Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CD Tenerife

Paulino Rivero, un presidente de "corazón"

Paulino Rivero, confirmado como vigésimo segundo presidente en la historia del Tenerife | "Acepté la propuesta por mi cariño y mi pasión por este club", afirma

Paulino Rivero, nuevo presidente del Tenerife. Andrés Gutiérrez

Contó Paulino Rivero Baute, justo después de tomar posesión del cargo de presidente del Tenerife, que su corazón le había ganado a su cabeza, que había dado el paso de asumir tal responsabilidad por una cuestión de "cariño" y "pasión" por el club blanquiazul. Contó también que durante los dos meses que pasaron desde que Miguel Concepción confirmó que iba a dejar el cargo, mientras valoraba la propuesta de los cuatro accionistas mayoritarios de la entidad –José Miguel Garrido, Concepción, Conrado González y Amid Achi– de ponerse al frente del representativo, vivió "una especie de película" en la que repasó los momentos en los que estuvo muy cerca del Tenerife, pero no como aficionado, que siempre lo ha sido, sino casi como salvador en momentos delicados. Una vez siendo consejero del Cabildo Insular para impulsar la remodelación del Heliodoro Rodríguez López e instalar el primer videomarcador, en 1986, más adelante para acordar con Javier Pérez la venta de los palcos del estadio y ayudar al club a superar una crisis económica en la campaña 00/01, y finalmente cuando, en 2006, reunió a los empresarios en la cumbre de La Ermita para cubrir el vacío de poder que se había producido por la renuncia de Pérez Ascanio. De esas reuniones salió Concepción como presidente. Cerca de 17 años después, Rivero tomó el relevo del empresario palmero.

Eran las 18:20 de la tarde, cuando el notario Alfonso Cavallé cerró la junta extraordinaria de accionistas del club, celebrada en el Hotel Escuela de la capital tinerfeña, comunicando que se habían aprobado los nombramientos de cuatro nuevo consejeros, el citado Rivero, más Alba Aula Sánchez, que será secretaria, Santiago Pozas Arjona y Juan Guerrero Sánchez. De esta manera quedaron ocupadas las vacantes dejadas por Miguel Concepción, Milagros Luis Brito, Francisco Mares y Juan Manuel Quintero. El consejo se completa con dos de los integrantes del anterior grupo de gobierno, Conrado González (vicepresidente) y Samuel Gómez Abril. Concepción, tras tantos años presidiendo la mesa, era testigo desde las sillas, en primera fila, junto a accionistas acreditados y otros asistentes. Se había producido un relevo histórico dentro de un año histórico.

Fue entonces cuando Rivero tomó la palabra por primera vez como presidente del Tenerife. Expectación, mucha expectación. Radios emitiendo en directo y todas las miradas puestas en el vigésimo segundo presidente del club desde su fundación en 1922. Sin la necesidad de un guion ni de un texto escrito, tirando de tablas por su largo recorrido en el ámbito de la política, Paulino comenzó su discurso agradeciendo la gestión realizada por la anterior directiva y siguió envolviendo con naturalidad sus palabras de tinerfeñismo, confesando que había librado una lucha interna en la que el sí le había ganado al no. Por una parte, la cabeza le decía "qué necesidad tienes de meterte en estos berenjenales", pero el "corazón" también tuvo algo que opinar en este asunto. "Ha sido mi cariño, mi pasión y todo mi sentimiento por este club lo que me ha llevado a aceptar", confesó emocionado.

De esta introducción pasó a la exposición de los cinco puntos sobre los que se sostendrá el Tenerife en los próximos cinco años.

El área deportiva

Poniendo por delante que en el deporte no hay garantía de éxito, "ni con todo el dinero del mundo", situó el objetivo deportivo en el ascenso a Primera División en un plazo no superior a los cinco años, los que durará su mandato. Para ello apuntó que la generación de recursos económicos será esencial. Rivero señaló que teniendo el decimoprimer presupuesto de Segunda, como el del Tenerife, "puede que te suene la flauta", pero observó que "lo normal" es no subir con tanta desventaja. En consecuencia, apuntó que será indispensable aumentar la inversión.

