Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tokio 2020

Peleteiro y Ben, el orgullo de Galicia

Peleteiro y Ben, el orgullo de Galicia

Peleteiro y Ben, el orgullo de Galicia Olaya López

Criados en villas marineras, jóvenes, iconos dentro y fuera del deporte y con un carácter ganador al que aún no le han puesto límite. Ana Peleteiro Brión (Ribeira, 1995) y Adrián Ben Montenegro (Viveiro, 1998) son los dos grandes nombres propios del día en Galicia.

Pasada la una y media de la tarde ambos atletas hacían su aparición en el Estadio Olímpico de Tokio y dispuestos a espantar cualquier meigallo. Su pase a la final de triple y las semifinales de 800, respectivamente, ya era todo un éxito. Pero si algo han demostrado hasta la fecha es que su ambición no tiene límites.

Tras una valiente eliminatoria en cabeza de carrera, el del FC Barcelona apostaba por recoger cadáveres como hizo en Doha y clasificarse por tiempos tras un final épico. De esta forma, Ben daba todo un clinic con solo 22 años sobre cómo competir por una final olímpica, siendo el primer español de la historia que lo consigue en los 800 metros.

Por su parte, Peleteiro mantenía el suspense hasta pasadas las dos de la tarde. Sus 14'77 del segundo intento hacían soñar con las medallas, pero fueron los estratosféricos 14'87 los que le permitieron alzarse con el bronce en uno de los mejores concursos de triple de la historia, en el que fue de menos a más y demostró que sus marcas de esta temporada respondían a una planificación excelente.

Maduración en Galicia para explotar tras "emigrar"

Aunque ahora sean Trending Topic a nivel nacional, para los gallegos estos nombres son familiares desde hace una década. Hasta que alcanzaron la mayoría de edad ambos defendieron los colores de sus primeros clubes: la Atlética Barbanza y el Lucus Caixa Rural.

Adrián Ben con la selección gallega de cross

Y es que antes de estrellas internacionales, Ana y Adrián se ganaron el respeto de sus compañeros de pista y selecciones. Lejos de irse "antes de tiempo" a los centros de alto rendimiento de Madrid, fueron forjando esa forma de entender el atletismo con sus grupos de toda la vida. La triplista, como cabeza visible del grupo de Lardo Moure en Ribeira. Él, alternando las carreras por el paseo marítimo de Viveiro con los desplazamientos a Lugo.

Precisamente hacia su entrenador y gran descubridor tuvo unas emocionantes palabras Adrián tras la carrera de hoy: "Tengo a alguien desde arriba que me apoya y me empuja en todo momento". Y es que Mariano Castiñeira fallecía el pasado 15 de noviembre a los 75 años y desde entonces no ha dejado de estar en las dedicatorias de su pupilo.

Ana Peleteiro recibe la Medalla Castelao en 2020 Xoán Álvarez

Aún así, han mantenido su contacto y raíces con Galicia. Han presumido de su condición de gallegos, dominando el idioma a diferencia de otros muchos deportistas: "Españoles hai moitos, pero galegos non hai tantos" se oyó en una de sus visitas al Land Rober de la TVG, al que son recibidos con honores. Ella fue galardonada con la Medalla Castelao el pasado verano y él ha puesto a Viveiro como nunca antes en el mapa.

Sin grupo no hay éxito

En el caso de Peleteiro, se trata de todo un triunfo colectivo. Fue la primera en abrazar a Yulimar Rojas después de su espectacular récord del mundo. Gallega y venezolana comparten grupo de entrenamiento bajo la tutela del gran Iván Pedroso, quien les ha contagiado su forma de competir. A ellas hay que sumar al gran Nelson Évora, todo un mito del atletismo portugués -campeón olímpico, mundial y europeo- y que a sus 37 años sigue dando guerra en el triple salto. El comienzo de la relación con el saltador luso fue un cambio de rumbo total para Ana tras el ciclo 2013-2016, en el que no pudo mejorar sus marcas anteriores.

26

Ana Peleteiro: la musa de la Galicia soñada Víctor Currás / Armando Álvarez

Por su parte, es uno de los muchos mediofondistas de éxito que están bajo la disciplina de Arturo Martín. En las instalaciones de la Blume comparte rodajes con Fernando Carro o Pablo Sánchez-Valladares, además de su pareja y también gran promesa del atletismo nacional, Águeda Muñoz. Porque cada atleta precisa de un entorno que le permita explotar todo su potencial, y el lucense ha sabido encontrar en menos de 5 años su "zona de confort" en Madrid.

Ourense 2020, el último gran reconocimiento antes de la pandemia

Curiosamente, ambos compitieron por última vez juntos en Galicia en una fecha para la historia: el 29 de febrero de 2020. La pista cubierta de Expourense acogía el Campeonato de España Absoluto dos semanas antes del confinamiento que lo cambió todo. Y aunque el coronavirus ya había suspendido el Mundial Indoor de Nanjing, todos mantenían la mirada en los Juegos de Tokio.

Adrián Ben, liderando la final de los 800 metros en Ourense Agustín Juncal

En aquel fin de semana las gradas locales se llenaron para poder ver de cerca a sus ídolos. De Lugo llegaría un autobús con 50 niños de las escuelas del Lucus. Y más allá de Orlando Ortega, todos tenían claro a quien animar y pedir un autógrafo: "venimos a ver a Adrián", aunque solo pudieran hacerlo en las eliminatorias del sábado.

Ana Peleteiro, con una bandera del Celta tras proclamarse campeona de España en 2019 Víctor Currás

A la misma hora, Ribeira registraba un desplazamiento masivo para centrarse en el pasillo del triple salto. Otro medio centenar de familiares, amigos cercanos y niños colmaban de cariño a una Ana Peleteiro que llegaría a interrumpir la entrega de medallas para atenderlos....y preguntar cómo iba el Celta. Porque más allá de sus extraordinarias dotes, siguen siendo humanos.

Los dos mejores atletas olímpicos gallegos de la historia

El noveno puesto de Julia Vaquero en Atlanta 1996 era, hasta la fecha, el mejor de una atleta gallega en la cita olímpica. La legendaria fondista de O Rosal llegaba como una de las favoritas tras destrozar el récord de España las semanas anteriores, pero no pudo gestionar la presión correctamente.

Santi Pérez en Atenas 2004, el último atleta gallego finalista en unos Juegos Cameselle

Por su parte, el de Viveiro tratará de mejorar los dos únicos diplomas olímpicos gallegos de la historia. Andrés Díaz fue séptimo en el 1.500 de Sydney 2000 meses después de batir un récord de Europa que ha estado vigente dos décadas, mientras que Santi Pérez llegaría octavo en los 50km marcha Atenas 2004

Compartir el artículo

stats