Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Congreso

El escaño de Alberto Rodríguez, vacío ‘sine die’

Podemos Canarias lleva dos meses sin decidir la sustitución en el Congreso del que fuera cabeza de lista por Santa Cruz de Tenerife, con dudas sobre si hacerlo en lo que queda de legislatura

Imagen de Alberto Rodríguez, en Santa Cruz de Tenerife.

El debate en Podemos de Canarias sobre la sustitución de Alberto Rodríguez en el Congreso, inhabilitado en octubre pasado por el Tribunal Supremo para ocupar cargo público, sigue abierto dos meses después de que el tinerfeño tuviera que abandonar su escaño tras la condena judicial y la posterior retirada de su acta de diputado. Lo que en su día fue una reacción de protesta por lo que la formación morada consideró una condena y una inhabilitación injustas, rechazando sustituir de forma inmediata a Rodríguez, se ha convertido ahora en una posición política de fondo que podría conducir al mantenimiento del escaño vacío para varios meses más, e incluso para lo que resta de legislatura. No es una decisión que se haya adoptado aún por Podemos Canarias, pero es algo que tiene firmes defensores en la dirección regional y entre la militancia de las Islas ante el silencio, entre respetuoso e incómodo, de la dirección estatal y del grupo parlamentario de Unidas Podemos en el Congreso.

La formación morada, y por ende la coalición de Gobierno en el Estado, cuentan desde el pasado 22 de octubre, cuando la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ejecutó de forma polémica y controvertida la inhabilitación de Rodríguez, con un escaño y un voto menos de lo que sumaron el día de la elecciones y tras el posterior pacto de legislatura. De momento se han salvado todas las votaciones importantes que se han producido desde entonces en la Cámara Baja, entre otras la de los presupuestos estatales para 2022, gracias a que los aliados parlamentarios han sumado los votos restantes necesarios. Pero la nueva etapa política que parece abrirse paso a partir de enero, y el posterior periodo de sesiones en febrero, podría cambiar el escenario y la aritmética parlamentaria dominante hasta la fecha.

La formación morada retrasa ocupar el puesto del tinerfeño para expresar su rechazo a la condena

decoration

Nada de esto parece estar apartando a Podemos Canarias de su idea de otorgar un carácter simbólico a ese escaño vacío y mantenerlo así todo lo que sea posible. Es una forma de expresar su rechazo a la condena de Rodríguez por parte del Supremo por agredir a un policía durante una protesta en Tenerife en 2014, y a la ejecución de la misma por parte de Batet, que consideraron contraria a la autonomía del Poder Legislativo frente al Judicial, mientras que por otro lado deja traslucir el malestar de la formación morada en las Islas con el grupo parlamentario del Congreso por entender, como el propio ex diputado tinerfeño, que pudo hacer algo más por intentar frenar la retirada del acta.

Desde ese día de hace ahora justos dos meses, las sucesivas opciones para sustituir al que fuera cabeza de lista por Santa Cruz de Tenerife en las elecciones del 10-N de 2019 siguen sin activarse, y coincide con el hecho de que el alto tribunal haya desestimado, el pasado viernes, el incidente de nulidad contra la resolución presentada por la defensa del ex diputado, que ya prepara el recurso ante el Tribunal Constitucional para luego, tal y como avanzó en el juicio, acudir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

Las sucesivas opciones para sustituir a Alberto Rodríguez siguen sin activarse. EP

Ocupar el escaño

A día de hoy, la Junta Electoral Central (JEC) sigue esperando que algunas de las candidatas que seguían a Rodríguez en la lista electoral se pronuncie sobre su disposición o no a ocupar el escaño. La que fuera número dos de la lista, Fátima González, perteneciente a Izquierda Unida de Canarias, ha sido la única que formalmente ya ha renunciado al escaño a través de un escrito oficial presentado el 12 de noviembre ante la propia JEC, que emitió de forma inmediata una credencial a nombre de la número tres de la plancha, Patricia Mesa. Sin embargo, desde entonces el debate dentro de Podemos en Canarias se ha intensificado sobre qué hacer con el escaño, incluyendo la posibilidad de un vacío ‘sine die’ pese a la dificultad que ello acarrearía a la coalición que sustenta al Gobierno de Pedro Sánchez.

Al proceso de reflexión que la coordinadora regional de Podemos en las Islas, Laura Fuentes, anunció que se abriría sobre cómo y cuando llevar a cabo la sustitución de Rodríguez, y sobre la persona de la lista que lo haría, parece haberse sumado en las últimas semanas una creciente apuesta por retardarla todo lo posible e incluso convertir el escaño vacío en símbolo de representación de los más de 64.000 canarios que respaldaron la lista y cuyos “derechos democráticos” se habrían visto “pisoteados” por la retirada del acta al diputado elegido en las elecciones.

Patricia Mesa, número tres de la plancha, no ha renunciado al cargo de forma explícita

decoration

Las propias candidatas que sucedían a Rodríguez en la lista consideran que la forma de sentirse representadas en ese escaño es no ocupándolo, razón por la que, junto a otras consideraciones de tipo personal y profesional, se muestran reacias, cuando no contrarias, a dar el salto al Congreso. También se están apurando todas las posibilidades de que los procesos judiciales emprendidos por Rodríguez para recuperar el escaño pudieran tener un resultado favorable pese a la improbabilidad de que tales resoluciones pudieran producirse antes del final de la legislatura.

Con todo, las presiones desde la dirección estatal de Podemos y del grupo parlamentario, y en especial de su portavoz, Pablo Echenique, para ocupar el escaño podrían forzar a una decisión en ese sentido antes del inicio del próximo periodo de sesiones en febrero, un objetivo que también el PSOE perseguiría desde fuera ante el riesgo de que la exigua mayoría parlamentaria que apoya al Gobierno perdiera votaciones importantes por un solo voto. De momento, la número tres de la lista, Patricia Mesa, a cuyo nombre está expedido en estos momentos la credencial de la JEC, no ha renunciado de forma explícita, y se da por hecho que no lo hará hasta que se adopte una decisión definitiva sobre el futuro del escaño. Cuando eso ocurra, la formación morada en Canarias ha dado a entender que no será Mesa la que acabe sustituyendo a Rodríguez, sino la candidata que ocupaba la cuarta plaza de la plancha electoral, María del Cristo González, que forma parte de la Ejecutiva regional del partido y es una de las personas más allegadas a la actual coordinadora regional, Laura Fuentes.

Compartir el artículo

stats