Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estas son las condiciones que pone el Puerto de Vigo al futuro dueño de Barreras

El juzgado da diez días a los administradores para que emitan su valoración sobre las propuestas | Acreedores eligen a Meridional

Entrada principal a las instalaciones de Barreras. | // MARTA G. BREA

Diez días. Es el plazo que el juzgado de lo Mercantil número 3 de Pontevedra, con sede en Vigo, ha dado a los administradores concursales de Hijos de J. Barreras para que emitan su valoración sobre las tres ofertas presentadas para adquirir la unidad productiva del astillero. Una opinión que han formulado ya los trabajadores –en favor de Astilleros Gondán–, la propia Barreras –a través de la sociedad de Ritz-Carlton, decantándose por Armón–, acreedores y la Autoridad Portuaria de Vigo.

La entidad que preside Jesús Vázquez Almuiña ha remitido un documento a la magistrada Amelia Pérez, en el que clarifica cuáles son los requisitos que ha de cumplir la futura dueña de las instalaciones privadas más grandes de España para construcción naval. Son requisitos económicos y de actividad, ya que no se ha decantado por ninguna de las opciones; el Puerto reclama únicamente “garantizar la viabilidad económica de las concesiones y la mejor solución al futuro laboral de los trabajadores”.

Las dos concesiones a adjudicar superan los 68.000 metros cuadrados, y deberán dedicarse exclusivamente a trabajos de construcción y reparación naval. La principal, la de Avenida Beiramar 6, se extiende por 64.133 metros cuadrados. Con la ampliación del plazo, la concesión será válida hasta noviembre de 2039. Eso sí, la adjudicataria deberá realizar una inversión mínima este año de casi un millón de euros “en maquinaria, instalaciones, bienes de equipo o similares”.

La oferta de Armón incluye inversiones en las instalaciones por hasta seis millones de euros; la de Gondán, por otros ocho, sin contar con el desmantelamiento de la antigua nave de Aucosa, contaminada con amianto. Este edificio está en la concesión contigua, de 3.700 metros cuadrados, cuyo derecho de usufructo rematará en 2041.Entre ambas, la Autoridad Portuaria reclama “un volumen de negocio anual a realizar” de 32,55 millones de euros.

Es un umbral más que asequible para Armón y Gondán, pero quimérico para la tercera aspirante en este proceso, Marina Meridional. Esta última sociedad, del veterano empresario José Alberto Barreras, ya deberá alcanzar una facturación de 10 millones anuales en los terrenos de la desaparecida Vulcano, con una concesión de hasta 15 años. La compañía, Astilleros San Enrique, ha fichado al ex responsable comercial de Metalships & Docks, según pudo saber FARO, pero no ha cerrado ningún contrato todavía. El que ejercía como director general, José María Soriano, ya no forma parte del grupo.

En una providencia dictada este lunes, la magistrada ha dado cuenta de alegaciones formuladas por las auxiliares Cysterclean, Procesos Integrales AL FMS y por la sociedad Bleca Inversiones Europeas. Las tres se decantan por la opción de Marina Meridional, que ha puesto sobre la mesa el desembolso de 15 millones de euros, abonados a plazos y vía pagarés. La de los dueños de San Enrique es una opción que han rechazado de plano los representantes de los trabajadores, también a través de alegaciones, al considerarla inviable.

Con el oceanográfico para Nueva Zelanda adjudicado por Armón Vigo hace dos semanas, el astillero que preside Laudelino Alperi cuenta con una cartera más que heterogénea, formada por el ferri eléctrico para Baleària de 83 metros de eslora, el remolcador para uso interno en los astilleros del grupo (de 17 metros) y cuatro barcos oceanográficos: este para el NIWA, el de Islandia, el irlandés y el nuevo del IEO. Gondán, por su parte, ha preadjudicado a Barreras dos buques de apoyo para parques eólicos (denominados CSOV, Commissioning Service Operation Vessel), que se empezarían a construir de inmediato.

Compartir el artículo

stats