Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tokyo 2020 - Vela

La singladura hacia la gloria de Nico Rodríguez

27

Nico Rodríguez y Jordi Xammar ganan el bronce en el 470 de vela en Tokyo 2020

El vigués consigue junto a Jordi Xammar el bronce en la clase 470 y culminan un ciclo brillante en el que siempre han estado en el podio internacional

Nico Rodríguez completó la singladura de su vida. El vigués ya tiene en el bolsillo esa medalla por la que llevaba cinco años peleando junto a su compañero Jordi Xammar y que ha perseguido durante la última semana por el inestable campo de regatas de Enoshima, donde abundaban las encerronas y nada parecía garantizado.

La pareja formada por el gallego y el catalán conquistó el bronce en la clase de 470 después de una apasionante medal race en la que finalizaron en quinto lugar, suficiente para proteger la tercera posición con la que arrancaban el día. El oro fue para Australia, gran dominadora de la clase, y la plata para Suecia que tampoco se vio amenazada en ningún momento por el barco español.

Después de una semana compleja en la que los vientos regalaron unas condiciones complejas, la medal race examinó de nuevo la capacidad de Rodríguez y Xammar. No era una situación sencilla para ellos. A su alrededor el entusiasmo de días anteriores había desaparecido. El martes la vela española había sufrido un terrible palo. Sus barcos salieron al agua con la convicción de tener tres medallas en la mano y regresaron a puerto con el botín casi vacío. Cuando Nico y Jordi volvieron a la base tras disputar sus últimas regatas se encontraron un auténtico funeral. Trataron de aislarse para evitar que el pesimismo se les acabase por contagiar, pero el temor a un nuevo revés flotó en el ambiente.

El barco de Nueva Zelanda, su gran amenaza ya que arrancaba la jornada en cuarta posición, presionó al máximo aunque necesitaba meter dos barcos entre ellos para adelantar a los españoles. Finalmente solo pudo colocar a uno.

27

Nico Rodríguez y Jordi Xammar ganan el bronce en el 470 de vela en Tokyo 2020 EFE, Reuters

Desde el principio los australianos y los suecos se situaron al frente de la prueba con Nico y Xammar en tercera posición. Así se mantuvieron hasta el segundo tramo de ceniza en el que Nueva Zelanda, obligados a ser más agresivos, encontró algo más de velocidad y consiguió rebasar a los españoles. Pero seguía sin ser suficiente para ellos. Los suecos se mantenían firmes y a mitad de regata Rodríguez y Xammar entendieron que ya no había opción de lograr la plata y había que proteger la tercera plaza de la general. En la última popa los americanos acudieron también a la pelea y se colocaron por delante de Nico y de Xammar, que en ese momento sabían que lo primordial era no cometer errores porque la medalla estaba en el bolsillo. Y así finalizaron en quinta posición para asegurar el podio junto a Australia y Suecia.

Después de todo el ciclo olímpico sin bajarse de las posiciones de podio en Mundiales y Europeos, los Juegos eran el colofón soñado para quienes han sido la mejor pareja de la clase solo por detrás de los australianos, intocables. El campo de regatas de Enoshima y las condiciones que se encontraron esta semana le añadieron picante y emoción a la situación, pero Nico y Xammar han terminado por encontrar el premio con el que soñaban cuando hace cinco años decidieron montar este barco con vistas a los Juegos de Tokio. En aquel momento el vigués estaba a punto de coger un avión para irse a trabajar como odontólogo a Holanda. Aparcó sus planes y se subió al barco que le ha llevado al final a la gloria olímpica y a convertirse en el tercer vigués que logra una medalla en unos Juegos. Antes que él, solo alcanzaron esa gloria Moncho Gil en los Juegos de 1920 como parte de la selección de fútbol y Begoña Fernández en Londres 2012 con la selección de balonmano.  

Compartir el artículo

stats