La vieira vuelve a casa por Navidad y en mayor cantidad

Se permiten 4.000 kilos al día

Participan una treintena de barcos

Artesa Rías Baixas se suma a la evisceración que realiza Porto de Cambados

El pectínido debe superar los 11,5 centímetros

Descarga de vieira en el muelle de Tragove (Cambados) durante la pasada campaña. Mañana estará de vuelta. |   //  IÑAKI ABELLA

Descarga de vieira en el muelle de Tragove (Cambados) durante la pasada campaña. Mañana estará de vuelta. | // IÑAKI ABELLA / Manuel Méndez

Manuel Méndez

Manuel Méndez

Mañana comienza una de las campañas de pesca más esperadas del año, ya que permitirá llevar a los mercados uno de los productos mejor valorados y más demandados en Navidad, la vieira.

Iba a iniciarse el día 4, pero dado que la vieira que se pesca un día es eviscerada y envasada al siguiente, se ha decidido esperar al 11, puesto que con los festivos del 6 y el 8, la semana pasada se antojaba del todo inapropiada para esta actividad.

Así pues, la temporada de la vieira regresa a la ría de Arousa. Y lo hace participación de una treintena de barcos, sobre todo matriculados en los puertos de Cambados y Rianxo, aunque también hay uno de A Illa y otro, de Ribeira.

Volandeira

En realidad son prácticamente el doble las naves que podrían ser despachadas para la captura del preciado pectínido. Pero no todos los armadores van a cambiar de aparejos o zona de pesca para capturar vieira, dado que prefieren seguir adelante con una campaña de la volandeira que les está reportando buenos resultados y, sobre todo, excelentes cotizaciones en lonja.

Esa treintena de embarcaciones que, según las estimaciones del patrón mayor de Cambados, Alejandro Pérez, podrían iniciar mañana la esperada temporada de la vieira, van a disponer de un tope diario total de 4.000 kilos.

Esto supone una tonelada más que el límite establecido en campañas anteriores. Una ampliación de cupo que se realiza para dar mayor rentabilidad tanto a los pescadores como a las dos empresas que en esta campaña van a ocuparse de la evisceración.

Habitualmente solo lo hacía Porto de Cambados, dependiente de la cofradía de pescadores de la localidad. Pero desde mañana también se llevará una parte la empresa Artesa Rías Baixas, situada en el polígono de Barro y con experiencia en esta actividad, ya que se ocupó de la evisceración y comercialización de la vieira de Ferrol.

Lo que se va a hacer es destinar el 70% de las capturas diarias a Porto de Cambados y el 30% restante a Artesa. Es decir, que si se alcanzan los 4.000 kilos previstos cada día como techo, la empresa de la cofradía se ocupará de eviscerar 2.800 kilos, llevándose al polígono de Barro los otros 1.200.

Venta de vieira francesa en la plaza de Vilagarcía, ayer.

Venta de vieira francesa en la plaza de Vilagarcía, ayer. / M. Méndez

“Este año vamos a estar juntos los barcos de Cambados y de Rianxo, lo cual nos limitaría mucho si solo pudiéramos disponer de una empresa evisceradora, de ahí que decidiéramos ampliar el tope y dar entrada a una segunda firma”, remarca el patrón mayor cambadés.

Muestreos optimitas

El mismo que muestra sus deseos de que los muestreos e informes técnicos realizados acierten, ya que hablan tanto de abundancia de vieira como de un producto de calidad y buen tamaño.

Esto es importante, teniendo en cuenta que si bien la ley permite vieira desde 10 centímetros, para que resulte rentable a las empresas evisceradoras debe superar los 11,5.

La flota arousana saldrá de dudas desde mañana en zonas de pesca como el entorno de A Pobra y Ostreira.

Vieira francesa

A la espera de acontecimientos, los vendedores de las plazas de abastos se mostraban ayer ilusionados con el comienzo de la campaña de pesca de la vieira en Cambados y Rianxo, pues entienden que “pronto podremos vender la vieira de nuestra ría”, que suele despacharse a 2,5 o 3 euros la unidad.

Los placeros lo exponen de este modo al tiempo que explican, y lamentan, que llevan “demasiado tiempo vendiendo vieira francesa”.

Y esto los lleva a declarar que “si la de Francia se puede vender sin eviscerar, también debería permitirse la venta de la gallega en las mismas condiciones”. A

lgo que siempre se descartó debido a la rigurosidad de los controles sanitarios que se realizan en las aguas gallegas, los cuales detectan con frecuencia niveles de toxicidad que impiden extraer vieira. Y mucho menos sin eviscerar.

Depuradores de moluscos

“Es una vieja petición de los depuradores de moluscos, pero los niveles de biotoxinas habituales no lo permiten”, explica el patrón mayor cambadés, Alejandro Pérez.

Reconoce que en el mercado de fresco la vieira de Cambados tendría más valor. Pero también sabe que “en caso de querer despacharla así, habría muchos días a lo largo del año en los que no se podría coger, debido a que las biotoxinas obligan a prohibir la extracción con frecuencia”.

Ahora mismo, sin ir más lejos, “no se podría extraer si no fuera para evisceración”, confirma.

Abundando en ello, el patrón mayor cambadés quiere dejar patente que “si ahora que tenemos montada la planta de evisceración cambiamos el sistema de venta para dar salida a la vieira de fresco, todos acabaríamos perdiendo, ya que la flota iba a estar parada muchos días”.

En definitiva, que se opta por el sistema actual, centrado en la extracción de vieira para eviscerar.

[object Object]

La flota no solo inicia mañana una nueva campaña de pesca de la vieira, sino que también comienza el segundo mes de extracción del centollo.

Preguntado por ello, y por la repentina escasez de este producto, el patrón mayor de Cambados, que también es pescador de este recurso, responde que “no hay queja, porque se pescó bien al principio, y aunque ahora hay menos cantidad, los precios están acompañando”.

Cita como ejemplo que “en el puente de la Constitución se estuvo pagando a 40 euros, cuando el año pasado por estas fechas rondaba los 20 y ni siquiera llegaba a los 40 en Navidad”.

Lo que quiere decir es que, “en realidad, no es que ahora desapareciera el centollo, sino que hay menos que otros años, y quizás sea el que tiene que haber”.

Y añade: “Que se pescara tanto centollo durante tantos años seguidos es lo que no era normal; lo de ahora es parte de uno de los altibajos que tienen muchas especies”.