Rañeiros da Ría tendrá que dar la cara

Los mariscadores le exigen que explique lo sucedido con el caos del libre marisqueo

Asistentes a la frustrada campaña de libre marisqueo, en aguas de O Bohído. |   //  NOÉ PARGA

Asistentes a la frustrada campaña de libre marisqueo, en aguas de O Bohído. | // NOÉ PARGA / Manuel Méndez

Manuel Méndez

Manuel Méndez

El caos en que se ha convertido el paro biológico subvencionado aplicado al libre marisqueo en Arousa no deja de deparar sorpresas ni de desatar indignación.

De ahí que algunos mariscadores de a flote a quienes sus patrones mayores prometieron cobrar ayudas no vayan a poder hacerlo.

Y de ahí, también, que ahora exijan explicaciones a la asociación gestora de la campaña marisquera en las zonas “libres”, Rañeiros da Ría.

Demandas judiciales

Pero no solo eso, sino que estudian interponer demandas judiciales y organizar medidas de presión contra la propia asociación Rañeiros da Ría y la Consellería do Mar, ya que alegan que no tienen dónde trabajar y tampoco pueden cobrar indemnización alguna.

Para entender todo esto hay que recordar, como ya explicó FARO en ocasiones anteriores, que se estableció una ayuda para los rañeiros afectados por la suspensión del libre marisqueo. Y para cobrarla deben demostrar que trabajaron un mínimo de 120 días en 2022 y 2021.

El lío de los 120 días

Dicho esto, también cabe recordar que en un principio, algunos pensaron que iban a cobrar aún sin haber alcanzado esos 120 días, por haber estado de baja, pero ya se explicó que no va a ser así, ya que la ley en vigor no lo permite.

A mayores, algunos de esos mariscadores de a flote se encuentran ahora en una compleja situación, ya que “entregamos los roles para poder cobrar por el parón y ahora, aunque no podamos recibir la ayuda, no tenemos el rol para poder trabajar”, argumentan.

Zona improductiva

Por si no fuera suficiente, “resulta que establecieron el paro biológico para el libre marisqueo pero dejaron abierta una pequeña e improductiva zona, para así tener una justificación y obligarnos a ir a ella para no tener que pagarnos”, sostienen.

Es por todo esto que exigen una solución y piden explicaciones a Rañeiros da Ría, para que esta entidad –sustentada por las cofradías de Cambados, A Illa, Vilanova y O Grove– diga "quién ha metido la pata en todo esto, por qué nos mintieron y qué podemos hacer”.

Es la entidad gestora

Demanda que se debe a que Rañeiros da Ría es la entidad gestora del libre marisqueo desde hace años y a que, en consecuencia, parece suya toda o parte de la responsabilidad por el fracaso de la campaña.

Un fracaso de las zonas comunes que la propia asociación asumió desde el preciso momento en el que reclamó a la Consellería do Mar que le subvencionara el cese de actividad efectivo desde el pasado día 1.

Y advierten quienes le piden respuestas de que “muchos nos estamos organizando para adoptar medidas de presión e incluso denunciar en el juzgado a quienes provocaron esta situación”.

Alguien nos está mintiendo, y hay patrones mayores que no se atreven a dar la cara pero tienen que asumir su responsabilidad”, claman los afectados.

A Illa

Cuando piden esas explicaciones se refieren, sobre todo, al de A Illa, que es el único que sigue en el cargo de los cuatro que avalaban a Rañeiros da Ría, ya que Antonio Otero (O Grove), Ruperto Costa (Cambados) y María José Vales (Vilanova) perdieron el poder que tenían tras las pasadas elecciones.

Además, entre quienes los sustituyeron parecen surgir ya muchas dudas, de ahí que, según indican algunos mariscadores de a flote, incluso el patrón mayor vilanovés desde hace apenas tres meses, Rosalino Díaz, se mostrara partidario de aclarar y solucionar la difícil situación de los rañeiros que no pueden cobrar la ayuda por el cese del libre marisqueo.

“Que hagan lo que tengan que hacer, pero que nos ayuden, porque no tenemos dónde trabajar ni ingresos que llevar a casa”, sentencian los rañeiros de A Illa que encabezan este movimiento de repulsa social.