El alcalde de Vigo, Abel Caballero, se ha paseado por la ciudad casi como una estrella con ocasión de las fiestas de la Reconquista de Vigo 2019. Esta vez ha tocado el tambor y ha rememorado la expulsión de los franceses de la ciudad olívica durante la Guerra de la Independencia. Sin duda se ha convertido en el alcalde más viral.

Pasea por la ciudad repartiendo saludos y fotos. Y es que se ha ganado la simpatía de los vigueses con múltiples actuaciones. Hace unos días dio sus primeros pasos como DJ en una discoteca móvil a bordo de un dos caballos con singular estilo.

Apoteósico fue su encendido de las luces de Navidad en Vigo, diriegiéndose al mundo en un emocionado inglés.

Reconquista de Vigo 2019: la valentía de los vigueses rinde a los franceses

La recreación histórica de la expulsión de las tropas francesas de Vigo abarrotó este domingo las calles del Casco Vello de una multitud enardecida. Miles de personas abarrotan el centro para presenciar la representación de la expulsión de las tropas galas en 1809.

Sobre el escenario de Porta do Sol -donde también se colocó una pantalla gigante y numerosos altavoces que permitieron al multitudinario público observar las diferentes escenificaciones- arrancó el primer enfrentamiento a las tropas galas.

Así fue la representación de la Reconquista de Vigo 2019 //Elena Villanueva

Reconquista de Vigo: 700 voluntarios organizan la fiesta

Si algo tiene la celebración de la Reconquista de Vigo no solo es la festividad y el algarabío, sino el sentimiento de poder revivir la historia de las generaciones pasadas. Tatarabuelos para unos, familiares lejanos para otros, lo importante era ser partícipe de un acontecimiento histórico para la ciudad. Y a él se animaron decenas de miles de vigueses y también muchos llegados de municipios del área que buscaban disfrutar de una fiesta sin precedentes en la ciudad, marcada como cita clave del año en el calendario de asociaciones, comerciantes y vecinos.

¡A las armas por Vigo! //

Hasta 120 miembros de la asociación del Casco Vello participaron en las labores de atrezo y cerca de un millar en la puesta en escena. Pasarán poco menos de 365 días hasta que los franceses regresen a tierras vigueses. Los mercados volverán a subir sus cortinas, las armas dejarán sus galpones y los trajes los armarios para vestir a los milicianos que "recuperaron" aquel 28 de marzo de 1809 mucho más que una ciudad, refundaron lo que ahora es Vigo.