Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El libre marisqueo se ahoga en Arousa

Uno de los “rañeiros” hace un gesto evidente que demuestra que el libre marisqueo está acabado. Noé Parga

Los mariscadores de a flote (rañeiros) estrenaron ayer una nueva, polémica y decepcionante campaña de libre marisqueo. Las capturas fueron tan pobres que algunos aseguran que las zonas comunes de faena “están muertas”.

Lo peor, reconocen, es que ahora no pueden buscar culpables en la Xunta, porque el libre marisqueo se gestiona desde hace unos años desde el propio sector –por una parte del mismo–, a través de la asociación Rañeiros da Ría.

56

El libre marisqueo se queda sin oxígeno en Arousa M. Méndez

Es, oficialmente, la encargada de “dar las órdenes” y planificar cada temporada, aunque ya solo cuatro cofradías la arropan, como son O Grove, Vilanova, A Illa y Cambados.

Uno de los puntos de control del libre marisqueo. Noé Parga

Las otras ocho, entre ellas algunas tan importantes como Carril, Rianxo, Aguiño y Ribeira, se fueron apartando poco a poco de ese colectivo. Y no solo no comparten su labor, sino que piden a la Consellería do Mar que le quite el timón.

Regeneración

Visto lo visto ayer, hay patrones críticos que insisten en ello. Al igual que mariscadores sin cargo alguno que se limitan a decir que “el problema de fondo no está en quién asume la gestión, sino en la desaparición del marisco y la necesidad de aplicar ambiciosos planes de regeneración”.

Los “raños” están más vacíos que nunca. | // NOÉ PARGA

De lo contrario, “no hay nada que hacer”, añaden otros, ya que Os Lombos do Ulla, que antaño eran un auténtico paraíso del marisqueo, “ya no aporta nada de nada”.

Pesimismo ante el estado de los bancos

Tampoco hay mucha alternativa, ya que en Cabío, que siempre fue la Cenicienta, “tampoco hay marisco”. Queda la opción de O Bohído, pero “lo poco que hay se acabará en dos semanas”, pronostican los mariscadores de a flote.

Lo dicen tras comprobar que los “raños” suben a bordo vacíos, un lance tras otro. Lo dicen, también, al ver que les resulta del todo imposible alcanzar los bajos cupos que se habían establecido.

El descontento del sector es evidente. Noé Parga

La consecuencia son unas subastas tan pobres en las lonjas que incluso pueden tacharse de ridículas. Más aún si se comparan con los años de esplendor de esas zonas comunes, que funcionaban como una verdadera despensa invernal para los rañeiros y de las que sacaban cientos de kilos cada mañana, no decenas, como ocurre ahora.

Pobres subastas

Baste como ejemplo que ayer, en Cambados, se subastaron 157 kilos de babosa, 12 de rubia, otros tantos de carneiro, 49 de relojito, 32 de japónica y apenas 4,5 kilos de almeja fina procedentes del libre marisqueo.

El banco de O Bohído. Noé Parga

Es decir, cantidades preocupantemente bajas que también se vieron en O Grove, donde solo se subastaron 7 kilos de roja, 5 de relojito, 3 de carneiro, 2 de fina, 8 de japónica y 40 de babosa.

Cada vez menos barcos

Dicho de otro modo, que ahora se subastan en una tarde cantidades que antiguamente podría recoger un solo barco. No es de extrañar que cada vez sean menos los que se dedican al libre marisqueo.

Ayer se despacharon solo 412 barcos. Al menos, esa es la cifra que transmitieron las cofradías a la Consellería. Nada que ver con los 800, o más, que podrían abrir la campaña antes de que todo se fuera al traste.

El trabajo en la zona de libre marisqueo situada entre A Illa, Cambados y Vilanova.

El trabajo en la zona de libre marisqueo situada entre A Illa, Cambados y Vilanova. Noé Parga

Lo que sucede es que con Os Lombos aparentemente perdidos para siempre, solo 70 barcos fueron despachados para estrenar esa, otrora, importante zona.

La consecuencia fue que, de nuevo, la mayor parte de la flota (203 naves) puso rumbo al sobreexplotado y agonizante banco de O Bohído.

Una de las mujeres participantes en la campaña. Noé Parga

A estas embarcaciones se sumaron 43 despachadas para trabajar en Cabío, mientras que las 96 restantes que ayer estaban autorizadas se repartieron por otros bancos sin tanto nombre a los que ahora se acercan probando suerte porque en las zonas comunes de siempre “no hay nada que rascar”.

Un mariscador muestra las pobres capturas. Noé Parga

José Luis Villanueva: “Es un panorama desolador; incluso están mejor las zonas que no gestiona Rañeiros da Ría”

La reacciones no se han hecho esperar, y José Luis Villanueva Vicente, el patrón mayor de Carril, exclamaba al ver el “desolador panorama” que presentaban Os Lombos do Ulla: “Estamos peor que nunca”,

Se acordaba así, como tantos otros, de aquellas épocas de bonanza pasadas, cuando se decía que el berberecho llegaba hasta Padrón y se despachaban más de 600 naves al día, mientras que esta vez fueron solo 70.

Mariscadores de a flote buscando un lugar en el que aprovisionarse, cerca de Cortegada, ayer. Noé Parga

“Y no todas estaban en los bancos que gestiona Rañeiros da Ría, sino que allí únicamente había una treintena, ya que los demás se fueron a zonas próximas que quedan fuera del control de esa entidad”, explicaba el carrilexo.

También indicaba que hasta las dos de la tarde hasta su lonja se habían llevado las capturas de cinco barcos que extrajeron “24 kilos de bivalvos trabajando en la zona que controla Rañeiros da Ría, mientras que otros ochos barcos que decidieron trabajar justo al lado, pero fuera de su zona de gestión, lograron 30,5 kilos de berberecho, 34 de babosa, 6 de fina y 34,5 de japónica”.

Una de las embarcaciones que inauguraron la descorazonadora campaña. Noé Parga

¿Qué quiere decir esto? Pues que “las zonas que están fuera de la gestión de Rañeiros están mucho mejor que las que ellos sí gestionan, aunque estén pegadas una a la otra, lo cual demuestra su ineficacia e inutilidad y resulta enormemente preocupante para todo el del sector”, sentencia José Luis Villanueva.

Mejoras en la mancomunidad de San Martiño

La cofradía de pescadores San Martiño, que no es más que una mancomunidad de pescadores y mariscadores, ya que tiene socios de O Grove, Cambados, Meaño, Ribadumia y Sanxenxo, ha recibido una nueva ayuda con la que mejorar sus edificios y adquirir medios materiales.

Esta vez se trata de una aportación de la Diputación de Pontevedra por valor de 18.331 euros con la que realizar inversiones a lo largo de este año.

Gracias a ello, el pósito que dirige Antonio Otero decidió afrontar el pintado del edificio en el que tiene su sede, así como construir un cierre cubierto y desmontable para la “guardería de maquinaria”.

La adquisición de un panel expositor para el edificio de la cofradía, un armario para la lonja –entre otro mobiliario– e incluso una impresora figuran también entre las compras realizadas con cargo a la subvención del ente provincial.

De lo que se trata, esgrime Otero, es de “mejorar el servicio prestado a los asociados y sus condiciones de trabajo, además de preservar vehículos y edificios”.

Compartir el artículo

stats