevaba la vestimenta negra con la que fue a robar el miércoles, se acogió a su derecho a no declarar. Pero sobre los hechos de Vigo sí contestó a las preguntas de su abogado particular –en la Policía Nacional fue asistido por una letrada del turno de oficio–. Solo admitió el asalto en el chalé de San Andrés de Comesaña .

Fuentes próximas al arrestado dicen sobre él que en la actualidad residía “en Cataluña” con su novia y que en su declaración judicial alegó que vino a Galicia a “buscar trabajo” y que decidió ir a robar al chalé de la urbanización viguesa con “unos amigos”. No admitió el resto de los asaltos con los que se le relaciona. Estas bandas itinerantes del Este se establecen varias semanas en la zona que escogen como objetivo: se mueven en vehículos de alta gama y usan identidades y matrículas falsas.

Esta época próxima a las navidades es una de las que suelen escoger para actuar. Adaptados ahora al toque de queda impuesto por el COVID-19, aprovechan para cometer sus robos algo antes, entre las 19.30 y las 21.00 horas, cuando muchas viviendas aún están vacías. Pero, avisa la Policía Nacional , tampoco dudan en entrar en viviendas “aunque estén sus moradores dentro” y pese a que dispongan de “sistemas de alarma”.

Asalto a una casa en Vigo: buscan a los miembros fugados de una banda FDV

La cámara de vigilancia de la casa vecina, clave

Arrancaba la investigación. En sus pesquisas la Policía Nacional se hizo con una grabación, de una cámara de vigilancia de la casa situada frente a la asaltada, donde se ve a los cuatro individuos entrando en la vivienda. Y un informe fisonómico de la comisaría viguesa permitió “identificar plenamente” al arrestado como uno de los ladrones vestidos de negro y a cara descubierta que salía en el delatador vídeo.

Te puede interesar:

Los agentes descubrieron además que el sospechoso les había proporcionado una identidad falsa. Es una táctica habitual de las bandas itinerantes. Al consultar las bases de datos internacionales, se dio con sus señas reales. En realidad comprobaron que en los últimos tiempos utilizó varias identidades. Pese a ello, se constató que es uno de los integrantes de una banda que en noviembre de 2018 cometió 28 robos en viviendas de distintos puntos de Galicia (también de la provincia de Pontevedra): entonces usó otro apellido y se cree que, tras eludir la acción de la Justicia, se refugió un tiempo en su país de origen antes de regresar a España.

Por aquellos robos tenía dos órdenes de búsqueda, detención y personación del Juzgado de Instrucción 1 de Santiago. Y ahora la Policía Nacional indaga en si este grupo de cuatro individuos está detrás de otra treintena de asaltos en chalés registrados en las últimas semanas en Vigo y comarca, entre ellos los de San Miguel de Oia. Gran parte de esos robos los investiga la Guardia Civil. En todo caso, otras fuentes apuntan a que en este último mes habrían actuado también otros delincuentes del Este que huyeron hacia el sur de España. La operación se bautizó como “Volvo”, en referencia al coche de alta gama de matrícula francesa en el que se movían y que se incautó en San Andrés de Comesaña con pasamontañas y herramientas.