Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ampliación de Castiñeiras supera el trámite medioambiental y su ejecución apunta a 2023

Reunión entre Félix Juncal, Martín Villanueva y el técnico del proyecto. | // FARO

La ampliación del polígono industrial de Castiñeiras, en Bueu, continúa quemando etapas para convertirse en una realidad. El proyecto auspiciado por la asociación de propietarios y empresarios Aprointer ha superado el corte de la Dirección Xeral de Calidade Ambiental, Sostibilidade e Cambio Climático y los técnicos ya se marcan el optimista horizonte de 2023 para poder comenzar a construir.

El informe ambiental estratégico del proyecto –publicado ayer en el Diario Oficial de Galicia– recoge que la actuación no provocará “efectos ambientales significativos”, por lo que descarta someterlo a la evaluación ambiental estratégica ordinaria. Sí apunta, de todos modos, una serie de determinaciones a tener en cuenta en la ejecución del proyecto. Entre ellas está el garantizar el abastecimiento de agua y el saneamiento de aguas residuales, así como la gestión de pluviales según criterios de sostenibilidad. Asimismo se pide incorporar un estudio del paisaje y un apartado relativo a la protección del patrimonio cultural. No se pone problema alguno por el corredor ecológico asociado al regato Nocedo.

Una vez solventado el trámite medioambiental, del que ya se informó al gobierno local buenense en una reunión reciente, los promotores de la iniciativa cuentan con entregar toda la documentación del proyecto en el próximo mes de octubre para que la Xunta de Galicia proceda a su aprobación inicial, algo que no debería demorarse en exceso en el tiempo. A partir de ahí se abriría un proceso en el que recabar informes sectoriales y del Concello, refundir el documento y realizar una aprobación provisional antes de tener la aprobación definitiva de la Xunta, un hecho que se aguarda para junio o julio del próximo año.

La Xunta apunta que la actuación no tendrá “efectos ambientales significativos” y no será necesaria una evaluación

decoration

Será el pistoletazo de salida a la última fase de tramitaciones, con la elección de la figura para el desarrollo del plan, y la redacción del proyecto de urbanización. Serán meses de trabajo en despacho antes de poder pasar a la acción y actuar sobre el terreno. Las previsiones más optimistas marcan el año 2023 para comenzar a construir.

El proyecto para extender los límites del polígono de Castiñeiras prevé actuar sobre una superficie de casi 193.000 metros cuadrados que bordean el parque actual. El área de reparto definida es de 185.532 metros cuadrados y está formada por un sector de suelo urbanizable de 159.524 metros cuadrados y cuatro sistemas generales adscritos (26.008 metros cuadrados). Se completa con el área de suelo urbano consolidado junto al nacimiento del regato Nocedo (6.824 metros cuadrados) y con la conexión con el viario existente (639 metros cuadrados).

Los promotores entregarán el plan en octubre para su aprobación inicial

decoration

El plan contempla asimismo la ampliación de la red viaria con el trazado de nuevos viales, así como el incremento de los estacionamientos en todo el parque con la ejecución de 155 plazas públicas y otras 459 que estarán situadas en parcelas privadas. Se harán itinerarios peatonales adaptados a través de sendas integradas en corredores verdes o en las zonas verdes ya previstas. En cuanto al abastecimiento de agua se prevé conectar el ámbito con el depósito de Castiñeiras. La red de saneamiento se conectará a la ya existente con destino a la depuradora de Cabalo y las pluviales serán recogidas a través de una red separativa. También se contempla la implantación de sistemas de drenaje urbano sostenible.

Desde el Concello de Bueu se valora de forma muy positiva una iniciativa que le permitirá adquirir parcelas de uso lucrativo por unos 8.000 metros cuadrados, que serían destinados en su mayor parte para la futura ampliación del cementerio municipal.

Compartir el artículo

stats