Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Buscando casa?: así se cotiza el metro cuadrado según el concello de Galicia

Precio de la vivienda en Galicia por municipios

Precio de la vivienda en Galicia por municipios

La visión de la vivienda como un valor refugio transciende ya lo puramente financiero. La pandemia recuperó la idea del hogar como guarida en su noción más básica tras el mes y medio de confinamiento domiciliario de la primera ola y las muchas restricciones a la movilidad que se repitieron en los meses siguientes. Los que pueden, buscan mejores inmuebles. Más grandes, exteriores, en entornos urbanos menos saturados y a ser posible con terreno. Y todo ese auge se está trasladando a los precios.

El metro cuadrado de la vivienda en Galicia se situó en 1.210 euros en el primer trimestre de este año, como recoge el último balance del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, un 1% más que en el mismo trimestre del pasado ejercicio. La comunidad encabeza los incrementos junto con Asturias (1,6%) y País Vasco (1,1%), frente a una caída del 0,9% en el precio tasado en el conjunto del Estado. Respecto el cierre de 2020, el importe de las vivienda sube el 0,3%, una décima más que el total del país. Desde 2013 la vivienda no era tan cara en Galicia.

La evolución es muy diferente en los concellos más poblados de la región, aunque la tendencia es claramente alcista. Solo hay tres que registran caídas de precios: Ourense, donde bajan un 1,9% este año; Carballo, que roza el 6% de caída; y un 3,2% en Arteixo. A Coruña (1.811 euros por metro cuadrado), Santiago de Compostela (1.688 euros) y Vigo (1.557 euros) están a la cabeza de los precios después de un ascenso del 7,9%, el 2,3% y 3,6%, respectivamente, en comparación con el primer trimestre de 2020, cuando la pandemia estalló. La variación anual en Oleiros es del 5,7% (1.405 euros); un 1,1% en Cangas (1.255 euros); un 1,6% en Culleredo (1.254 euros); y del 5,7% en Pontevedra (1.226 euros).

“A contrario de lo que venía sucediendo en años anteriores, en 2020 y a comienzos de 2021 la vivienda gallega se mostró más inflacionaria, o menos deflacionaria, que la española”, destaca el equipo de expertos de la Universidade de Santiago y el Centro de Investigaciones de Abanca que elabora el informe anual sobre la economía gallega. “La vivienda es un bien de inversión –recuerdan– cuya demanda se ve fuertemente condicionada por las rentas familiares, el empleo y las expectativas económicas a medio y largo plazo” . La recesión provocada por el coronavirus afectó al sector “y a principios de 2021 apenas comienza a recuperarse de su profunda caída, existiendo una gran incertidumbre sanitaria y económica que hace difícil el análisis y las previsiones a medio y corto plazo”.

Parece que las ventas se recuperan y que la demanda en Galicia resiste mejor que en otras partes de España. Las transacciones de vivienda entre enero y mayo subieron un 27%, hasta las 7.677. Es hasta lógico porque en esos meses en 2020 se vivió lo peor de la crisis sanitaria y económica. Pero el volumen de compraventas es también superior al acumulado durante el mismo periodo de 2019, cuando se contabilizaron 7.444. Sí se nota un freno en las nuevas obras. Hasta mayo se concedieron visados para 1.545 viviendas nuevas, reformas y rehabilitaciones, lo que supone un descenso anual del 17%. En todo el año pasado fueron 3.453 y por encima del 43%, unas 1.500, se dieron para viviendas unifamiliares, entre las que el incremento se situó en el 6% y en los mayores niveles en una década.

Compartir el artículo

stats