La presión sobre el furtivismo parece dar fruto

Se han reducido las infracciones en un 6,7%, a pesar de incrementarse las inspecciones en un 4,2%

Gardacostas se incautó de 22.173 artes o aparejos ilegales y decomisó 22.184 kilos de diferentes especies

Efectivos de Gardacostas levantando nasas ilegales en la ría.

Efectivos de Gardacostas levantando nasas ilegales en la ría. / Iñaki Abella

Manuel Méndez

Manuel Méndez

Un total de 8.430 inspecciones que dieron como resultado la apertura de 2.083 actas de infracción por furtivismo y/o pesca ilegal, todo ello entre el 1 de enero y el 30 de septiembre.

Un periodo, dicho sea de paso, en el que se decomisaron 22.184 kilos de pescado, crustáceos, bivalvos y cefalópodos, además de realizarse 22.173 incautaciones de redes, nasas, “cacharros” de pulpo, jaulas y otros útiles, aparejos o artes de pesca y marisqueo ilegales.

Ese es el balance provisional de Gardacostas de Galicia, que de este modo sigue estrechando el cerco contra la pesca ilegal y/o el furtivismo.

Balance positivo

Una presión tan importante que, en base a esos mismos datos provisionales correspondientes al ejercicio en curso, lleva a la Consellería do Mar a realizar un balance altamente positivo.

Y lo hace tanto alabando las intervenciones efectuadas por los integrantes de dicho servicio, como manifestando que parece apreciarse una mayor concienciación del sector a la hora de repudiar esta lacra.

Riesgo para el consumidor

Un viejo problema, cabe insistir, que no solo afecta a los propios profesionales del mar, sino que puede suponer una amenaza para la salud pública.

En el departamento que dirige el conselleiro Alfonso Villares lo saben. Por eso al analizar los operativos llevados a cabo por Gardacostas, hasta el pasado día 30, concluyen que la estrategia de este departamento, “adaptando sus controles a las zonas, épocas y especies de mayor relevancia”, se está demostrando eficaz.

La vigilancia aérea se impone en las rías

Manuel Méndez

Menos artes incautadas

Prueba de ello es que se ha confirmado “un pronunciado descenso en la incautación de artes, con alrededor de 10.000 menos que en 2022”, al igual que “desciende ligeramente el número de kilos decomisados de las distintas especies”.

Cierto es que, planteadas así, estas reflexiones pueden ofrecer dudas. Lo que ya se presta a menos interpretaciones es decir que esto ha ocurrido “aún habiéndose incrementado en un 4,2% las inspecciones realizadas”.

Y no solo eso, sino que “se han reducido las infracciones en un 6,7%”, lo cual puede deberse –quieren creer en Mar– “a una mayor concienciación del conjunto del sector sobre la importancia y necesidad de erradicar la lacra del furtivismo”.

Inspecciones efectivas

Tanto si es por esa mayor concienciación, como si es fruto del miedo de los ilegales a fuertes sanciones, lo cierto es que las inspecciones realizadas por los guardacostas parecen cada vez más efectivas.

En buena parte debido, también, a la renovación de los medios de que dispone y a la realización de controles itinerantes, es decir, inspecciones que varían en función de múltiples factores, tratando de controlar la pesca ilegal y el furtivismo por áreas, épocas y especies de mayor relevancia en cada momento, optimizando así la efectividad del servicio”.

Cauces reglamentarios

Así lo apuntan en Mar, que de este modo insiste en tratar de garantizar que solo lleguen al consumidor productos con plenas garantías sanitarias para su consumo. Y esos son, única y exclusivamente, los comercializados a través de los cauces reglamentarios.

Ese es uno de los grandes objetivos de la lucha contra el furtivismo. El otro es evitar la competencia desleal, la esquilmación de los recursos y demás daños que los ilegales causan a los verdaderos profesionales del sector pesquero y marisquero, cuya importancia socioeconómica en Galicia está fuera de toda duda.

El balance por zonas:

De ahí la trascendencia de los operativos realizados en lo que va de año en las zonas que a continuación se reseñan:

  • Zona 1.
costa lucense y Ferrol hasta Punta Frouxeira (Valdoviño),
  • Zona 2.

En el Área de Ferrol, que abarca toda la ría ferrolana y la cara norte de la de Ares-Betanzos, fueron 213 incautaciones, 660 kilos decomisados, 721 inspecciones y 98 infracciones.

  • Zona 3.
parte sur de la ría de Ares-Betanzos,
Un operartivo de los guardacostas contra la pesca ilegal.