Y ahí entra la cantera con un papel protagonista. En esta nueva etapa, el 20 por ciento de la plantilla procederá de la base del club. Algo así como que en un grupo de 25 futbolistas, cinco serán canteranos. "Pero este no es un gesto de cara a la galería, sino una necesidad", aclaró el presidente. "Si queremos aspirar a estar en Primera, habrá que hacerlo de manera sostenible, y para ello hará falta tener una mayor capacidad económica; y eso puede venir con la mejora de ingresos, pero también con que seamos capaces de contar con una fábrica de jugadores", destacó.

Rivero no redujo la captación de jóvenes valores a la actividad que se desarrolla a diario en la Ciudad Deportiva Javier Pérez. Amplió el círculo a toda la provincia. "En la Isla hay 262 clubes y eso significa que hay unos 2.600 equipos. Además, en Tenerife tenemos 103 campos y un total de 217 en la provincia; hay 25 mil fichas federativas. ¿No vamos a ser capaces de captar a una parte, de ir involucrándolos a todos para que podamos nutrir al equipo con jugadores de la cantera?", planteó antes de recordar que "Pedri y Moleiro son de la cantera de Tenerife". En esa línea, afirmó que "cualquier campo debe ser una parte del gran proyecto que persigue este club con el fútbol base", más allá de la "bendición" de los que hay en la Ciudad Deportiva.

Área económica

La prioridad del recién nombrado consejo de administración pasa por aumentar los recursos para potenciar el proyecto deportivo. En principio se dejará más adelante la alternativa de aplicar una ampliación de capital. A corto plazo, el plan consistirá en negociar con acreedores para reducir la deuda y poder destinar algo más de dinero a fichar.

Infraestructuras

Para Paulino Rivero, la construcción de un estadio no es algo urgente, pero sí lo es la mejora de "las tripas" Heliodoro Rodríguez López para que sea una instalación "digna". Aparte de eso, el club trabajará para completar las obras de la Ciudad Deportiva y añadir los "últimos remates", y se reunirá con los rectores de la Federación Tinerfeña de Fútbol para darle un lavado de cara al complejo de El Mundialito. "No podemos renunciar a unas instalaciones complementarias como esas, pero haría falta mejorarlas", advirtió.

Comunicación y marketing

Rivero lo ha tenido todo en cuenta, incluso la relación del club con los medios de comunicación. "Tenemos una prensa deportiva muy peleona que necesita que la alimentemos", recordó convencido de que lo que demanda la afición es conocer mejor a los jugadores con entrevistas individuales, porque los futbolistas son "los protagonistas, los que intervienen en el espectáculo". Por tanto, se comprometió a hacer "un esfuerzo" para que el club se abra, porque la entidad necesita a los medios como vehículo para dirigirse a la sociedad". El presidente aclaró que la prensa no debe ser concebida por el Tenerife como su enemiga.

Área social

"El alma de este proyecto es la afición". Con esta frase, Rivero puso al tinerfeñismo en un lugar preferente. No podía ser menos. Y, cómo no, también ha pensado en esa parte esencial del entorno del Tenerife, "porque un club no puede ser grande sin una masa social". Rivero sostiene que el cuidado de la relación con otros equipos de la Isla fomentará la fluidez de la corriente de tinerfeñismo. Pero no será lo único. "Se realizará un trabajo de aproximación a los socios, a los abonados, a los aficionados en general para que el estadio se convierta en una fiesta, y no solo durante los 90 minutos de juego, sino para que las familias vayan a pasarlo bien", explicó antes de añadir la "herramienta de la Fundación, que permite que el club le devuelva a la sociedad parte de lo que recibe de ella" con el apoyo al fútbol base, la incorporación de la mujer al deporte, con trabajos formativos, con la ayuda al deporte inclusivo...

También habrá espacio para los veteranos, que ejercerán de "embajadores" del club. "Podrían ser un estilete para entrar en los colegios o en los municipios", indicó. Y se pondrá en marcha el museo, en principio, en los locales vacíos que hay en el Heliodoro Rodríguez López. "Hablaremos con el Cabildo para que nos cedan esas dependencias", avanzó. Otras de las ideas son la creación de un carnet del Tenerife que daría derecho a descuentos y otras ventajas, la apertura de tiendas oficiales en otras zonas de la Isla, la inclusión en la directiva del club de la figura del defensor del aficionado...

¿Con o sin sueldo?

