Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia lidera el encarecimiento de la vivienda por el tirón de las casas y chalés

El precio de la vivienda sube impulsado por la compra de casas con la pandemia FdV

Como el resto de actividades no esenciales, la construcción paró durante las primeras semanas de confinamiento y el periodo de hibernación de la economía que el Gobierno impulsó para frenar la primera ola del coronavirus. Ese mes, en abril del pasado año, en Galicia se levantaron solo 68 viviendas.

Los precios en julio subieron casi un 20% | La hipoteca media supera los 144.000 euros y cubre el 76% del coste | En los inmuebles unifamiliares, el crédito supera los 247.000

La pandemia pilló al ladrillo en plena efervescencia, sacudiéndose por fin los restos del pinchazo de la burbuja inmobiliaria que le dejó en dique seco una década entera. En un sector tan, tan vinculado al sentimiento del consumidor, intenso en empleo, muy relacionado con la industria y los servicios y, además, dependiente de la liquidez del sistema financiero, la enorme incertidumbre provocada por la crisis sanitaria despertó los temores a otro ciclo de atonía. No fue así porque su propia salud era distinta a la de 2008, sin precios sobrevalorados, y las medidas tomadas por las administraciones evitaron el shock de hogares y empresas. La construcción en Galicia se aceleró desde el justo momento de la reapertura –el número de inmuebles nuevos superó los 540 en mayo de 2020 en la comunidad– y las compraventas recuperaron los niveles previos gracias a la demanda latente y la importancia que las familias dan al bienestar de la vivienda tras el encierro. Y los precios empiezan a notarlo.

El metro cuadrado rondó de media los 972 euros en julio en Galicia, según el balance publicado ayer por el Consejo General del Notariado, tras un incremento anual del 19,5%, la mayor subida de todo el país. El importe se situó en 1.226 euros en el caso de los pisos y de 700 euros en las construcciones unifamiliares, donde se registra el encarecimiento anual más fuerte, un 21,9%, frente al 11,6% del resto de viviendas.

El alza del precio medio en el conjunto del país fue del 2,2%, hasta los 1.475 euros por metro cuadrado. Las otras dos comunidades con mayor encarecimiento son Baleares y Aragón, ambas cerca del 12%. Hay cinco regiones que cerraron julio con caídas, sobre todo Navarra, un 10,5%, y País Vasco, cerca del 6%.

Galicia volvió a superar el nivel de las 2.000 compraventas en el arranque del verano. Fueron, exactamente, 2.250, lo que supone un ascenso del 14,2% en comparación con julio de 2020. En todo el Estado crecieron un 22,9%. Una de cada tres viviendas vendidas en la región son casas o chalés. En los siete primeros meses del ejercicio actual van 13.360 operaciones, un 45,6% más que en el mismo periodo del pasado año.

El mercado hipotecario refleja también el dinamismo del sector con una subida de casi el 30% en el número de préstamos concedidos en julio: 1.389. La cuantía, en cambio, avanza muchísimo menos, únicamente el 1,2%, hasta los 144.474 euros de media.

La evolución no es igual según el perfil del inmueble. El crédito entre los pisos incluso se redujo un 5,4% (115.121 euros), mientras que para viviendas unifamiliares llega a los 247.000 euros después de un alza del 26%. Hay dos razones en la distinta velocidad a la que avanzan las compraventas y las hipotecas en Galicia. Una, que la mayoría de operaciones se paga sin préstamo (el 53,1%). Y dos, que la financiación pedida y aprobada por las entidades cubre algo menos del 76% del precio del inmueble.

  • El precio de la vivienda en Galicia sube hasta máximos de los últimos ocho años
    La comunidad encabeza con Asturias y País Vasco el encarecimiento en 2021

Fuerte demanda

A pesar de la todavía difícil coyuntura sanitaria y económica, el sector resiste en volúmenes y precios gracias “a la notable fortaleza de la demanda”, como también insisten los Registradores en su informe del mercado inmobiliario del primer semestre.

“La últimas crisis económicas normalmente han estado acompañadas de correcciones en el mercado de vivienda, tanto en número de compraventas como en precios”

decoration

Pero esta vez “el hecho de que la vivienda se haya situado en el foco de no pocos ciudadanos como consecuencia del cambio de preferencias en los requerimientos de sus viviendas tras la crisis sanitaria” y “la reconfiguración de la cesta de destino en sus recursos en el contexto de los últimos trimestres” –añaden los Registradores, en referencia al ahorro acumulado por la imposibilidad del gasto en los meses de restricciones duras– ha llevado al sector a “atravesar con notable solvencia la situación”.

El colectivo da por hecho de que el “favorable ciclo inmobiliario” se alargará si la recuperación de la economía es “intensa, con su correspondiente mejora en los niveles de empleo y salarios”. “De lo contrario –continúan– resultará difícil mantener los actuales niveles de actividad y precios”.

Compartir el artículo

stats