Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La dueña de Barreras busca comprador para el crucero Evrima tras el fiasco del proyecto

El “Evrima”, en el dique seco de Astander. FDV

El objetivo, traspasarlo “lo más avanzado posible”, sin descartar que esté inacabado

decoration

El primer nombre con el que se bautizó la construcción 1705 de Hijos de J. Barreras fue Azora. El término fue registrado en la oficina europea de patentes y marcas (European Union Intellectual Property Office, Euipo) por Cruise Yacht Opco, una de las compañías del entramado que dirige Douglas A. Prothero, y que ha contado con el fondo norteamericano Oaktree como accionista principal. El crucero de ultralujo pasó a llamarse después, como avanzaría FARO, Evrima. Esta vez la marca no fue notificada a través de la sociedad de Malta, que explota la marca The Ritz-Carlton Yacht Collection, sino que fue la propia cadena hotelera. La filial del emporio Marriott International cursó la petición el 30 de mayo de 2019, justo cuando Barreras firmó el segundo buque premium –que nunca entró en vigor–, y un mes antes de que todo empezara a saltar por los aires en Beiramar, con la paralización del proyecto Havila. Esa compenetración entre Marriott y Prothero hace aguas ahora. “El barco está en venta, se busca una naviera o un fondo que quiera explotarlo”, inciden fuentes próximas al proyecto. “Si prosperan los planes de hacer más unidades, no será bajo el paraguas de la misma marca”. En el sector, fuera del astillero vigués, también son conocidos estos planes. Este periódico trasladó esta información tanto a la armadora como a la cadena hotelera, sin respuesta.

El proyecto arrancó con un presupuesto de 180 millones de dólares, y se ha disparado a un coste de ejecución –no armador, sin contar el tax lease– hasta los 480 millones de euros. Es una desviación que deberá abonar la armadora en los doce años que marca el acuerdo con las entidades financiadoras, blindadas casi completamente por el organismo semipúblico Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (Cesce), con el rendimiento comercial de la venta de billetes. Hasta la fecha, la fecha inaugural del Evrima se ha modificado en cuatro ocasiones. La primera estaba programada para febrero de 2020 desde Fort Lauderdale (Florida), en paralelo a la celebración de la Super Bowl; la última, de momento, se ha fijado para el 6 de mayo próximo desde Lisboa. El buque permanece en el dique seco de Astander, sin que hayan comenzado los trabajos de habilitación de los camarotes del pasaje. Entre las opciones que se barajan está el de la venta de la construcción sin terminar. Un macrobrote de COVID entre operarios de auxiliares ha retrasado la ejecución de los trabajos en los últimos días.

El proceso

La culminación del Evrima fue el motivo que empujó a Cruise Yacht YardCo, otra de las sociedades de la red –que termina en las Caimán, como desveló FARO–, a asumir la propiedad del mayor astillero privado de España. Se modificó el precio del contrato en 80 millones de euros, incluyendo una compensación por penalidades de 16 millones en favor de la propia Ritz, y el buque pasó a ser de su propiedad, con una hipoteca real a su favor sobre los terrenos privados de Barreras. Ya como presidente ejecutivo de la atarazana, Prothero garantizó en todo momento que se terminaría la construcción, y que ya estaban trabajando en dos unidades “hermanas”. Ninguna de las proveedoras o auxiliares vinculadas al Evrima vio nunca esos planos. “Nuestro plan es iniciar la construcción del 1706 a finales de este año y comenzar la construcción del tercero en la primera parte del próximo año. Ya estamos trabajando en el diseño de esos buques y preparando el inicio de su construcción”, aseguró el canadiense en una reunión virtual con decenas de auxiliares hace solo trece meses. Con el crucero en Santander, acudió a Chantiers de l’Atlantique para negociar la construcción de aquellos dos “hermanos” en Saint Nazaire, tras dar un paseo a bordo del MSC World Europa.

Desde la firma en 2019 del que iba a ser el primer gemelo del Evrima –al no haber entrado en vigor no hubo desembolso de ningún hito al astillero–, no se han producido más apariciones públicas ni del responsable de Oaktree en este proyecto, Andreas Krämer, ni del director global de bienes inmuebles de Marriott International, Timothy Grisius. De Oaktree sí fue la decisión de cesar al consejo de administración, con Prothero al frente, y de designar a la consultora Kroll para la negociación de un ERTE a la plantilla y la venta de la compañía, que prevé materializar antes de finalizar el año. En tanto el blindaje anticoncursal está desplegado hasta el 28 de febrero, hasta entonces se podría prolongar el proceso para traspasar la compañía. Hay siete inversores interesados, según fuentes próximas a Barreras.

Registro de la marca comercial Evrima

Compartir el artículo

stats