Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La eólica alerta a Feijóo de la “pérdida del tren” renovable por la falta de permisos

EGA escribe al presidente para denunciar que la Xunta está “tirando por la borda” el trabajo de estos años y critica “el bloqueo” en la tramitación

Un parque eólico de Naturgy en Galicia. // CEDIDA

Probablemente, ni en la peor de sus pesadillas la eólica gallega se imaginó que iba a llegar a 2021 con semejante panorama. Es cierto que el sector está acostumbrado a años en blanco después de la reforma energética que acabó con las primas cobradas por los parques para compensar los entonces altísimos costes y su contribución a la lucha contra el cambio climático. La comunidad, terreno fértil para el negocio del viento desde que en los años 90 se convirtió en una comunidad pionera en el aprovechamiento de los recursos autóctonos, va camino de no levantar ni un aerogenerador este ejercicio.

Ya en los dos anteriores la nueva potencia fue, según los promotores, “testimonial”: 68 megavatios (MW) de los 3.000 implantados en toda España. “No tenemos parques en construcción y, desgraciadamente, no prevemos inicios de obra en este año”, indica su líder, Manel Pazo, en una carta al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, al que ha tenido acceso FARO. Una misiva que desde el arranque deja claro la intención de “trasladarte la preocupación pro la situación de nuestro sector”.

Bloqueo en la administración

El máximo responsable de EGA pone sobre la mesa el trabajo conjunto realizado entre el colectivo y la administración autonómica “en los últimos tiempos” para “que la energía eólica pudiese actuar como palanca de desarrollo sostenible y crecimiento económico”. “La realidad es que en este momentos vivimos una significativa situación de destrucción de empleo por la inexistencia de agenda de construcción a corto o medio plazo”, se queja Pazo, que tacha el momento de “bloqueo” en “la parte administrativa”.

Este 2021 se dieron únicamente cinco autorizaciones administrativas con unos “escasos 100 MW” y “no nos consta en este periodo ninguna autorización de infraestructura de evacuación”. Nada que ver con la media de 450 MW por año que los promotores plantearon en el plan 2020-24. De esos cinco proyectos con autorización, “la tramitación más corta fue de 3 años y 8 meses desde su solicitud” y otros parques tardaron “casi 11 años” en conseguirla. “Estos plazos provocan que, cuando un parque obtiene su autorización, necesita ya tramitar una modificación”, destaca Pazo, porque “los modelos de aerogenerador ya no existen en el mercado”.

Tecnología obsoleta

Por esa razón la patronal eólica de Galicia niega que ahora mismo se puedan construir los 650 MW que, según ha dado a entender la Vicepresidencia segunda y Consellería de Economía, pendientes de obra actualmente en la comunidad. Siguen faltando los permisos para actualizar la maquinaria o las infraestructuras de evacuación.

“Las medidas adoptadas por la Xunta en esta legislatura hasta la fecha no han sido eficaces”, lamenta Pazo, en referencia a la ley de simplificación que, supuestamente, iba a agilizar la tramitación y se ha quedado “en una declaración de intenciones”. “Llevamos tiempo diciéndolo y los datos están ahí –añade–. Estamos perdiendo el tren”. Ni las medidas son “las adecuadas”, en opinión de EGA, ni la dirección es “la correcta”. Las empresas están especialmente enfadadas por las “sorpresivas” medidas que van en la ley de acompañamiento en los presupuestos de 2022 y que, entre otros cambios, amplia la distancia entre los parques y los núcleos urbanos y el archivo de los expedientes que pierdan el permiso de acceso porque la Xunta no tramita a tiempo sus autorizaciones. “La Xunta está tirando por la borda el trabajo realizado estos años”, critica EGA.

Compartir el artículo

stats