Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El naval vigués este año: seis contratos por 250 millones

Vista de los astilleros Nodosa, en Marín, el pasado junio. Gustavo Santos

El naval gallego encara la recta final de año con la intención de cerrar nuevos pedidos. Las negociaciones para reformar o construir pesqueros, oceanográficos, dragas, yates o ferris están sobre la mesa y, como acostumbran a decir en el sector, en muchos casos “solo falta la firma”. Pese a la parada total en Hijos de J. Barreras o Astilleros San Enrique (la extinta Vulcano), la mayoría de astilleros están trabajando bien en reparaciones o refits y, como no, en nuevos buques. A la espera que algún pedido más cristalice, en el sector hacen balance. Según los últimos datos oficiales recogidos por Pymar (SA Pequeños y Medianos Astilleros Sociedad de Reconversión), durante los tres primeros trimestres del año se cerraron cinco encargos por un importe cercano a los 180 millones de euros. A ello se suma otro que ya se daba por hecho, pero que contabilizará en el último trimestre: el Instituto Español de Oceanografía (IEO) adjudicó a Armón Vigo la fabricación su nuevo buque insignia, una unidad de casi 85 metros de eslora. Sumando este encargo, el naval gallego logró amarrar este año seis pedidos por un valor global de 250 millones de euros.

Nodosa

El astillero del grupo asturiano Armón en la ciudad tenía todas las papeletas para adjudicarse el pedido del IEO tras lograr la mejor valoración técnica de acuerdo al pliego. Su propuesta, una unidad de 84,3 metros de eslora por 17,8 de manga, había obtenido 23,1 puntos frente a los 20,35 del otro astillero que pujó por el pedido, Freire Shipyard, cuya propuesta fue excluida del proceso en junio. Solo era cuestión de tiempo que el IEO anunciase la adjudicación, algo que sucedió el martes de la semana pasada por valor de casi 70 millones.

A falta de contabilizar este pedido o cualquiera que se pudiera concretar en lo que va de octubre, los cinco rubricados durante los tres primeros trimestres en los astilleros de Pymar se los repartieron Nodosa Shipyard, Armón Vigo y Freire Shipyard. En Marín se construye una draga de 64 metros encargada por la firma gallega Canlemar, mientras que en Vigo se fabrican dos oceanográficos para Emiratos Árabes Unidos y California (ambos de 50 metros y ambos de Freire), un pesquero para Argentina (de 40 metros, obra de Armón para Empesur) y un megayate de 105 metros de eslora, que será el segundo más grande fabricado en España tras el de 111 metros en fase de armamento, ambos de Freire.

JAVIER / JAC

Estos encargos son generadores de un millón de horas de trabajo y equivalentes a más de 25.000 CGT (siglas en inglés para Toneladas compensadas de arqueo). Con ello, a cierre de septiembre Galicia contaba con 14 buques en cartera por un importe conjunto de 650 millones de euros, generadores de 4 millones de horas de trabajo y más de 100.000 CGT.

Otros encargos

En las cuentas no entran los importantes contratos de refit obtenidos este año (como el del buque de exploración Falkor Too, logrado por Freire) o aquellos logrados por parte de los astilleros fuera de Pymar. Entre ellos están las cuatro patrulleras de la Guardia Civil que se reparten Aister Aluminium Shipyard y Rodman Polyships (por valor de casi 11 millones de euros, IVA incluido), el catamarán para trabajos offshore de Industrias Navales A Xunqueira (INAX) para la marinense Trames (casi 2 millones de euros) o las dos gabarras de río eléctricas para Francia que fabrica también Aister (1,2 millones).

EAD

Gondán busca acceder a más pedidos

La oferta de Gondán por la unidad productiva de Hijos de J. Barreras permitiría a la empresa asturiana, de prosperar su propuesta, ampliar capacidad, diversificar su actividad con la posibilidad de acceder a más segmentos de mercado y lograr una implantación multirregional. La operación se produce cuando Gondán impulsa un proyecto de inversión de “varias decenas de millones” para ampliar sus instalaciones en Figueras y acaba de hacer una ampliación en su filial Astilleros del Eo, en la que prevé una nueva inversión adicional.

La ría del Eo, donde concentra sus instalaciones, tiene limitaciones de calado (la compañía tiene que dragar para mover sus buques) y la limitada altura del puente de los Santos (que une las riberas asturiana y lucense) le obliga a rematar los buques de mayor porte en Gijón. Barreras le ofrece 90.000 metros cuadrados y capacidad para construir buques de gran tonelaje y de hasta 200 metros de eslora.

No es la primera vez que Gondán, un astillero mediano y de síntesis, muy dinámico y especializado en embarcaciones sofisticadas y de alto valor añadido, intenta expansionarse. En el pasado participó en Astilleros de Huelva (que asumió Izar Sevilla) y en 2005 se barajó su candidatura para hacerse con Izar Gijón, que desde 2010 está en poder de Armón, el otro grupo asturiano de referencia, que también posee una factoría naval en Vigo.

Compartir el artículo

stats