Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El mercado de la vivienda protegida en nulo: solo tres de 419 ventas en la ciudad

Excavación para un nuevo edificio residencial entre Eduardo Pondal y Doce de Novembro. Rafa Vázquez

La oferta de viviendas de promoción pública, ejecutadas y vendidas directamente por la Xunta, es inexistente desde 2016, cuando se adjudicaron los 132 pisos sociales de Valdecorvos. Pero el mercado de la vivienda protegida tampoco presenta un balance muy positivo. Apenas el 15 de todos los inmuebles residenciales que cambias de manos en la ciudad carece de ayudas públicas. En el primer semestre del año, el Ministerio de Transportes ha certificado un total de 419 adquisiciones de viviendas en el municipio (70 al mes), lo que supone un 13% de aumento con respecto al ejercicio anterior. Sin embargo, solo tres de ellas fueron protegidas. El mismo estudio cerró el balance de todo 2021 con 735 transacciones, de las que apenas 9 contaban con ayudas oficiales.

Se entiende como vivienda protegida “en España a aquellas construidas en territorio español con arreglo a una normativa de diseño y calidad, de acuerdo con el procedimiento administrativo establecido que las declare como protegidas, y para cuya construcción y/o adquisición la Administración Pública prevé ayudas de diversa índole, estableciendo como límites más importantes el precio de la vivienda y los ingresos de los adquirentes o inquilinos”. Con estas condiciones solo se han vendido en la ciudad en el último año y medio 11 pisos, el 1% del total.

Una de las razones que pueden explicar esta casi nula actividad del mercado residencial protegido es que la venta de inmuebles nuevos aún es muy baja. La mayor parte de las operaciones corresponde a pisos de segunda mano, donde no es posible aplicar ayudas públicas. Según las estadísticas oficiales del Ministerio de Transportes, de las 419 operaciones certificadas entre enero y junio, 82 corresponden a hogares sin estrenar, lo que supone alrededor del 20% del total. Es el mismo porcentaje que en 2021. Por el momento, el balance es aún muy favorable al mercado de segunda mano, ya que solo dos de cada diez inmuebles es nuevo. Sin embargo, se constata un aumento considerable de este apartados en los dos últimos ejercicios, puesto que en 2020 apenas el 15% de los pisos vendidos eran nuevos, un porcentaje que aún era menor en 2019 (el 11%) e incluso más bajo en 2018, cuando se situó en un 7%.

Son viviendas protegidas “aquellas construidas con arreglo a una normativa de diseño y calidad, de acuerdo con el procedimiento administrativo establecido, y para cuya construcción y/o adquisición la Administración prevé ayudas de diversa índole"

decoration

Este aumento, todavía no muy elevado, del mercado nuevo tiene su reflejo en el significativo número de promociones que están en marcha en la ciudad, con proyecto de construcción, en plano o ya en obra, en Tafisa, A Parda, Josefina Arruti, Eduardo Pondal, Cobián Roffignac, Virxe do Camiño y otros puntos de la ciudad.

Otro municipio donde las promociones inmobiliarias comienzan a florecer, entre ellos el edificio que se levanta en los terrenos de la antigua discoteca Zoo, es Sanxenxo. Es el segundo territorio con más actividad de compraventa. En el primer semestre de este año el ministerio ha contabilizado 234 operaciones, una media mensual parecida a la del pasado año. De todas ellas solo 23 fueron pisos nuevos, el 10%.

En Sanxenxo tampoco se constata la presencia de pisos protegidos. Entre enero y junio se vendieron solo dos con esas condiciones y ayudas públicas, mientras que en todo 2021 no hubo ninguna operación referida a estos inmuebles.

Pontevedra y Sanxenxo acaparan el 70% de todas las transacciones certificadas este año y se mantienen como los dos municipios de la comarca con mayor actividad inmobiliaria, un puesto que ocupan desde siempre, e incluso con porcentajes más altos en alguna ocasión.

Si a la ecuación se agregan las cifras de Poio y Marín, se constata que estos cuatro municipios concentran nueve de cada diez operaciones en la comarca, al sumar 820 de las 923 totales. En Poio se constatan este año 106 operaciones, pero solo cinco de ellas corresponden a pisos nuevos. En Marín, el mercado de segunda mano es el dominante absoluto, ya que la totalidad de los 61 inmuebles que cambiaron de manos en 2022 son usados.

Diez municipios de la comarca suman apenas cien compras

Con Pontevedra y Sanxenxo en especial, más Poio y Marín en un segundo escalón, acaparando la actividad inmobiliaria de la comarca, la compraventa de pisos en los otros diez municipios del territorio de influencia de la ciudad se puede considerar escaso o incluso residual. En ellos se han realizado este año apenas 103 transacciones, lo que supone una media de 19 al mes, muy lejos de las 39 solo de Sanxenxo o las 70 del municipio capitalino. El pasado año, la media fue aún más baja, 17 cada mes. Destacan los casos de Cerdedo-Cotobade (21 operaciones en el primer trimestre), Ponte Caldelas (20) Caldas (19) y Barro (13), mientras que en el resto, las cifras son muy limitadas: Moraña (8), Vilaboa (6), A Lama (6), Cuntis (5), Portas (3) y Campo Lameiro (2). Además, entre esas 103 compras solo aparecen cinco casos de pisos nuevos, menos del 5%.

Compartir el artículo

stats