Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ATA critica la subida de la cuota de autónomos del Gobierno y achaca la caída de afiliación a la Ley Rider

Jorge Cebreiros y Lorenzo Amor. | // ALBA VILLAR

La Encuesta de Población Activa (EPA) cierra el tercer trimestre del año con 50.000 autónomos menos. El verano se salda con una caída “preocupante” en el número de trabajadores por cuenta propia, aseguró Lorenzo Amor, vicepresidente de la CEOE y presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), que vinculó el descenso a la entrada en vigor de la Ley Rider, el pasado agosto. “Puede que haya riders que eran autónomos y que hayan pasado al régimen general, que es donde la ley establece que tienen que estar”, resaltó el directivo de la organización durante la convocatoria del Comité Directivo de la Confederación de Empresarios de Pontevedra (CEP). Un acto en el que se dio luz verde a la integración de la delegación gallega de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) como parte de la organización empresarial pontevedresa.

En su intervención, Amor analizó que esas 50.000 bajas en la afiliación al RETA se corresponden con autónomos jóvenes y autónomos individuales, dos características que se ajustan a los repartidores de las plataformas de comida a domicilio. También “crecen los autónomos empleadores, es una noticia muy positiva”, dijo Amor. Todo en un marco en el que todavía se cuentan 200.000 trabajadores por cuenta propia acogidos al cese de actividad, recordó.

El portavoz de la organización de autónomos se mostró crítico con los Presupuestos Generales del Estado ya que, considera, “castiga doblemente a los autónomos”. Así, rechazó la subida de la cuota de autónomos en “un momento en el que el 70% no se ha recuperado aún”. Rechazó, por un lado, que se pretenda subir “8 euros al mes, 96 euros al año de la base mínima de cotización” de los trabajadores por cuenta propia. Y sumó a su crítica la eliminación de las deducciones fiscales que tienen un 40% de autónomos con un plan de jubilación individual. Un aspecto, este último, para el que reclamó más visibilidad de futuro.

Amor considera que las previsiones de crecimiento del Gobierno no se ajustan a la coyuntura económica actual. “Se está presentando una nueva traba, la subida de la inflación al 5,5%”, incidió. Añadió a la lista de preocupaciones la falta de componentes para la industria, el precio de la energía, de los carburantes, de las materias primas y también el precio del transporte.

Pese a que algunos expertos pronostican que la inflación será algo coyuntural, el vicepresidente de la CEOE cree que se prolongará varios meses. “Puede lastrar el ritmo de recuperación de empresas y autónomos”, incidió. En un paso más, recordó que los pequeños negocios del sector servicios están castigando sus márgenes para no repercutir estas subidas de precios. “Me preocupa que muchos no van a poder seguir aguantando”.

Ante la polémica de la reforma laboral de fondo, Amor pidió al Gobierno “un solo interlocutor para el diálogo”. En España, señaló, es más importante para los inversores “lo que pueda pasar con la reforma laboral que los Next Generation”. En este sentido, Amor puso de relieve que “el número de convenios de empresa han ido reduciéndose”, pero “entre 2012 y 2018, la flexibilidad interna salvó a muchas compañías. La posibilidad de descuelgue de los convenios sectoriales salvó a mucha gente”, consideró.

Además, puso sobre la mesa la propuesta del Ministerio de Trabajo para que las empresas no puedan superar el 15% de su plantilla con contratos temporales. Amor cargó en contra de ese ratio del 15% de temporalidad argumentando que no es aplicable a pequeñas empresas de menos de 5 trabajadores, que representan el 90% de tejido empresarial. Como puntilla, incidió en que el sector público es más asiduo de contratos temporales que el privado, contraponiendo tasas del 30% y del 24%, respectivamente.

Compartir el artículo

stats