Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ampliación de Castiñeiras se presenta este mes al IGVS para su aprobación inicial

Polígono empresarial de Castiñeiras, en Bueu. | // SANTOS ÁLVAREZ

La futura ampliación del polígono industrial de Castiñeiras, en Bueu, comienza a coger velocidad de crucero para una ejecución cuyo horizonte está marcado en 2023. La consultora Urban, contratada por los empresarios y propietarios que impulsan esta iniciativa (Aprointer), mantuvo esta semana una reunión con el alcalde buenense, Félix Juncal, y con el concejal de Urbanismo, Martín Villanueva, para exponerles el cronograma previsto para 2022, y en el que el primer paso importante se dará este mismo mes con la presentación del proyecto ante el Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS).

El organismo dependiente de la Consellería de Infraestruturas e Vivenda será el encargado de aprobar inicialmente un documento que, a partir de recibir el visto bueno del IGVS, entraría en la fase de consultas. Así, el proyecto saldría a exposición pública para estar abierto las alegaciones que puedan presentar los particulares, pero también deberá recibir los informes de administraciones como la Dirección Xeral de Patrimonio, la Consellería de Medio Ambiente, Augas de Galicia o la Diputación de Pontevedra, entre otros. Asimismo, la exposición pública llegaría al Concello de Bueu para que tanto los técnicos municipales como la ciudadanía en general expongan su parecer. Si todo marcha según lo previsto, la aprobación definitiva podría estar lista a finales de este mismo año.

La siguiente fase en este proceso sería la reparcelación de propietarios, con la notificación a todos los afectados para que se sumen o no a la iniciativa. La legislación les permite incorporarse al proyecto como propietarios y tener un porcentaje de los terrenos (lo que supone abonar ese mismo tanto por ciento en los pagos y recibir a cambio una edificabilidad) o bien optar por una venta de los mismos. Tras la reparcelación se llegaría al proyecto de reurbanización, instante previo a la entrada de las máquinas para ejecutar la actuación.

Los promotores del proyecto confían en tenerlo aprobado antes de final de año

decoration

Desde el concello buenense la satisfacción es evidente por la buena marcha de una iniciativa que prácticamente duplicaría la superficie existente en el parque. De este modo, se actuaría sobre un ámbito de casi 193.000 metros cuadrados en parcelas que bordean el actual polígono. La superficie industrial de nuevo cuño sería de prácticamente 90.000 metros cuadrados, dos tercios de los cuales serían edificables. La reserva de espacios para zonas verdes y dotaciones alcanzaría otros 90.000 metros cuadrados, en un plan que busca no solo la explotación industrial sino también una mayor humanización del entorno del parque.

Martín Villanueva apunta que para la administración local la ampliación “es muy importante, porque genera nuevas parcelas en un área donde hemos constatado la existencia de un gran interés, con empresas que nos preguntan por la disponibilidad de suelo”. Pero también destaca que la iniciativa presume de “una mayor integración paisajística que otras, e incluso viene avalada por un marchamo europeo de calidad que le dará valor añadido”.

El plan actúa sobre casi 193.000 metros cuadrados, casi la mitad de zonas verdes y dotaciones

decoration

En este sentido, el proyecto contempla la creación de un cinturón verde que circundará el parque acondicionando senderos peatonales y recuperando espacios junto al Regato do Nocedo. “Permitirá conectar Castiñeiras con Bueu y con O Valado y se convertirá en un lugar de trabajo, pero también de paseo, con varios miradores”, señala el edil de Urbanismo.

El otro beneficio más directo para el concello serán los aprovechamientos lucrativos, con la cesión de alrededor de 8.000 metros cuadrados, parte de los cuales serán utilizados para la esperada ampliación del cementerio municipal.

Compartir el artículo

stats