Percebeiros & bateeiros: la "guerra de la mejilla" vuelve a sus orígenes

Las cofradías se manifestaron en San Caetano 48 horas después de que lo hicieran los mejilloneros

Manuel Méndez

Manuel Méndez

Por mucho que algunos se empeñen en decir lo contrario, la disputa entre bateeiros y percebeiros siempre existió, ya que la semilla o cría de mejillón que los primeros necesitan para encordar sus viveros –la popular mejilla– crece en las mismas rocas en las que se desarrolla el percebe.

Y claro, los percebeiros sostienen que los bateeiros destrozan su producto, mientras que los mejilloneros los acusan de querer impedirles la recolección de cría para hacerlo desde las cofradías y después vendérsela.

Esos son solo algunos de los argumentos que manejaron siempre unos y otros, de ahí que cada año se produjeran disputas en las piedras.

Una vieja historia y nuevos argumentos

La única diferencia es que cuando había abundancia de mejilla era mucho más fácil conseguirla en cualquier piedra, mientras que con la escasez es más complicado encontrar las rocas adecuadas, y tanto unos como otros tratan de protegerlas.

Los percebeiros defienden su 16% de la costa como un santuario intocable en el que subsistir

La protesta de los percebeiros, con una pancarta de la Federación de Cofradías. / Xoán Álvarez

Si a esto se suma que la Consellería do Mar ha querido limitar las zonas de trabajo de los mejilloneros, es más fácil de entender el por qué de esta “guerra”, ya que los bateeiros no aceptan esas restricciones y los percebeiros no quieren perder sus mejores zonas.

Frente a esto, la Administración lleva meses intentando calmar los ánimos y contentar a unos y a otros. Pero lo ha hecho peor, por lo que se ha enemistado con las dos partes.

"Cofradías del percebe"

Y eso es lo que propició que ayer se manifestaran en Santiago las llamadas “cofradías del percebe”, situándose a las puertas de la Xunta solo 48 horas después de que lo hicieran los bateeiros.

Una protesta en la que quedó claro que las agrupaciones de percebeiros quieren defender con uñas y dientes el 16% de la costa que les entregó Mar en el reparto realizado en su día, y que consideran “intocable”.

No están dispuestas a ceder ni un metro más, ya que creen que solo así pueden preservar unos tramos del litoral atlántico que consideran verdaderos santuarios; los cuales dicen necesitar para subsistir.

Los percebeiros defienden su 16% de la costa como un santuario intocable en el que subsistir

Una de las imágenes más simpáticas que deja la manifestación de los percebeiros. / Xoán Álvarez

Por eso en la concentración en tierras compostelanas, arropada por la Federación Gallega de Cofradías, pidieron a la conselleira de Mar, Rosa Quintana, que “aguante firme” con los planes de explotación del percebe.

“Las piedras son de todos"

“Las piedras son de todos, y las responsabilidades en ellas, también”, podía leerse en una de las pancartas desplegadas a las puertas de San Caetano, donde se remarcó que el percebe está “en peligro de extinción” si se permite que los bateeiros recojan mejilla en sus “santuarios”.

El PP de Arousa se desmarca de la Xunta en la "guerra de la mejilla"

Manuel Méndez / Iñaki Abella

“Queremos una gestión de los recursos respetuosa y sostenible”, insistían los representantes de las cofradías, al tiempo que cuestionaban las “chapuzas políticas en el sector del mar”.

[object Object]

La coordinadora del PP en O Salnés, Paz Lago, pide al PSOE comarcal que reclame las explicaciones sobre las cargas policiales del jueves contra los bateeiros "a la delegación del Gobierno en Galicia, dado que la responsabilidad es directamente suya”.

Para añadir que “poner el foco de esas cargas en el PP es demagogia y tratar de manipular a los ciudadanos con fines electorales”.

De ahí que Lago reclame a los socialistas “que pidan públicamente explicaciones a la delegación del Gobierno y dejen de caldear el ambiente para, entre todos, volver a la senda del diálogo para encontrar una solución rápida que resuelva este problema”.

Federación de Cofradías

El presidente de la Federación de Confrarías de Galicia, José Antonio Pérez Sieira, explicó que los bateeiros pueden seguir viviendo sin las piedras reservadas para el percebe, mientras que su homólogo en Pontevedra, y patrón mayor de Bueu, José Manuel Rosas, hizo hincapié en que cuando los mejilloneros recogen cría dejan las piedras “como si fuera monte quemado”, es decir, que “acaban con la biodiversidad”.

El presidente de las cofradías pontevedresas, que recordó que los bateeiros facturaron en 2022 un total de 151 millones de euros, y que “aún así, quieren más”, aprovechó para arremeter contra los políticos en su conjunto, diciéndoles que “cuando hay miseria hay que saber repartir; no se puede dar todo a unos y nada a los demás”.

Rosa Quintana anima a las dos partes a negociar

Por su parte, la conselleira de Mar, Rosa Quintana, reconocía ayer estar “tremendamente triste y preocupada” ante una situación que “no está calmada”, sino todo lo contrario.

No se trata de pensar solo en el presente de uno u otro sector, sino de velar por el futuro de ambos

Rosa Quintana

— Conselleira de Mar

Así, convencida de que “esta no es la fórmula para resolver los problemas”, ha vuelto a llamar al diálogo, pidiendo a percebeiros y bateeiros que se sienten con ella y su equipo para buscar soluciones “dentro del consenso y el diálogo”, ya que “las posturas enfrentadas no resuelven nada”.

La titular de Mar también ha incidido ayer en que los cambios legislativos que se aplican “siempre son difíciles de entender”, pero también cree que a veces son necesarios. Sobre todo, argumenta, porque “no se trata de pensar solo en el presente de uno u otro sector, sino de velar por el futuro de ambos”.

[object Object]

Después de que los socialistas saltaran a la palestra para arropar a los bateeiros y condenar las cargas policiales del jueves, cuando los productores se concentraron en Santiago para exigir acceso libre a la mejilla, desde el PP lamentan que el PSOE utilice este asunto con fines electoralistas.

Especialmente en A Illa, donde el aún alcalde, Carlos Iglesias, y el alcaldable –también socialista– Luis Arosa, definieron lo sucedido en Compostela como una carga policial “brutal” y una “violenta represión”, exigiendo la mediación del presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, además de pedir dimisiones.

Frente a esto, en el PP replican que “la Policía Nacional depende de la Delegación del Gobierno en Galicia”, es decir, del socialista José Ramón Gómez Besteiro, “y por tanto es a él a quien deben pedir responsabilidades por la carga policial, no a Rueda”.

Dicho de otro modo, que “las responsabilidades deben pedírselas al Estado y no a la Xunta de Galicia”, espetan los conservadores.

Los mismos que aseguran que “hasta ahora en el PSOE solo hablaban de los bateeiros, pero ya piden que se medie entre ellos y los percebeiros, lo cual demuestra que están haciendo política partidista y utilizando al Ayuntamiento de A Illa”.

Lo cierto es que los socialistas isleños se posicionaron por partida doble. Por un lado, Carlos Iglesias y Luis Arosa hablaron como Concello de A Illa para “trasladar al sector bateeiro total respaldo” y mostrar una “enérgica condena a la agresión brutal y descontrolada de la que fueron víctimas”.

Por otra parte, la agrupación socialista exigía “el cese inmediato de la conselleira Rosa Quintana, por la brutal y desmesurada carga policial contra los representantes del sector en Santiago”.