Portugal arrebata a Galicia una planta de 180 millones y 600 puestos de trabajo

El gigante chino Citic invertirá 180 millones en Águeda, situada cerca de Aveiro, con un precio del suelo a 10 euros el m²

Acceder una subestación de alta tensión, clave

Un trabajador en una planta de Citic Dicastal en China.

Un trabajador en una planta de Citic Dicastal en China. / CITIC

Adrián Amoedo

Adrián Amoedo

El gigante chino Citic no repetirá inversión en Galicia. El conglomerado industrial de capital estatal que en 2011 compró la porriñesa Gándara Censa ha decidido apostar ahora por Portugal para su primera fábrica de llantas en suelo europeo de su filial Dicastal. La inversión, por la que peleó la comunidad, se irá finalmente a 180 kilómetros al sur de Vigo, al municipio luso de Águeda, situado aproximadamente a medio camino entre Oporto y Coimbra y a tan solo una hora por carretera de la factoría de Stellantis en el país, en Mangualde.

El grupo, que acompañó a Citic en sus primeros sondeos de terrenos entre España y Portugal, será uno de los principales receptores de este proveedor de la automoción, que planea invertir al menos 180 millones de euros en una instalación que levantará en dos fases y que creará entre 600 y 700 empleos.

El interés de Citic por establecer una planta en suelo europeo se viene gestando ya desde antes del pasado año. En noviembre de 2022, FARO desveló los planes de Dicastal, que en un principio pasaban por tomar rápido una decisión y empezar a producir ya en 2024. La firma entonces necesitaba 100.000 metros cuadrados de suelo para levantar una megafactoría de 60.000 metros cuadrados, con la que generaría entre 500 y 700 puestos de trabajo.

Los meses fueron pasando desde entonces y las posibilidades de Galicia para acoger la fábrica se fueron reduciendo poco a poco pese a disponer de la superficie necesaria en los terrenos de la Plisan. La primera región descartada fue Castilla y León, opción barajada por la compañía asiática, que finalmente centró la decisión entre Portugal, con su agresiva política de captación industrial, y la comunidad gallega. Entretanto, la firma continuó con sus inversiones en otros países, tanto en México como en Marruecos, donde recientemente inauguró su tercera planta, en este caso de piezas de moldeado, tras invertir otros 180 millones de euros.

Proyecto

En este contexto, la Assembleia Municipal de la localidad de Águeda anunció el proyecto de Citic Dicastal. Lo hizo con la aprobación por mayoría de una propuesta para el “Reconocimiento de Interés Público” de la iniciativa empresarial, además de dar el visto bueno a la venta de terrenos y la firma de un memorando de entendimiento (o MOU, por sus siglas en inglés) para la inversión.

El polígono de Casarão, en Águeda, donde se instalará Dicastal. Google Maps

El polígono de Casarão, en Águeda, donde se instalará Dicastal. / Google Maps

El regidor de Águeda, Jorge Almeida, fue el encargado de presentar el proyecto durante la reunión de esta semana, en la que también desveló que la factoría necesitará finalmente un total de 150.000 metros cuadrados, que la empresa acordó comprar por 1,5 millones de euros (10 euros el metro cuadrado).

La planta de llantas se levantará en dos fases en el entorno del Parque Empresarial do Casarão con esa inversión de 180 millones, para lo que además será necesario trasladar un paddock de la pista de motocross que hay en la zona, que será reubicada en una parcela más al norte.

Energía

Según Almeida, convencer a Citic “fue una lucha” y lograrlo “es una victoria para el municipio”, además de algo “totalmente estratégico”. A su juicio, la decisión tuvo mucho que ver con la oferta de energía verde del municipio, ya que la planta necesita de un gran consumo y su apuesta es lograr un suministro de renovables, como le demandan también sus clientes, los principales fabricantes de coches del mundo.

Junto a ello, también es clave el disponer de una subestación de alta tensión, lo que viene demandando Vigo para la factoría de Stellantis. En este sentido, Águeda se vio fuertemente beneficiada en el reparto de los fondos Next Generation realizado en Portugal. A principios de 2022, el Gobierno luso aprobó la candidatura de la localidad para acceder a más de 20 millones de euros de del PRR, el Plano de Recuperação e Resiliência de Portugal.

Con esta financiación, Águeda tenía cinco objetivos claros para hacer más competitivo su polígono de Casarão. Por un lado, planeó invertir 8,3 millones para la implantación de una planta fotovoltaica para crear un sistema de producción y almacenamiento de energía renovable. En una segunda línea, se planeó la construcción de la subestación de alta tensión, por casi 5,7 millones de euros, con lo que esperan solucionar –al igual que pide Stellantis Vigo– los microcortes de energía para la industria.

De igual forma, la localidad destinaría otra parte de los 20 millones a instalar puestos de recarga de vehículos eléctricos, a mejorar la conexión 5G del polígono (por 1 millón de euros) y a elevar la calidad de la prevención antiincendios. Según dijo en aquel momento Jorge Almeida, Águeda consiguió con este proyecto la “mejor puntuación del país” en la licitación del PRR.

Ahora, será Dicastal la que salga beneficiada de todas estas acciones del municipio, ya que la mayoría tenían una fecha de ejecución prevista hasta la primavera de 2024, año en el que se prevé que la empresa china comience las obras. De igual forma, y como es habitual, Jorge Almeida adelantó que Citic “va a tener incentivos”. “Principalmente, alguna exención de impuestos en una primera fase”, explicó el regidor, mostrando una vez más la capacidad del país vecino para captar grandes inversiones, como sucede justo al otro lado de la raia.

Vecinos

De esta forma, Águeda vuelve a arrebatar a Galicia una gran inversión relacionada con el sector de la automoción, como ya hizo en 2015. En aquel año, se impuso a una decena de poblaciones lusas y españolas para captar una planta de fundición de la india Sakthi Auto Parts, división de componentes del gigante multisectorial Sakthi Group. Ahora, Dicastal y Sakthi serán vecinos, ya que una estará situada frente a la otra en el mismo polígono. Eso sí, en su momento la India pagó el metro cuadrado a solo 1 euro.

De igual forma, un poco más lejos –a 55 kilómetros en línea recta– estará un actor que ha sido clave para el desembarco de Dicastal en la península: Stellantis. El grupo con planta en Balaídos tiene en Mangualde una de sus factorías, en la que fabrica las furgonetas K9. La firma asiática proveerá de llantas de aluminio a la compañía que dirige el portugués Carlos Tavares.