Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano - Liga Asobal
Nacho Moyano Entrenador del Balonmán Cangas-Frigoríficos del Morrazo

“Fuimos de menos a más y recuperamos nuestra identidad”

Nacho Moyano: "Fuimos de menos a más y recuperamos nuestra identidad" David García | Marta Clavero

El Balonmán Cangas se garantizó el pasado domingo su permanencia una temporada más en Asobal. Aún así, Nacho Moyano (Majadahonda, 1988) no cambió ayer sus costumbres. Desde muy temprano ya estaba en O Gatañal descargando vídeos de partidos, planificando trabajo y recibiendo alguna que otra llamada muy especial, como la de Manolo Cadenas. La continuidad del técnico madrileño en el banquillo de O Gatañal ya está confirmada oficialmente para los dos próximos años y Moyano ya trabaja con la dirección deportiva en la planificación de la próxima temporada.

–Si hace dos semanas, después de la dolorosa derrota 19-18 en Nava, alguien le dijese que hoy el Cangas estaría ya tranquilo, con la permanencia conseguida sin tener que esperar al atípico partido de mañana entre Granollers y Guadalajara, ¿le creería?

–Aquel sábado fue muy jodido y el viaje de vuelta a Cangas también. No puntuar en Nava entraba dentro de lo posible, pero fue cómo se produjo después de ir ganando todo el partido. A eso le sumamos que Guadalajara le ganó a Ademar y fue muy duro. Pero cuando llegamos nos pusimos a trabajar, marcamos en la pizarra todos los escenarios posibles y todos conducían a lo mismo: ganar nuestros dos partidos en casa y sacar esos cuatro puntos. Nosotros teníamos que hacer nuestros deberes.

–El domingo viendo el trancurso del partido entre Guadalajara y Puerto Sagunto, ¿sufrió más que estando en su propio banquillo dirigiendo a su equipo?

–[Risas] Fue muy parecido, casi igual. Sufrí mucho. Todos sabíamos que era muy difícil, pero creo que al llegar a los minutos finales con esa igualdad a Guadalajara le costó gestionar la parte emocional.

–En esta temporada tan atípica por el COVID y con un final aún más extraño, por los partidos a jugar con la competición en teoría ya acabada, habría que destacar la profesionalidad de un equipo como Sagunto, que pese a estar descendido no dejó de competir.

–A lo largo de la temporada hay muchas variables que no siempre se ven. Hay equipos que cuando logran sus objetivos a lo mejor se dejan ir y no siguen con el mismo rendimiento de la primera vuelta. Eso nos daba algo de miedo. Por ello lo de Puerto Sagunto, compitiendo hasta el final, es digno de alabar.

–Seguro que en los últimos días habrá pensado más de una vez en esos puntos o partidos que se fueron y que a lo mejor no debieran: el de la primera vuelta contra Cisne y Sinfín o la derrota en casa ante Aranda.

–Más que en esos partidos yo pensaba en el punto que se nos fue contra Bidasoa o en la derrota de Puente Genil. El Cisne en la primera vuelta fue superior a nosotros, Sinfín es un rival que se nos atascó todo el año y la verdad es que lo de Villa de Aranda en nuestra pista fue inexplicable. Una de las cosas que este equipo debe mejorar para el próximo año son precisamente esos finales apretados, que se deciden sobre la bocina.

–Con la perspectiva que ahora da el tiempo, es evidente que el equipo fue de menos a más a lo largo de la temporada. El tramo final con la victoria ante Ademar, los empates ante Logroño y Sagunto y los triunfos ante Antaitasuna y Guadalajara, son una buena muestra.

–Yo diría que el equipo tuvo dos caras. Una entre septiembre y noviembre, que no fue la mejor. Y luego a finales del año pasado y ya durante toda la segunda vuelta se vio otra mucho mejor. Fuimos creciendo, yendo a más y creo que si la temporada continuase este equipo aún iría a más.

–Eso también se percibió en el rendimiento en O Gatañal. Al equipo le costó ser fuerte precisamente en la que es su fortaleza y en la primera vuelta solo se sumaron un empate contra Puente Genil y la victoria ante Nava.

–Fue algo muy extraño. El resultado del partido de Cisne nos condicionó mucho y no estuvimos a la altura. La gente en esos momentos no vio al equipo que sí se vio en la segunda vuelta, donde recuperamos nuestra identidad y fuimos fieles a la garra y entrega que caracteriza a este club.

Nacho Moyano conversa ayer en o Gatañal con el director deportivo del Cangas, Óscar Fernández, y con el jugador Adrián Menduíña. Fdv

–Esta temporada no se puede entender sin el COVID, los aplazamientos y los dos confinamientos a los que se vio sometido el club. ¿Cómo afectó todo eso?