Rivero aseguró que nadie va a cobrar por ser miembro del consejo de administración –habría que modificar los estatutos sociales del club–, pero matizó que quien realice una "tarea determinada" recibirá un sueldo, porque "esto es una empresa".

Relación con Garrido

La organización del Tenerife cambia a partir de ahora. Los cuatro accionistas principales, José Miguel Garrido, Miguel Concepción, Conrado González y Amid Achi, pactaron ir de la mano, aunar esfuerzos y evitar discrepancias. En conexión con ellos estará Paulino Rivero, seguro de que se entenderá con ellos "a la perfección", lo mismo que con los demás accionistas. "Le vamos dar voz a todos para que tengan contacto directo con el club y con el presidente", dijo.

Lo que queda de Liga

Paulino Rivero se estrenará mañana como presidente del club en un partido del primer equipo, coincidiendo con la visita del Andorra al Rodríguez López. Con toda la segunda vuelta de la Liga 22/23 por delante, considera que los de Ramis deben seguir peleando para "incorporarse al carro del ascenso" a Primera. "En los últimos seis partidos, quitando el lunar del derbi, la mejoría ha sido notable. Hay una plantilla muy interesante y competitiva y se han recuperado jugadores que estaban lesionados, así que habrá que ver cómo marchan las cosas en los próximos meses, pero soy optimista", comentó el nuevo presidente del Tenerife.

Las cuentas y la gestión, aprobadas

Antes del plato fuerte de la tarde, el nombramiento del nuevo consejo de administración del Tenerife, se sirvió el aperitivo de la celebración de la junta ordinaria, la habitual de cada mes de diciembre, esta vez reducida a solo tres puntos del orden del día, el visto bueno a las cuentas y a la gestión de los dirigentes en el último ejercicio y el turno de ruegos y preguntas. Para que la junta se llevara a cabo en primera convocatoria, fue necesario que participara un mínimo del 25 por ciento del capital social del club. Se exigían 44.742 acciones presentes o representadas, y se presentaron 94.598. Miguel Concepción llevó 81.736, la empresa Only One Way (José Miguel Garrido) puso 10.388, Eugenio Ibáñez Biondi asistió con 1.718, Pedro Pérez lo hizo con 511 y José Luis Hernández, en nombre del colectivo Pequeños Accionistas, con 245. La junta dio luz verde a las cuentas y a la gestión del consejo con la misma proporción de votos, 92.635 a favor (Concepción, Garrido y Pérez), 245 en contra (Hernández) y 1.718 abstenciones (Ibáñez). La deuda del Tenerife al cierre del pasado ejercicio fue de 17,48 millones de euros y el balance fue negativo, con 1.888.095,52 euros de pérdidas respecto al curso anterior. El gasto en la plantilla deportiva fue de 10.872.000 euros. La junta ordinaria terminó con un breve turno para ruegos y preguntas. Solo intervinieron Hernández y Biondi. El primero ya había tomado la palabra antes de la votación de las cuentas anuales para trasladar una consulta sobre la desvinculación del gerente Juan Amador y el dinero asignado para trabajos de consejeros. Las respuestas, por escrito.

Apuntes de la Junta


Ramis y Cordero

Plena confianza

Paulino Rivero destacó el trabajo de Juan Carlos Cordero y Luis Miguel Ramis. "No hay previsión de cambios", avisó.


Base

Con el mismo jefe

Sin entrar en detalles, el presidente del club confirmó que el máximo responsable del fútbol base del Tenerife, Juan José Rivero, continuará desarrollando su cometido. "En estos momentos no hay ningún tipo de cambio", apuntó.


Asesor

Cargo para Quintero

Juan Manuel Quintero, consejero del Tenerife hasta ayer, será nombrado asesor del presidente en el primera reunión que celebre el consejo. Se ocupará de la relación con los veteranos y las peñas.


Nuevo estadio

No es una prioridad

"Soy partidario de tener un estadio digno, que es el Heliodoro. Las condiciones sociales, políticas, económicas y deportivas irán marcando la pauta para saber si en otros tiempos vamos a necesitar un nuevo estadio", advirtió.


Las votaciones

Sin oposición

Los cuatro nuevos consejeros del club fueron admitidos uno por uno, con votaciones independientes. Todas, con el mismo resultado, de 94.353 votos a favor y 245 abstenciones procedentes del colectivo Pequeños Accionistas.


Compartir el artículo

stats