Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La seta coloniana ya es internacional

Tras 5 años de trámites, la ciencia reconoce a la nueva especie localizada en Lourizán

Eduardo Esteban y Jaime B. Blanco Dios en el arboreto donde se encontró la nueva especie.  | // G. SANTOS

Eduardo Esteban y Jaime B. Blanco Dios en el arboreto donde se encontró la nueva especie. | // G. SANTOS

“Tiene algo de especialmente simbólico, sí, que haya aparecido aquí”, reflexiona el micólogo e ingeniero agrónomo Jaime Bernardo Blanco Dios a propósito del primer sitio en el que identificó la Fayodia Gallaecicoloniana, la primera seta dedicada a la teoría del Colón gallego y que acaba de recibir oficialmente su registro internacional tras un periplo de 5 años de trámites.

El especialista y el presidente de la Asociación pro Colón Galego, Eduardo Esteban, celebran este nuevo paso que supone “la acreditación oficial de que se han cumplido todos los pasos de validación y registro del nombre”, explican, en la base de Mycobank, de la International Mycological Association.

Se reúnen en el lugar donde fue identificada la nueva especie, en el arboreto de Lourizán. Crece bajo un tipo de pinos mexicanos (Pinus patula) que fueron plantados en la finca del Centro de Investigacións Forestais en 1951, “y me parece muy especial que lleven el nombre de Colón y que crezcan aquí, bajo un árbol originario de América”, señala el micólogo.

Hubo que esperar para este reconocimiento porque en 2016, cuando descubrió la seta, Blanco Dios solo hizo “una descripción formal, faltaban datos en ese primer momento que se completaron ahora”, indica. Entre los primeros pasos para el registro internacional, validar el nombre no estuvo exento de complicaciones.

Pedían una lógica que explicase ese nombre de la Fayodia Gallaecicoloniana porque pensaban que el personaje era genovés

decoration

“Hubo un intercambio de información con el banco internacional”, explica Eduardo Esteban, “para determinar la existencia de la teoría del Colón gallego; pedían una lógica que explicase ese nombre de la Fayodia Gallaecicoloniana porque pensaban que el personaje era genovés” y desconocían esta hipótesis.

Otra fase del registro, explica el micólogo, “es demostrar que la especie es realmente nueva, todo tiene que seguir unas pautas específicas y esperé años hasta reunir suficiente material y comprobar que se repetían efectivamente las características que había descrito inicialmente”.

Fue identificada por primera vez bajo un pino de origen mexicano en el arboreto de Lourizán, que perteneció a Montero Ríos y hoy depende del Centro de Investigacións Forestais de Lourizán

decoration

La seta pertenece a un grupo reducido de hongos del que solo hay una decena de especies descritas a nivel mundial, algo que sí facilitó la tramitación ya que “resultaba más fácil demostrar que estábamos ante una especie diferente”.

La Fayodia Gallaecicolonianacuenta con un sombrero menor de 2 centímetros, lo que no evita que “se esté estudiando su valor comercial y gastronómico”, señala Eduardo Esteban, uno de los aficionados a la buena mesa que confía en que estemos ante “un ingrediente muy especial, una suerte de caviar nuevo por explotar en nuestra cocina”.

Compartir el artículo

stats