El Instituto Geográfico Nacional (IGN) resta importancia a la ola de terremotos de la última semana sentida en la zona del ayuntamiento ourensano de Laza, aunque admiten que ésta podría continuar durante los próximos días.

"Forman parte de la liberación de energía que se produce debido a los esfuerzos acumulados en la corteza terrestre", señalaban fuentes del IGN este viernes, jornada en la que se produjo el temblor de mayor magnitud de la serie que desde hace una semana registra esta zona de la provincia de Ourense.

Estos episodios sísmicos puntuales se suelen dar en toda la zona norte de la Península Ibérica. Territorios como Navarra y Cantabria son puntos habituales en los que la actividad tectónica se hace notar; como ocurrió en Granada a comienzos de este año.

En este sentido, el IGN considera que no se debe alarmar a la población general. "La mayoría de estos terremotos son imperceptibles para los seres humanos. Los más potentes y que sí muestran efectos en la superficie, unos 7 de 80, han tenido una intensidad de 3-4. En estos registros es imposible que se produzcan daños materiales o incluso humanos", inciden los expertos del instituto.

Aún así, el Instituto Geográfico controlará la evolución de la actividad sísmica en la zona de Laza durante las próximas semanas.

"Galicia no es una zona en la que puedan ocurrir terremotos catastróficos, pero tampoco se puede asegurar que en los próximos días no se produzcan seísmos mayores que el de ayer (jueves) en Laza", remarcan.