–Se puede resumir fácil: los jugadores decían que este año hicieron más pretemporadas que en toda su vida. Hubo que rehacer varias veces toda la planificación y hubo que hacer más sesiones de carga física, que es precisamente lo que más odian los jugadores. Los dos confinamientos fueron muy diferentes. Del primero, con la práctica totalidad de la plantilla que dio positivo, no salimos mal...¡salimos peor! Aún hoy hay algunos que sufren algunos efectos. En los primeros entrenamientos había jugadores que tenían que sentarse y tomar aire porque no aguantaban. Fue devastador. El segundo fue distinto. Hubo una pérdida de forma, pero las consecuencias más importantes vinieron por la acumulación de partidos y viajes en el mes de mayo.

–Un tramo final en el que además contaron con las bajas de Carlos Vilanova y Alberto Martín, lo que sobrecargó de minutos a Quintas y Dani Cerqueira.

–La lesión de Carlos le llegó justo cuando estaba en su mejor momento y la de Alberto obligó a que Quintas y Cerqueira tuviesen que jugar los 60 minutos. De alguna manera Dani era nuestro termómetro y en función de su estado físico parábamos un poco los entrenamientos o acelerábamos.

–Cubrir el hueco que deja su retirada es quizás el principal reto para la próxima temporada. Y no solo por lo puramente deportivo.

–Sin duda. Es uno de los líderes del vestuario, de los que cohesiona el grupo y en este tramo final hemos visto al mejor Dani Cerqueira de los dos últimos años. Es muy difícil poder encontrar a alguien que pueda dar todo lo que da él.

–La permanencia debería contribuir a que siga buena parte del bloque de este equipo, en el que los más jóvenes han tenido mucho peso y protagonismo desde el inicio. No se trata de sacar la bola de cristal, ¿pero se puede intuir un buen futuro para el Cangas después de la ‘mili’ que han supuesto estos dos años?

–Han tenido un crecimiento lineal y nunca han estado por debajo de un notable. El Cangas ha hecho una apuesta de futuro, que le permite a estos jugadores jóvenes crecer individualmente y a nosotros como club. Es importante para las dos partes porque hay equipos con muchos jóvenes, pero son pocos los que tienen minutos importantes en pista y que juegan en los momentos críticos.

–¿Cuáles son las claves que destacaría como esenciales para que el Cangas haya logrado la permanencia en la temporada más difícil de Liga Asobal?

–Es verdad que ha sido la más difícil, lo dicen todos los entrenadores. Lo primero que destaco es el factor del grupo y a los líderes del vestuario: no pensar que estaba todo hecho en los momentos buenos y no venirse abajo en los malos. Después diría que el rendimiento de los jóvenes, que fueron de menos a más. A continuación el rendimiento de veteranos como Javi Díaz y Dani Cerqueira, que llegaron al tramo final de la liga en su mejor momento y fueron fundamentales. Y cómo no, O Gatañal. Nos costó, pero al final le dimos a la gente lo que nos exigía y ellos nos acabaron llevando hacia arriba.

–Es el entrenador más joven de Asobal. Ha tenido llamadas de confianza y apoyo de maestros como Manolo Cadenas, Pasqui o el propio seleccionador nacional, Jordi Ribera. Y no menos importante: el respaldo del club ¿Qué balance hace?

–Estoy muy agradecido. Esas personas que acaba de citar son mis referentes, mis ídolos. Son gente muy normal y cercana. Llamaron para animar cuando las cosas iban mal y para que no nos confiásemos cuando iban bien. Estoy también agradecido al club y a Cangas. Esta es mi casa y no se me ocurre un sitio para estar mejor. Para mí estos dos años han sido de un aprendizaje máximo y también siento que fui de menos a más porque al principio me costó dar con la tecla y sacar el máximo rendimiento al grupo. Estoy muy contento de que al final de la temporada le hayamos podido devolver a la gente todo lo que nos dio.

Nacho Moyano, ayer en el pabellón de O Gatañal. Fdv

Eugenio González no acude a la conciliación con Blázquez

El Xulgado de Primera Instancia e Instrución número 2 de Cangas ha dado por concluido el acto de conciliación instado por el presidente de la Federación Española de Balonmano, Francisco Blázquez, contra el concejal de Deportes de Cangas, Eugenio González, por la carta que remitió al Consejo Superior de Deportes (CSD) denunciando una persecución contra el Cangas. El edil, tal como había anunciado, no acudió, aunque a efectos legales se tiene la conciliación por intentada. Ahora la parte que reclama la conciliación puede dar el siguiente paso, que puede ser una demanda por vía civil si considera que las declaraciones del edil suponen una intromisión ilegítima en su honor o por vía penal con una querella por injurias o calumnias.

Compartir el artículo

stats