Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano - Lga Sacyr Asobal

El último servicio del gran capitán

Dani Cerqueira es manteado por sus compañeros al término del encuentro ante el Guadalajara. |  // S. ÁLVAREZ

Dani Cerqueira es manteado por sus compañeros al término del encuentro ante el Guadalajara. | // S. ÁLVAREZ

O Gatañal ha despedido a su gran capitán. A los 36 años y después de haber pasado los nueve últimos en la disciplina del Frigoríficos del Morrazo Dani Cerqueira ha decidido colgar las botas. Las dificultades para poder compaginar su vida laboral y personal con la práctica del balonmano han empujado al de O Rosal a tomar esta determinación. El choque del domingo en el Palau Blaugrana ante el Fútbol Club Barcelona pondrá el punto y final a la carrera de un jugador que fue fichado a raíz del último ascenso a la Liga Asobal del conjunto cangués y que ha acabado convirtiéndose en uno de esos “canteranos de adopción” que acaban convirtiendo Cangas en su hogar

“El deporte es muy exigente. Hay entrenamientos diarios, tengo un trabajo, una niña y se me hace difícil. En los partidos está bien, pero durante la semana me costaba mucho. Hay que valorar todo y decidirse, porque el deporte es pasajero y hay que acabar en algún momento”, razona el pivote del Cangas, que no olvida mostrarse “muy agradecido y afortunado por todo lo que he vivido”. Cerqueira lo deja en el que quizás es su mejor momento de forma en los últimos dos años. La lesión de Alberto Martín lo obligó a él y a su compañero de bloque central defensivo, Juan Quintas, a dar un paso adelante y ahí ha surgido el mejor Cerqueira. Esforzado e inteligente en labores defensivas y acertado en ataque. “El año pasado acabé con muchos dolores de espalda. Justo antes del confinamiento de marzo me hicieron una resonancia y detectaron un desvío de las vértebras en la zona lumbar. Tuve muchos dolores, pero la verdad es que este año no me ha molestado nada”, relata.

El capitán junto a Óscar Fernández el día de su presentación como jugador del Frigoríficos del Morrazo. Carmen Giménez

Su historia con el Frigoríficos es una historia de fidelidad, no la de los 39 millones de euros fijados por contrato de Messi, sino una real. Año tras año declinó ofertas de mayor cuantía para irse, alguna de ellas prácticamente irrechazable. “Hubo una que me planteé mucho, pero se solucionó, porque quería quedarme. Tira mucho el hecho de que el club se esforzase, y eso es de valorar”, reconoce. No se trató de dinero, sino de la posibilidad de emprender una vida laboral para después de dejar las pistas. Un día que ya ha llegado. Cerqueira no se imaginaba que acabaría echando raíces en Cangas. “Cuando fichas por un equipo no sabes el tiempo que vas a estar. Pero desde el primer día el trato con los compañeros y la directiva ha sido increíble, nunca he tenido queja. Incluso en las épocas en las que las cosas no iban muy bien te apoyan”, afirma. “Estás cómodo, te sientes bien, y cuando te das cuenta han pasado nueve años [risas]. Ya se fueron retirando Eijo, Soliño... A todos nos llega el momento”, añade.

El pìvote rechazó ofertas económicas superiores para seguir en el Cangas

decoration

Formado en A Guarda, la carrera de Dani Cerqueira ha sido un tanto atípica. Fichó en juveniles por el Novás y desde allí dio el salto a la Liga Asobal con el Academia Octavio. Lo hizo de forma tardía, con 25 años, pero para quedarse. Dos años en Vigo lo llevaron a otros nueve en Cangas. Y aquí ha ido incorporando poco a poco más elementos en su repertorio. Comenzó muy centrado en labores defensivas, en donde se ha acabado convirtiendo en un auténtico especialista y en el líder del equipo. Pero progresivamente ha ido adquiriendo más galones y relevancia en ataque y de hecho en la campaña 2018-2019 fue el máximo realizador del Frigoríficos con 89 dianas.

Cerqueira en el partido de Copa EHF ante el CSM Bucarest. Santos Álvarez

Además, el rosaleiro también ha ejercido de talismán en O Morrazo. Con él el Frigoríficos nunca ha descendido. Y espera que la tradición no se rompa este año. “El Cangas está acostumbrado a estar en esa pelea. Nuestro objetivo está muy claro que es salvarse. Hemos llevado al límite todos estos años ese lema de que En Cangas ninguén se rende”, señala el jugador. La clave para él es evidente. “Es luchar todos juntos. Algunos equipos dicen que es que estamos acostumbrados a jugar este tipo de partidos por evitar el descenso, pero el secreto es que estamos unidos y que la gente está siempre con nosotros, aunque vayamos perdiendo. La cuestión es intentar devolverle a la afición todo lo que nos da”, dice. Su último servicio a tan noble causa fue el sábado. Ahora solo le falta despedirse en el Palau para iniciar una nueva vida fuera de las pistas.

Un buen final en un año “muy difícil”

“Conseguimos 22 puntos y al menos hemos podido acabar ganando estos dos últimos partidos y con buenas sensaciones”, resume Cerqueira en su valoración de una campaña “muy complicada por todo lo que ha pasado. El grupo de este año ha sido increíble, con viajes raros, sin gente en el pabellón, con confinamientos... Esto nos ha unido aún más y entre todos hemos conseguido sacar las cosas adelante”. El capitán del Cangas justifica la celebración final tras la victoria ante el Guadalajara en que “era un partido a vida o muerte. Ganando no nos salvábamos seguro, pero perdiendo sí estaríamos descendidos. Había que liberar la tensión”. El choque le recordó a tantos otros de campañas anteriores, “como el de Sagunto de hace tres años, en el que tuvimos que remontar, o el del Teucro de hace un par... Ayer [por el sábado] estábamos ganando de cinco, se ponen a uno... Nunca tenemos partidos tranquilos”.

"De estos años me quedo con los compañeros, con los del Cangas y con los de mis equipos anteriores", asegura

decoration

Sobre el hecho de tener que esperar para saber si hay permanencia afirma que “es algo que se sabía desde hace un par de semanas. Lo que no tiene sentido es que se juegue la última jornada en horario unificado y luego haya un partido [el Granollers-Guadalajara]. No alcanzo a comprenderlo”. Asegura tener buenos recuerdos “de todos estos años, los primeros sufriendo, luego los dos de Europa, más tarde volviendo a pelear por salvarse”, pero con lo que se queda es “con los compañeros, con los amigos del Cangas y de otros equipos”.

Compartir el artículo

stats