Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia pierde fuerza como proveedor de almeja y berberecho en España

“Rañeiros” arousanos muestran su preocupación por la escasez de bivalvos en las zonas de libre marisqueo. Noé Parga

Galicia sigue perdiendo peso como potencia en materia de producción y distribución de moluscos infaunales, es decir, aquellos que, como la almeja, el berberecho o la navaja, viven enterrados en el sustrato.

Y la mejor prueba de ello son los resultados que manejan tanto Aduanas como la Consellería do Mar, pues de los mismos se desprende que esta comunidad autónoma ha sido relegada a un papel secundario por parte de Portugal e Italia.

56

El libre marisqueo se queda sin oxígeno en Arousa M. Méndez

Dicho de otro modo, que en los últimos años el marisco gallego pasó de ser el dominador indiscutible del mercado nacional a ver como el de portugueses e italianos le comía terreno (y mercado).

Tanto es así que en 2020 Galicia cayó desde el primero al tercer puesto del ranking. La misma posición que ocupa en el presente ejercicio, con datos actualizados a 31 de agosto pasado.

Gráfico en el que se muestra la pérdida de protagonismo de Galicia como proveedor de infaunales. FdV

¿Qué quiere decir esto? Pues que miles de personas que viven del marisqueo están viendo lastrada su capacidad productiva y, en consecuencia, ven mermados sus ingresos.

Deslocalización o cierre

Una situación que puede arrastrar a empresas depuradoras, cocederos y conserveras, algunas de las cuales hablan cada vez con mayor intensidad de planes de deslocalización e incluso cierre.

Dicho de otro modo, que hay empresas que barajan la posibilidad de trasladarse a Portugal para explotar su capacidad productiva.

Algo que no debe sorprender a nadie, ya que la escasez de bivalvos –sobre todo de almeja y berberecho– es un secreto a voces y una amenaza para la economía gallega de la que alerta FARO DE VIGO desde hace meses.

Sobre todo desde que apareció en escena la pandemia y se detectó que, como consecuencia del cese de actividad en buena parte de las cofradías, competidores directos como Portugal podrían estar aprovechando para abrirse camino en el mercado español y europeo.

35

Las mariscadoras de Carril, al rescate de bivalvos en la playa de Compostela Iñaki Abella

Un descenso productivo y un aumento de la competencia que llega de países como Portugal de la que también advirtió en su momento, por activa y por pasiva, la Asociación Gallega de Depuradores de Moluscos (Agade).

También puesto de manifiesto cuando hace días se presentó en el decano el pobre y preocupante balance del primer mes de campaña de libre marisqueo en la ría de Arousa.

Preocupación en Arousa

En definitiva, que la caída de producción preocupa a todos. Incluidos los propios mariscadores y sus dirigentes, como quedó patente cuando patrones mayores como los de A Illa y Cambados, la vicepatrona de Carril y otros portavoces del sector alertaron –en el “ForoMar” organizado por UPTA recientemente– sobre la preocupante –aunque reversible– situación que atraviesa la ría arousana.

Interpretaciones al margen, y como lo que siempre manda son las cifras oficiales, solo cabe atenerse a los balances de producción en poder de organismos oficiales, tanto en la Xunta como en el Estado central, para concluir que esa pérdida de peso específico del marisqueo en Galicia obedece a la cruda y preocupante realidad.

A modo de ejemplo, puede indicarse que en 2016 Galicia colocó en el mercado nacional cerca de 7.600 toneladas de infaunales, muy por encima de las 5.343 y las 5.529 toneladas repartidas en España por Portugal e Italia, respectivamente.

15

Las mariscadoras de Vilaxoán renuncian al trabajo para evitar más mortandad de bivalvos Faro de Vigo

Ha pasado solo un lustro, y las mismas fuentes oficiales confirman que nada queda de aquel liderazgo, ya que hasta el pasado 31 de agosto Galicia suministró en territorio nacional 3.138 toneladas de moluscos infaunales, situándose así por debajo de las 3.609 toneladas aportadas por Portugal y las 4.290 toneladas comercializadas en España por los productores y depuradores italianos.

Un tercer puesto, el de Galicia, que ya se apreció el año pasado, cuando un cambio de estrategia de los lusos y la modificación de la clasificación microbiológica de algunas de sus zonas productivas más importantes auparon a Portugal a la primera posición del ranking.

El país vecino lo dominó colocando en España 6.391 toneladas, situándose así por encima de las 6.262 toneladas generadas desde Italia y las 6.073 toneladas producidas por Galicia.

Es cierto que la diferencia no es mucha en este caso, y también lo es que la comparativa se hace entre dos países y una comunidad autónoma como la gallega. Pero eso ocurrió siempre, y ésta salía ganando.

En 2019, sin ir más lejos, Galicia comercializó en España 9.188 toneladas, frente a las 5.469 de Portugal y las 6.380 toneladas de infaunales importadas desde Italia.

Dominio también evidente en 2018, con 8.865 toneladas distribuidas desde Galicia, 6.573 que llegaron a España desde Italia y 4.632 toneladas que se introdujeron en territorio nacional por la frontera portuguesa.

En 2017, más de lo mismo, con 9.363 toneladas, 7.420 y 5.496 toneladas de bivalvos infaunales suministradas al mercado nacional desde Galicia, Italia y Portugal, respectivamente.

Compartir el artículo

stats