Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El mayor seísmo en 100 años en Ourense sacude Laza: “Los mayores están preocupados”

Un terremoto de 3.9 y con un cuarto grado de intensidad estremeció la localidad | Se sintió en diferentes puntos de Galicia: desde Monforte, pasando por Ponteares e incluso en A Coruña

Los vecinos de Laza temen que llegue otro seismo más fuerte "que bote as casas abaixo" Fernando Casanova

En Laza, rebotaron del sofá al sentir el mayor terremoto desde 1910, registrado en Ourense. En Pontevedra lo sintieron los vecinos de Mondariz, Mos, Salceda de Caselas, A Cañiza e incluso Cambados. En Monforte se asustaron y en algunos puntos de A Coruña vibraron con el seísmo.

Laza fue el epicentro ayer de madrugada del seísmo más fuerte del último siglo, que alcanzó una magnitud de 3.9 en algún momento del estruendo y alcanzó una intensidad de cuarto grado. “La gente mayor está preocupada, porque ya no es que sea uno y pare, sino que son varios días seguidos y temen por la casa”, dice Asun Pérez, la enfermera del centro de salud de Laza. La localidad ourensana es el epicentro nacional de los temblores sísmicos y desde el 13 de mayo llevan contabilizados más de 70 terremotos.

Los vecinos se sobresaltaron de sus casas sobre las 00.35. Manolo González, el gerente del supermercado dice que “fue un golpe muy grande y fuerte. No se movieron los armarios, ni nada pero te asustas, claro, no es el primero es que llevamos muchísimos”. Su hijo, Manolo González, dice que “nunca hubo esta actividad sísmica, aquí a veces había uno y paraba o como mucho un par, pero esto empieza a preocupar”.

"Escuché como tintineaban las botellas, pero no se cayó nada"

decoration

Y relata que “yo sentí uno estando en el supermercado y noté una vibración en los pies y como tintineaban las botellas de la nevera y la despensa, pero no se cayó nada”. Mientras relatan su experiencia, una mujer sale del supermercado diciendo que “somos noticia por cousas malas, que si o bicho os terremotos, a ver si saímos por outras cousas”.

Según los datos del Instituto Nacional de Geografía se sintió en más de 300 puntos de toda Galicia. Y es que el estruendo más fuerte del último siglo en Ourense, es el mayor terremoto de los últimos 20 años en la comunidad, solo superado por el de Triacastela (Lugo) en 1997, que llegó a los 4,1 de magnitud.

Desde la botica, las farmacéuticas Paz García, Sole Fernández y Mila Penín señalan que “notamos una menor afluencia de personas que vienen porque tienen miedo por el virus y también ahora por los terremotos”. Los servicios de emergencia no tuvieron que atender ninguna incidencia ni tampoco los sanitarios, sin embargo la inquietud por el enjambre sísmico se mueve por Laza. Los vecinos y vecinas consultados admiten que “los más preocupados son los mayores, porque como son tantos, piensan que puede venir uno grande y afectarle a las casas. Más de uno está intranquilo por eso”.

Vilar de Barrio: 3.4

Desde el seísmo histórico, Laza registró 14 seísmos más, pero de menor magnitud, aunque los expertos avisan que “pueden continuar”. No solo Laza se estremeció, si no que Vilar de Barrio también registró un terremoto de 3.4 de magnitud que se sintió en el sur de Lugo. Laza amanece hoy desconfinado tras descender los casos activos, pero mantendrá la preocupación y la inquietud hasta que la tierra para de temblar. “Que pare pronto”, dice Manolo.

“A veces, sientes un ruido y como vibran los pies”

Sole, Paz y Mila en la botica de la localidad. // FERNANDO CASANOVA

Sole, Mila y Paz son las farmacéuticas de la botica de Laza y notan como hay preocupación en los mayores. “A los que más les afecta la situación es a las personas mayores porque piensan que le puede pasar algo en sus casas”, dice Sole. Ella y Mila mientras estaban trabajando el jueves notaron uno de los terremotos registrados: “Pensamos que era la mujer del piso de arriba de la farmacia que había movido un mueble”. Y añaden que “son tantos, que a veces, sientes como un ruido y como vibra los pies”.

“Estaba en el sofá, sentí un golpe tremendo”

Manolo González, padre, y Manolo González, hijo, en el supermercado que regentan. //FERNANDO CASANOVA

Manolo González estaba en casa en el sofá viendo la televisión cuando sintió como se movía el sofá y la televisión: “Sentí un estruendo muy fuerte y como un golpe tremendo y me asusté. Me acuerdo perfectamente de la hora porque al sentirlo, dije ‘outro máis’. Mi hijo estaba en la habitación, pero lo sentí y claro ya son muchos”. Ante los más de 70 terremotos registrados, señala que “miedo no hay, porque son pequeños, pero al sentir tantos, te empiezas a preocupar por si viene uno grande y le pasa algo a la casa”.

“Se me mareó una mujer con un terremoto”

Asun Pérez, la enfermera practicante de Laza. //FERNANDO CASANOVA

Asun Pérez es enfermera practicante en la localidad de Laza. La sanitaria comenta que “no hubo ninguha incidencia, ni nadie necesitó ser atendido por ninguna circunstancia relacionada con los seísmos”. Sin embargo, recuerda que “mientras estaba atendiendo a una mujer en un domicilio, hubo un terremoto y se me mareó. Le hice la broma haber si había sido por el terremoto y así fue. La tuve que sentar y atender”.

Los expertos: “No es de extrañar que continúe habiendo más”

Desde el Instituto Geográfico Nacional, el experto Javier Fernández explica que “Ourense no se caracteriza por tener una actividad sísmica constante y estos movimientos son moderados, aunque es normal que haya preocupación en la población por el número de seísmos que hay ahora mismo en Laza”. Añade que “los seísmos son moderados no hay que alarmarse porque no llegó a ser muy intensó y no se produjeron daños. Pero sí hay más terremotos más intensos tendremos que valorar para hacer mediciones”. Y finaliza diciendo que “con todos los seísmos registrados no es de extrañar que continúen unos días, que serán réplicas y esperemos que no vaya a más. Pero no hay de qué preocuparse”.

Compartir el artículo

stats