Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Armón Vigo logra la mejor valoración para construir el nuevo buque insignia del IEO

El oceanográfico “Svea”, construido por Armón Vigo, en medio de la ría. Marta G. Brea

A expensas de que el PERTE (siglas para los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica, financiados con fondos COVID) se convierta en un revulsivo y un acicate estructural para la construcción naval española, la actividad de esta industria en Galicia sigue siendo cosa de tres: Construcciones Navales Paulino Freire (Freire Shipyard), Armón Vigo y Nodosa.

El astillero supera a Freire Shipyard en la oferta técnica |El contrato, con un presupuesto de más de 80 millones de euros, será la licitación más relevante para el naval del ejercicio

La heredera de Vulcano se ha quedado sin concesión, Metalships & Docks ha entregado ya su único pedido en vigor e Hijos de J. Barreras transita, sin contratos y sin gobierno, hacia un mal desenlace. El astillero de Marín firmó este año una draga para Canlemar, y Freire hizo lo propio con dos unidades de alta tecnología: sendos oceanográficos para Abu Dhabi y para Estados Unidos. Optaba a un tercero.

Aspiraba, de hecho, a adjudicarse la licitación más relevante de todo 2021, que ha peleado hasta el final. Pero ha sido Armón la compañía que ha cosechado la mejor valoración técnica para la construcción del nuevo buque insignia del Instituto Español de Oceanografía (IEO). Una unidad de vanguardia mundial, cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) y licitada por 70 millones de euros (85,4 millones con IVA).

  • Freire construirá su oceanográfico número 11 para los Estados Unidos

    Reemplazará al "Western Flyer"

 

 

El acto de valoración de la oferta técnica, y la posterior apertura de la económica, se celebró ayer en Madrid. Armón obtuvo 23,10 puntos, frente a los 20,35 de Freire. El proyecto ganador ha sido un buque de 84,3 metros de eslora por 17,8 de manga, de mayor envergadura que el diseñado por la atarazana rival (de 78,8 metros de eslora y 18 de manga). Las dos propuestas obtuvieron idéntica puntuación en el apartado de “sistema de gestión eficiente de las condiciones de navegación del buque”, pero la atarazana que dirige Santiago Martín logró una ventaja sustancial en el capítulo segundo, relativo al “diseño y distribución de espacios científico técnicos (interiores /laboratorios)”. Será el mayor oceanográfico construido por Armón Vigo, que cuenta entre sus construcciones de investigación con unidades de gran porte como el Intermares (79,2 metros) o el sueco Svea (69,5). Del centenar de oceanográficos contratados en los últimos cinco años en todo el mundo, once llevan el sello de Freire y Armón. En ningún otro lugar del mundo, ni siquiera con los subsidiados constructores asiáticos del holding estatal China State Shipbuilding Corporation (CSSC), convive un volumen de actividad semejante en este tipo de pedidos, de la más alta tecnología.

 

  • Freire y Armón convierten al naval de Vigo en el polo global de barcos oceanográficos

    Con once contratos en cinco años, concentran mayor volumen de actividad de “gigantes” de la UE como Damen, Fassmer o los chinos de propiedad estatal Guangzhou y Wuchang

 

A excepción de sistemas de propulsión o equipamiento científico, el grueso del contrato se quedará en el naval vigués, cuyas proveedoras y auxiliares han sufrido con dureza la caída de la actividad y el colapso de Barreras. El oceanográfico se ha diseñado para ser una plataforma flexible, multifuncional y de bajo coste de mantenimiento, con la doble función de investigación pesquera y de investigación oceanográfica multipropósito, con capacidad para operar con sistemas en aguas profundas (de hasta 6.000 metros). Los espacios científicos diseñados por Armón se distribuirán en tres cubiertas, que contarán con un ascensor y espacios de habitabilidad adaptados para personas con movilidad reducida.

  • El naval vigués amarra el pedido del nuevo oceanográfico del IEO

Un barco de casi 85 metros

El astillero Armón Vigo planteó ante el IEO la construcción de un buque de 84,3 metros de eslora por 17,8 de manga. La valoración total alcanzada fue de 23,1 puntos sobre los 40 establecidos en el pliego de condiciones técnicas, con lo adelantó en 2,5 puntos a Freire.

Un barco de casi 85 metros

El tercero más grande de Freire

Freire Shipyard logró 20,35 puntos (2,75 menos) en su propuesta técnica, que incluye la construcción de un barco de 78,8 metros de eslora por 18 de manga. Sería el tercer oceanográfico más grande que construiría el astillero vigués tras el RRS Discovery y el BAP Carrasco.

El tercero más grande de Freire Lara Graña / Adrián Amoedo

El proyecto inicial lanzada por el IEO

El IEO trasladó un diseño previo cuando anunció la construcción de un barco que, en su momento, se esperaba que rondase los 90 metros. Se perfiló como un barco de investigación global, flexible, muntifuncional y de bajo coste de mantenimiento.

El proyecto inicial lanzado por el IEO

 Armón y Freire pelean también por el buque de investigación para Islandia

Freire Shipyard y Armón Vigo son referencia a nivel internacional en la construcción de oceanográficos, buques de alto valor añadido y complejidad técnica en la que el naval de la ciudad y su área sobresalen en el mercado. Esto hace que ambos se encuentren siempre al frente de prácticamente todos los concursos que se lanzan, especialmente ahora que la flota de investigación está en plena renovación en buena parte del globo. Además del barco del IEO, ambos astilleros pelean también por hacerse con el contrato para la construcción del nuevo oceanográfico de Islandia. Aunque en este caso hay otras seis atarazanas en la terna, en el que además del asturiano Gondán Shipyard hay compañías tanto de Europa como de terceros países.

 El país quiere reemplazar el veterano buque Bjarni Sæmundsson, que en sus 54 metros de eslora atesora más de 50 años de investigaciones oceánicas a sus espaldas. Para ello, el Gobierno islandés informó que el pasado 5 de mayo “se abrió una licitación preliminar” que recogió el interés de ocho astilleros. Junto a Armón, Freire y Gondán, presentaron sus credenciales los astilleros holandeses Damen y Scheepswerf De Hoop Lobith B.V., el polaco CRIST y MEST, de Feroe. Fuera de Europa mostró interés el chileno Asenav.

La licitación ya está abierta y desde el Gobierno se estima que la construcción se ejecutará durante dos años, con la idea de que el barco llegue a Islandia a fines de 2023. “Se espera que se llegue a un acuerdo sobre la construcción del barco antes del próximo 1 de noviembre”, concretó el ministro de Pesca y Agricultura, Kristján Þór Júlíusson.

 El operador final del barco será el Marine and Freshwater Research Institute, el Hafrannsóknastofnun en islandés. Por el momento Islandia no trasladó el montante total disponible para la construcción del barco ni la eslora estimada. Lo que sí señaló el Gobierno es que se apostará por el uso de combustibles alternativos y que uno de los objetivos principales será la reducción de la huella ambiental del buque, una tendencia habitual en las nuevas construcciones tanto de este como de otro tipo de barcos.

Compartir el artículo

stats