Un operartivo de los guardacostas contra la pesca ilegal. / Iñaki Abella

  • Zona 4.
Malpica y Fisterra
  • Zona 5.

A medida que los controles se acercan a las Rías Baixas aumentan los problemas. De ahí que entre Fisterra y Porto do Son, lo cual incluye a la ría de Muros-Noia, se realizaran 3.898 incautaciones de material y se decomisaran 4.934 kilos de producto, elevándose a 837 las inspecciones realizada y a 278, las infracciones tramitadas como propuesta de sanción.

[object Object]

Creen que hay más concienciación

En Mar cree que puede existir “una mayor concienciación del conjunto del sector sobre la importancia y necesidad de erradicar la lacra del furtivismo”.

Mar se marca dos objetivos claros

A través de Gardacostas, Mar quiere que solo lleguen al consumidor productos con totales garantías de consumo y evitar el daño que los ilegales causan a los profesionales del sector.

Más medios disponibles

En la Consellería do Mar sugieren que al “buen trabajo” de Gardacostas contribuye “la renovación parcial de su flota realizada en los últimos años, pues dispone de medios más modernos y eficaces con los que hacer frente a prácticas irregulares”.

Aplauden la estrategia

En Mar aplauden la estrategia puesta en marcha por Gardacostas, en el sentido de adaptar sus controles a las zonas, épocas y especies de más relevancia. En esta época, por ejemplo, buena parte de la vigilancia se centra en el centollo

  • Zona 6.
Corrubedo y Arousa Norte (Barbanza) 4.018 kilos decomisados
  • Zona 7.

La de Arousa Sur (costa de O Salnés) es una de las áreas más delicadas. El balance provisional habla de 2.154 kilos de producto intervenidos y 3.714 útiles o aparejos incautados. En este caso con 1.071 inspecciones efectuadas y 353 infracciones.

  • Zona 8.
San Vicente de O Grove e incluye tanto la ensenada de A Lanzada ría de Pontevedra y Aldán 5.433 útiles y 5.043 kilos de producto,
  • Zona 9.

Ya en la ría de Vigo y la zona costera de A Guarda hay que hablar de 4.643 útiles interceptados y 2.467 kilos decomisados, pero también de 1.688 inspecciones –fue donde más– y de 278 actas de infracción.

  • Interior.

A los datos expuestos hay que sumar los referidos a los operativos llevados a cabo en Ourense y el interior de las provincias de Lugo, A Coruña y Pontevedra. Suman 134 kilos decomisados, 360 inspecciones y 36 infracciones.

Diferentes tipos de furtivos:

Estos son los tipos de furtivismo existentes,  según el informe titulado “El furtivismo marino y su incidencia en la Comunidad Autónoma de Galicia”, encargado hace un par de décadas por la Fiscalía General al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil:

  • Furtivo "legal"
goza de todos los requisitos que benefician a cualquier mariscador o pescador profesional, 

También se considera furtivo legal al que habitualmente supera los topes establecidos y, en definitiva, a todo aquel que se aprovecha de su condición de pescador o mariscador para colocar en el mercado unas capturas ilegalmente obtenidas.

Vigilantes de la cofradía de A Illa probando drones.

Vigilantes de la cofradía de A Illa probando drones. / Iñaki Abella

  • Furtivo doméstico
personas que residen en los municipios costeros, generalmente personas mayores y marineros jubilados

En su informe, la Guardia Civil hacía constar que el furtivo doméstico “parece estar socialmente aceptado, al ser oriundos de la zona y no generar alarma social”.

  • Furtivo vacacional
 cuantos durante sus periodos de descanso, sobre todo en verano, acuden a las zonas costeras y/o de baño 

El informe de la benemérita añade que “su aceptación social varía de unos lugares a otros, en función del perjuicio que esa actividad puntual pueda causar a otros usuarios”.

  • Furtivo marginal

Es el “furtivo con carencias de integración social y necesidades económicas; personas que por sus circunstancias personales se encuentran en alguna situación de falta de integración social, por presentar psicopatologías adictivas y comportamientos y conductas de desarraigo tales como toxicomanías, alcoholismo, desempleo crónico por falta de adaptación y similares”.

Según la benemérita, “la tolerancia a este tipo de furtivismo es bastante amplia en términos generales, aunque representa, al igual que el resto de conductas, una parte del problema”.

  • Furtivo recreativo
“personas que, amparadas por sus licencias de pesca recreativa, capturan especies para las que no están autorizadas

A lo que añade que, en algunos casos, “esta actividad es llevada a cabo como complemento económico a otras ocupaciones profesionales”.