Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gran Vigo

Así actúa la Policía para frenar las fiestas ilegales en pisos

Control de policía en Teófilo Llorente tras la reapertura de bares en Vigo en la desescalada Alba Villar

La celebración de una fiesta COVID la noche del viernes en Vigo generó controversia en redes sociales. Tanto por los causantes, un grupo de médicos adultos, como por el paciente método para ser identificados tras negarse a abrir la puerta del domicilio sobre las 23:15 horas.

La patrulla de agentes desplazados hasta la calle Rosalía de Castro aguardó hasta la mañana siguiente para "cazarlos" al salir. De esta manera pudieron cifrar en, como mínimo, ocho participantes en esta fiesta ilegal en el céntrico piso.

Los hechos ocurrían horas en el momento en el que el nuevo DOG entraba en vigor y permitía los encuentros en espacios privados cerrados, pero solamente hasta cuatro no convivientes. De esta forma, fueron multados por el exceso de aforo en dicha reunión, sin llegar a acusarles de un delito de desobediciencia

¿Puede entrar la policía en medio de las fiestas?

Hace tan sólo dos semanas, la actuación de los agentes en piso turístico de Madrid con nueve detenidos pasada la medianoche también fue uno de los temas más comentados. Difundido por una cuenta policial en Twitter, mostraba a la patrulla destrozando la puerta sin previo aviso para poder entrar, una imagen hasta ahora solo presente en redadas policiales anti-droga.

Aunque el vídeo fue borrado, varios juristas ya apuntaban a la enorme ilegalidad cometida por los agentes, y es que sin una orden judicial no se puede violar un domicilio, incluso siendo un piso turístico alquilado. El Ministerio del Interior ignoró los comentarios al no considerarlos "morada", por lo que los cuerpos policiales podrían entrar ante un flagrante delito.

La polémica recordó a la no-nata Ley Corcuera, apodada "Patada en la puerta", y que llevó al ministro socialista a dimitir en 1992 cuando el Tribunal Constitucional tumbó sus aspectos más polémicos. Con la conocida como Ley Mordaza, algunos agentes señalan que el negarse a identificarse ante la llamada de la policía al hogar podría ser un episodio de desobediencia, algo que ninguna sentencia ha podido demostrar hasta la fecha.

Compartir el artículo

stats